Menu Big Bang! News
Política De juez a defensor de ladrones

Triple fuga: quién es el polémico abogado de los hermanos Schillaci

Héctor Yrimia fue juez de instrucción y fiscal federal. Se especializó en toma de rehenes y escribió un manual para las fuerzas de seguridad. El año pasado fue involucrado por el fiscal Nisman en su denuncia contra Cristina Kirchner. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El titular del estudio de abogados que representa a los hermanos Schillaci -uno prófugo, otro detenido acusado de colaborar en la fuga y otro preso en un hospital donde cumple condena por el triple crimen- se llama Héctor Yrimia y tiene un lejano parecido con Saul Goodman el personaje abogado de la serie Breaking Bad.

Yrimia se convirtió en juez de instrucción durante los años 90 -fue magistrado durante diez años- y también fiscal federal pero sólo durante un año, ya que renunció después de haber sido acusado de cajonear una denuncia contra un colega juez de instrucción. Desde entonces se dedicó a la profesión.

Hace casi un año Yrimia se convirtió en noticia, sin desearlo claro. Fue cuando el fallecido fiscal Alberto Nisman lo involucró en el supuesto complot con la expresidenta Cristina Kirchner y el excanciller Héctor Timerman por el acuerdo firmado con el gobierno de Irán para interrogar en Teherán a los acusados de ese país de ser los autores del ataque contra la mutual judía AMIA.

Yrimia tiene un ligerado parecido con Saul, el abogado de Breaking Bad.

“La contribución del Dr. Yrimia al plan criminal ha sido sustancial”, había escrito Nisman en su denuncia. “Ha puesto al servicio de la maniobra de encubrimiento su conocimiento sobre la causa AMIA. Se trata de un conocimiento específico pues lo ha obtenido en el ejercicio de su anterior cargo como Fiscal Federal especialmente designado por la Procuración General de la Nación para intervenir en la investigación del atentado perpetrado contra la sede de la AMIA”, agregó.

Nisman sostuvo que Yrimia utilizó sus conocimiento del mundo judicial y sus contactos con el ámbito de inteligencia -aunque la ex Side rechazó que se tratara de un agente inorgánico- para ayudar a los supuestos colaboradores locales del gobierno iraní en el armado del plan de “encubrimiento”. Yrimia rechazó en su momento la acusación del fiscal que apareció muerto en su departamento de Puerto Madero el 18 de enero de 2015.

Nisman habría escrito que  “el ex Fiscal designado, el día del atentado, para actuar en forma conjunta, alterna o sucesiva en la causa AMIA, Dr. Héctor Luis Yrimia, en razón de sus conocimientos detallados del expediente y su experiencia en la práctica judicial en materia penal, por haberse desempeñado además como Juez de la Nación, aportó valiosa información y consejos técnicos para el armado de esta nueva hipótesis falsa, de modo de tornarla verosímil y adaptable a la realidad de una causa judicial, que conocía por haber intervenido en su condición de Fiscal Federal”.

Yrimia llegó a su cargo durante la presidencia de Menem.

Promovido por Menem

Yrimia se convirtió en juez gracias al presidente Carlos Menem, que lo promovió al cargo, después de haberse iniciado en la carrera judicial. En su cargo de juez, trabó buenas relaciones con las agencias de seguridad de los Estados Unidos, como el FBI, la DEA y la Agencia de control de Armas. Gracias a esos contactos realizó diversos cursos con policías yanquis sobre manejo de crisis y toma de rehenes.

Esos conocimientos lo volcó luego en la redacción de un manual usado por las fuerzas de seguridad de la Argentina. El libro le permitió dar charlas y giras por todo el país para dar a conocer su experiencia. En los tribunales locales aún se recuerda cuando siendo juez se puso al frente de una negociación con tres delincuentes que habían tomado rehénes luego de robar una joyería en el año 2000.

Los ladrones escaparon y luego se refugiaron en un casa donde tomaron como cautivos a los integrantes de la familia. Cuando salían de la casa, los policías dispararon: dos delincuentes murieron y un rehén fue herido de gravedad. “Este juez nunca negocia”, había advertido el juez a los periodistas.

Todo cambia: los abogados de los hermanos Lanatta y de los Schillaci dijeron hoy que era mejor para sus clientes que se entregaran.