Menu Big Bang! News
Política En campaña

Scioli ratificó que no debatirá: "No dejaré que me marquen la cancha"

El candidato del Frente Para la Victoria fue tajante y dio por tierra con la posibilidad de presentarse a un eventual próximo debate presidencial. En el sciolismo apuntan a demostrar que el gobernador bonaerense tiene determinación y que no dejará que le “marquen la cancha”. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La insistencia de Mauricio Macri y Sergio Massa no dio resultado. Daniel Scioli dio por tierra con la posibilidad de presentarse a un debate presidencial tras su ausencia al que se realizó en la Facultad de Derecho de la UBA. No lo hará antes del 25 de octubre, ni tampoco debatirá en caso de llegar a ballottage. La decisión del candidato kirchnerista busca confrontar con sus rivales políticos y demostrar que el gobernador tiene voz y decisión propia.

Scioli dio un paso al frente y decidió: no participará de ningún debate.

Les agarró la debatemanía en las últimas horas a algunos dirigentes. Fueron instalando en la campaña que iba a haber fraude, ahora debate”, ironizó el candidato, pese a que un sector cercano al gobierno de Cristina Kirchner barajó en las últimas horas la posibilidad de una eventual participación ante las fuertes críticas que el aspirante oficialista recibió por su ausencia. Pero Scioli borró del mapa esta posibilidad. 

En el sciolismo creen que el debate sólo servirá para atacar al gobernador de la provincia de Buenos Aires. 

La determinación del bonaerense sobre el debate responde a una necesidad de demostrar que a tan sólo días de las elecciones el gobernador tiene determinación y que “no le marcarán la cancha”. “Yo escucho a todos, pero decido yo en cada una de las áreas”, destacó en sus últimas declaraciones públicas.

“Les agarró la debatemanía en las últimas horas a algunos dirigentes”, ironizó Scioli al defender su postura. 

En el sciolismo entienden que el debate dejó dos premisas claras. La primera es que de lo único que se habló es de la ausencia del candidato “motonauta” y no de la discusión de propuestas de los aspirantes presentes. Por otro lado, creen que electoralmente la iniciativa realizada en la Faculta de Derecho habría dejado mejor parado a Massa, candidato del frente Una Nueva Argentina.

“Yo debato con la gente todos los días”, fue una de las respuestas del Gobernador. 

En términos electorales, a Scioli le juega a favor que el candidato de UNA acorte distancias con el de Cambiemos. El Frente para la Victoria sostiene que Macri está estancado y se regodean: “Eso ya es tendencia”. Creen que es lo que necesita Scioli para mantener la expectativa de ganar en primera vuelta con la variante de superar el 40 por ciento de los votos (las encuestas lo dan cerca) y más de diez puntos de ventaja sobre el segundo. Del costo por no haber ido al debate nadie habla.

Con la premisa de los números negativos de Macri y con la seguridad de saber que en el electorado su ausencia no tendrá un impacto negativo, la determinación de Scioli parece no tener vuelta atrás. “¿Con qué Macri iba a debatir yo? Con el que dijo que estaba en contra de YPF y ahora dice que está a favor”, lanzó, polémico, Scioli ayer al dar por cerrado el tópico debate.