Menu Big Bang! News
Política desconectados

Según el Gobierno, recién en tres años se podrá hablar por celular sin que se corte

El ministro de Comunicación Oscar Aguad anticipó que las nuevas tecnologías facilitarán el proceso, pero fijó ese plazo. El mismo que se impuso para la conectividad de Internet en todo el país.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Oscar Aguad, ministro de comunicaciones de la Nación tiene más de un desafío por delante y el que parecía más acuciante lo dio por finiquitado, cuando afirmó a Infobae que "se terminó todo el efecto de la ley del kirchnerismo en materia de medios. Se terminó todo. Pero hay cuestiones cotidianas y mucho más prioritarias.

Oscar Aguad pide paciencia.

Más cercano a los intereses, quejas y necesidades cotidianas en materia de telefonía celular e internet que a la estructura política que integra, reconoció fallas y anticipó que pronto se hablará por teléfono sin que se corte la llamada.  

Habrá que esperar tres años para comunicaciones por celular óptimas.

“El presidente siempre dice que calculemos 3 años. Pero mucho antes, hablemos de 6 meses, tiene que mejorar la conectividad de los celulares en la Argentina”, arriesga y explica que “la tecnología 4G que sustituirá el 2G y el 3G, y esto va a mejorar el servicio. A mí me habla el presidente y me dice ministro, no puedo hablar por teléfono. Y yo le digo que tiene razón. Debe ser de a poco para empezar a hablar por teléfono sin que se corte”, sostiene.

En referencia a las tarifas, dijo que eso ocurrirá acompañado de un mejor servicio para el usuario, y que por ahora no habrá modificaciones.

También faltan tres años para que haya conectividad en todo el país

El servicio de Internet es otro objeto de quejas y Aguad se pone un plazo para satisfacer las demandas de los usuarios: “creo que en 3 años, porque hay que conectar a todo el país. En los centros urbanos quizá sea antes. Pero yo pido 3 años”.

UCR y Macrismo

Aguad define el acuerdo entre el radicalismo y el PRO arropados en Cambiemos y que ahora gobierna el país. Una suerte de regreso de la UCR. “Más que de coalición hay un frente electoral que llegó al gobierno. Si esto se consolida, dirá el tiempo si es un movimiento nuevo de la política. El radicalismo y el PRO se están integrando en todas las provincias”.

Y agregó que “estamos perdiendo los prejuicios que teníamos. El radicalismo está conforme con la marcha del gobierno. La sociedad está conociendo un presidente que no imaginaba: cercano a la gente, dispuesto a escuchar”.