Menu Big Bang! News
Política Pase de último momento

Sigue el "show de la garrocha" para Massa: Mónica López saltó al sciolismo

Una de las espadas más filosas del massismo oficializó su pase al sciolismo. La diputada provincial del Frente Renovador, y esposa del jefe de la bancada massista en diputados, Alberto Roberti, confirmó que a partir de ahora apoya a candidato del FPV. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Defendió al Frente Renovador a capa y espada. Aún en los peores momentos del espacio liderado por Sergio Massa, Mónica López fue su escudera. Pero ese idilio político terminó hoy, a 24 días de las elecciones.

La blonda diputada provincial pegó el salto y corrió hacia las huestes del sciolismo. Esta tarde se dejó fotografiar en un acto junto al candidato a presidente del FPV, Daniel Scioli, al Jefe de Gabinete Alberto Pérez y al vicegobernador Gabriel Mariotto. Fue en las oficinas del Banco Provincia en la Ciudad de Buenos Aires. Un detalle no menor: en la foto aparece también Juanjo Álvarez, ex jefe de campaña del massismo.

Mónica López, massista hasta hace 5 minutos, cuando decidió pasarse al sciolismo. 

Sin ir más lejos, López estuvo el lunes pasado (hace 72 horas) como invitada del programa Minuto 1 en el canal C5N como espada del massismo. Allí debatió acaloradamente con Carlos Regazzoni, del PRO. Quizás ese haya sido el detonante de su abrupto cambio de opinión, que por ahora deja a salvo a su marido del cambio de camiseta.

Alberto Roberti, sindicalista petrolero millonario, jefe de la bancada massista en Diputados y tercer candidato en la Lista de Diputados Nacionales por el Frente Renovador, por el momento continúa fiel a Massa. Habrá que ver por cuánto tiempo. 

La diputada eligió su cuenta de twitter para exponer las razones de su pase al sciolismo. Lo resumió en 7 tuits, en los que básicamente dice que el país necesita un presidente que gane en primera vuelta, y que esa opción está encarnada por Daniel Scioli.

El massismo atravesó varios procesos. Pasó por un auge en el que parecía que arrasaba con todo; luego cayó sumido en una profunda depresión y resurgió en las PASO.

En pleno auge, el espacio llegó a tener 6 precandidatos a gobernadores bonaerenses, entre los que se contaba Mónica López. También estaban Francisco De Narváez y  Darío Giustozzi, que se alejaron del Frente Renovador. En ese revoleo, la rubia se posicionó, pero quedó relegada en las preferencias del tigrense Massa, quien optó por la dupla Felipe Solá-Daniel Arroyo para competir en la Provincia. A López le quedó el Parlasur como consuelo. 

La diputada provincial fue pródiga en críticas al sciolismo, pero no importa. Ahora podrá lucir su colección de 240 pares de zapatos, entre los cuales, sin dudas, debe haber varios color naranja.