Menu Big Bang! News
Política Contra el ajuste

Tras la Marcha Federal, la CGT y la CTA amenazan con un paro nacional

Pablo Micheli, más enfático, y Juan Carlos Schmid, más prudente, hablaron sobre la posibilidad de continuar con las medidas de fuerza.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A sólo 24 horas de concluida la Marcha Federal que reunió a miles de trabajadores en la Plaza de Mayo, desde las CGT y CTA le advirtieron al Gobierno de Mauricio Macri sobre la posibilidad de realizar en septiembre una nueva medida de fuerza, pero esta vez, un paro general a lo largo y ancho del país.

La Marcha Federal, que recorrió el país, concluyó con miles de personas en la Plaza de Mayo.

"Si el Gobierno no escucha nuestras demandas, convocaremos a un paro general en unidad con todas las centrales gremiales", avisó hoy el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, uno de los oradores de ayer en la Marcha Federal, quizás el sindicalista más duro con el presidente.

Pablo Micheli (izquierda) advierte sobre la posibilidad de realizar un paro general.

En ese marco, Micheli le exigió al Gobierno que abra un diálogo sincero con los gremios que ayer confluyeron en Plaza de Mayo. "No tiene que patear todo para el año que viene", criticó adelantado así la posición que llevará la próxima semana a su encuentro con Jorge Triaca en el ministerio de Trabajo.

Juan Carlos Schmid (derecha) es más prudente: afirma que lo decidirá el Comité Confederal. 

Por su parte, uno de los tres líderes de la reunificada CGT, Juan Carlos Schmid, se mostró más prudente: "La central definirá el curso de la acción el 23 de septiembre cuando ese día se reúna el Comité Confederal". Junto a Héctor Daer y Carlos Acuña, había sido recibido ayer por el Gobierno mientras avanzaba la marcha hacia Plaza de Mayo.

Empleo, informalidad e inflación fueron, según puntualizó el ministro de Producción, Francisco Cabreralas principales preocupaciones planteadas por los representantes del movimiento obrero en la cumbre. Por eso, Triaca intentó tranquilizarlos: "Estamos trabajando para que la etapa de la transición en clave sinceramiento sea lo más breve posible".