Menu Big Bang! News
Política Caos

Subejecución y dudas: la Corte y el duro cruce con el Gobierno por el Riachuelo

El organismo que debe limpiar la Cuenca no logró demostrar avances en los trabajos y evidenció graves irregularidades en licitaciones y compras. Los detalles. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sin datos ni respuestas. Los integrantes de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar), encargada de limpiar el Riachuelo, volvieron a hacer un papelón frente a la Corte Suprema de Justicia durante la audiencia pública convocada por el máximo tribunal para que se rinda cuenta sobre el fallo que ordenó sanear la cuenca más contaminada de Argentina.

Bergman expone frente a la Corte Suprema de Justicia.

 

-Highton de Nolasco: ¿Cuántos niños están afectados con plomo en sangre?

-Sergio Bergman: “Bueno, debería buscar el dato”

-HN: “Bueno, traiga alguien que lo sepa. ¿Hay alguna posibilidad de que tengan algún número concreto de algo?

El diálogo entre la magistrada y el funcionario lo describe todo. Fue el momento en que el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable expuso sobre los avances del plan de saneamiento del ente que está bajo la órbita de su cartera, y que a pesar de ser independiente, se lleva casi el 80 por ciento del presupuesto total.

El Riachuelo, la cuenca más contaminada del país. 

El clima era tenso. Ricardo Lorenzetti y el resto de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia no quedaron para nada conformes con las explicaciones de las autoridades de Acumar, representada en la voz de Gabriela Seijo, directora operativa del organismo, y la exposición del ministro. Ninguno pudo entregar certezas de que el plan para limpiar el Riachuelo avanza. Todo lo contrario.

Llamativamente, Julio Torti, director ejecutivo de Acumar, estuvo ausente en la exposición. Incluso, en altas horas de la noche, los rumores sobre su renuncia corrían con fuerza, aunque las fuentes consultadas por BigBang lo negaron.

En 2008, la Corte ordenó limpiar la Cuenca.

Nulos resultados

Es que desde 2008, año en que un fallo de la Corte obligó a la ciudad de Buenos Aires, la Provincia, y la Nación a limpiar la cuenca, nada ocurrió. Acumar se creó para llevar adelante esta tarea y hasta ahora el único número concreto son US$ 5200 millones invertidos que nadie puede detallar con exactitud para qué se utilizaron y qué resultados dieron. Apenas 10% de las soluciones habitacionales concretadas y sólo el 20% de la sentencia cumplida.

El dato más alarmante es la salud de las personas que habitan allí. Los procesos de relocalización de las familias que viven a orillas del Riachuelo nunca se completó en su totalidad y miles de niños presentan altos niveles de plomo en sangre, una afección que afecta el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.

En concreto, la audiencia estuvo plagada de polémicas. Incluso, Ricardo Lorenzetti tuvo que recordar en reiteradas oportunidades que el saneamiento del Riachuelo fue ordenado por un fallo judicial de la Corte, una forma elegante de recordarles a las autoridades y funcionarios que no "estaban a la altura de las circunstancias". 

Miles de niños presentan altos niveles de plomo en sangre. 

La Auditoría General de la Nación fue lapidaria con el organismo. Según el documento expuesto, el plan integral de salud no es una herramienta adecuada para solucionar los inconvenientes de la Cuenca, y no existen explicaciones para las diferencias de precio entre obras contratadas, algunas de ellas con sobreprecios de hasta el 134 por ciento y un 44 por ciento de sobreejecuciones. Tampoco se entiende porqué se adquirieron 110 camiones de limpieza, cuando no existe un plan de gestión de basura.

El enojo de la Corte creció cuando ninguno de los presentes pudo brindar una evaluación de gestión con indicadores serios. 

Acumar, en la mira de la Justicia. 

En otro tramo de la audiencia, el juez Juan Carlos Maqueda se focalizó en las obras hídricas y las plantas potabilizadoras de Dock Sud. El magistrado fue contundente: “Si no entiendo mal tienen una planta que trata en dos momentos el agua, pero no tienen contratado el difusor (caño que libera al río los afluentes) y además no tienen una segunda etapa de tratamiento. ¿Qué calidad de agua están arrojando al Rio de La Plata y qué impacto tiene en las tomas de Bernal?

La respuesta de José Luis Inglese, presidente de AySA, no convenció: “Lo estamos licitando ahora y estará en tres años. Hoy hay un caño de 1940 y tiene perdidas". Nadie podía brindar datos fehacientes, y así terminó la audiencia. Sin números ni datos, aunque sí con una conclusión alarmante: el Riachuelo sigue contaminado. 

Como si fuera poco, dentro de la sala tres representantes de vecinos del "camino de sirga" de las villas 21 y 24, en la zona de Barracas, fueron desalojados luego de media docena de interrupciones, al grito de "mentiras", durante la exposición del gobierno porteño. Todo un signo del nulo trabajo realizado en la Cuenca.