Menu Big Bang! News
Política Trastos viejos

Último tango en el aire: el avión presidencial pasó a retiro

El mítico Tango 01, que fuera comprado y acondicionado por la gestión de Carlos Menem en 1992, fue oficialmente retirado de la flota presidencial y llevado a la base área de El Palomar, donde permanecerá hasta que se decida su posible venta.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mauricio Macri ya había anunciado que dejaría de usar el Tango 01, principal avión de la flota presidencial, para comenzar a viajar en naves de línea o aviones privados alquilados. Y hoy se anunció, finalmente, el “retiro”: el vehículo aéreo será trasladado a la base área de Palomar y se comenzará a evaluar su posible venta.

El Tango 01 ya no volará. 

Según relataron fuentes presidenciales, toda la flota área presidencial está necesitada de arreglos mecánicos varios con un presupuesto muy alto: sólo las reparaciones del Tango 01 alcanzarían un gasto de 20 millones de dólares.

El avion, un Boeing 757/200, fue adquirido por la presidencia de Carlos Menem en 1992. El espacio interior está separado en tres secciones: un VIP, un espacio destinado para la comitiva presidencial y otro exclusivo para el Presidente y su entorno cercano. Entre otras comodidades, el Tango 01 incluye un comedor con capacidad para seis personas, un despacho y baño con ducha. 

El avión fue comprado por Carlos Menem en 1992.

Y es justamente todo este acondicionamiento el que, según algunas opiniones, tornaría complicada la venta de la nave. Así, el especialista en industria aeronáutica Diego Dominelli, consideró hace unas semanas, en radio El Mundo, que “no podés sacar un dinero importante por la venta de ese avión. El interior tiene características que no tienen nada que ver con un avión de pasajeros o de carga. El que lo compra tiene que sacarle todo lo que tiene adentro y ponerle asientos de avión de pasajeros. Y eso cuesta muchísimo dinero”

La familia Kirchner lo usó con regularidad.

Al mismo tiempo, Dominelli consideró que desguazarlo sería un error. “Conlleva en su historial muchos momentos de la democracia argentina moderna”, comentó