Menu Big Bang! News
Apple cumplió 40 años de innovación y vanguardia en la industria tech

Tecnología aniversario

Apple cumplió 40 años de innovación y vanguardia en la industria tech

La empresa fundada por Steve Jobs festeja su cuarta década. Su historia. Los productos más destacados, el homenaje en video que hizo la propia compañía y sus avisos publicitarios más destacados.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hoy Apple cumple 40 años. La compañía que más vale (en la Bolsa) en todo el planeta: US$ 600.000 millones. La que tiene más de US$ 200.000 millones en reservas. La que lleva vendidos, en esas 4 décadas, 1.500 millones de dispositivos, contando desde la primera computadora hasta el último iPhone, pasando por los equipos previos a la Mac, los reproductores iPod, las tabletas iPad, etc.


24 de abril de 1984: Steve Jobs, John Sculley y Steve Wozniak presentan la computadora Apple IIc en San Francisco.

Es fácil pensar en la compañía como un monstruo, porque lo es. Pero no siempre fue así, y su camino, de una aventura medio amateur en la inocente California al titán al que no le preocupa decirle un rotundo "no" al FBI, hay un camino que tiene todos los ingredientes de un buen guión de Hollywood, aunque no logró, todavía, que se haga una película que valga la pena sobre su historia.

Los fundadores de Apple son tres, no dos. El más conocido es el finado: Steve Jobs, el que con 21 años vio el negocio, el poderío encerrado en una computadora (porque hay que pensar que hace 4 años no había computadoras personales; la PC de IBM llegaría 5 años después), el que fue capaz de soñar con lo que vendría después, el que estuvo dispuesto a dejar su vida, literalmente, en la empresa que fundó, de la que lo echaron, y a la que rescató.

El otro es Steve Wozniak, el genio de la electrónica, el que a los 26 transformó la idea de Jobs en un fierro que se podía vender (y que funcionaba). Y es, también, el que entendió todo. Se hizo rico, muy rico, con Apple, y un día, apenas cinco años después de fundar la compañía, dijo basta: repartió algo de fortuna entre los que lo habían ayudado dentro de la empresa, conservó un sueldo mínimo (que le permite vivir tranquilo) y se dedicó a hacer lo que se le canta: andar en avioneta, ir al Bailando por un sueño estadounidense, tener un equipo de polo en Segway (esas especies de patinetas con dos ruedas paralelas), una fundación para ayudar a que los chicos se sumen a la informática, dar charlas en todo el mundo.

Todos las creaciones de Jobs, en un aviso que celebró uno de sus cumpleaños.

El tercero, Ronald Wayne es famoso por tres cosas: 1) estuvo ahí al principio; 2) hizo el primer logo de la compañía (nada parecido al actual); 3) hace que todo el mundo se agarre la cabeza: tuvo un paso fugas por la empresa y vendió su participación (un 10%) por 800 dólares. Hoy podría ser megamillonario.

Entre los tres tomaron un diseño que Wozniak, inocente él, quería compartir con la comunidad de interesados en el muy incipiente mundo de la informática personal, cuando las computadoras se armaban a mano (el gran avance de Wozniak era venderla con todo ya soldado) y la interacción era con perillas y luces y, más tarde, con un televisor.

Las primeras ventas le dieron la razón a Jobs: estaban ante un negoción, que iría creciendo con mayor solidez luego de la entrada, en 1977, de Mike Markkula, que venía de Intel (una compañía que también veía un negocio floreciente, gracias entre otras cosas a la invención del primer microchip, el 4004, en 1971).

Jobs y Sculley.

Así que ahí fueron: Wozniak diseñaba los equipos (sobre todo con la Apple II) y Jobs aportaba ideas y pensaba cómo venderlos y posicionarlos en un mercado que se estaba generando ahí mismo. Pensar en incluir el monitor; en ofrecer cómo crear programas nuevos para esa computadora (todavía no se los llamaba aplicaciones); cómo almacenarlos.

Todo por línea de comando: la interfaz gráfica de usuario llegaría más tarde, con la Mac de 1984, y luego de que Jobs visitó las oficinas de Xerox en Palo Alto, donde un grupo de ingenieros (la mayoría, que había participado en la invención del mouse, en 1968) le mostró, con inocencia, su computadora con pantalla color, ventanas, iconos y la primera versión de lo que hoy entendemos como interfaz de usuario.

En el medio ya había aparecido IBM con su PC, y Microsoft con el DOS primero y con el Windows después (inspirado también en las ideas vistas en Xerox).

Mac y la historia

Así que en 1984 Jobs presentó la Macintosh, gastó una fortuna en el diseño y en la promoción del equipo, y se encontró con ventas pobres, que lo hicieron pelearse con el resto de la compañía, incluyendo el director ejecutivo de la empresa, John Sculley, que venía de Pepsi. Jobs terminó yéndose de la compañía que había creado. Era 1985.

Jobs y la MacIntosh. 

De ahí, Jobs se fue a crear otra compañía, NeXT, que pensó como nunca antes en lo que debía ser una computadora multimedia, aunque -para variar- estaba adelantada al mercado, y era carísima. Y en 1986 le compró Pixar a Lucasfilm y comenzó a trabajar en la animación por computadora. Pero el tiempo en NeXT y Pixar le sirvió, entre otras cosas, para sobrevivir mientras en Apple todo se hundía, a tal punto que en 1996 volvieron con el caballo cansado y le pidieron (comprando NeXT) que volviera a Apple. 1996: Microsoft ya se había adueñado del mercado de computadoras personales, ya había presentado un sistema operativo (el Windows 95) que era moderno a más no poder.

El regreso a Apple es un milagro de fin de siglo: desde entonces y hasta su muerte en 2011 metió un gol de media cancha tras otro. El iMac, de 1998 (una computadora todo en uno con la carcasa traslúcida); la portátil iBook, de 1999; el iPod, de 2001, que sería la gallina de los huevos de oro hasta la llegada, en 2007, del iPhone, que hoy es el producto más lucrativo de la compañía (y de la industria). Entre medio, el nuevo iMac, en 2006, con el diseño en metal y la pantalla plana; más tarde, el iPad, de 2010.

Tim Cook, el heredero de Jobs.

Muerto Jobs, le tocó a Tim Cook (su más fiel lugarteniente) hacerse cargo de la compañía; este año cumplirá un lustro al frente de la compañía, y contra muchos pronósticos logró darle una impronta propia al gigante de la tecnología. 

Tres productos

El sitio Applesfera también se sumó al aniversario de la empresa de la manzana y destacó cuatro momentos en su vida. Los históricos, los que cambiaron el rumbo del mundo informático.

1983: El mouse

Mouse.

"¿Inventó Apple el ratón? No. ¿Fue la empresa responsable de darlo a conocer a todo el mundo? Sí", asegura el site.

2001: El iPod

2007: El iPhone, la interfaz multitáctil y la App Store

2010: El iPad

Los mejores avisos

La empresa que fundó Jobs también es famoso por su innovación en temas publicitarios. Desde el recordado aviso 1984 hasta las siluetas oscuras con las que promocionó el iPod. La revista inglesa Marketing Magazine recopiló un rancking con la mejores publicidades de Apple. 

1 - Homemaker (1981)

2 - 1984 (1984)

3 - Color (1990)

4 - Mission Impossible

5 - Think Different (1997)

 6 - Un-PC (1998)

7 - Silhouette (2003)

8 - Get a Mac (2006-9)

9 - There’s an app for that (2009) 

10 - What is iPad? (2010)

Ayer, hoy y siempre. ¿Cuál será la próxima revolución con forma de manzana? Muchos creen que un auto. Inteligente, autónomo, con un diseño increíble y blanco, muy probablemente. pero nunca se sabe. Si algo aprendió Apple en estos 40 años es a sorprender. Y, como decía Jobs, a crear, de tanto en tanto, productos que nadie espera ni imagina.