Menu Big Bang! News
¿Instalar o no instalar? Esa es la cuestión: qué hacer con el nuevo Windows 10

Tecnología sistema operativo

¿Instalar o no instalar? Esa es la cuestión: qué hacer con el nuevo Windows 10

El nuevo sistema operativo de Microsoft promete revolución. Pero los cambios informáticos suelen traer aparejadas grandes dudas. ¿Lo hago o no lo hago?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Desde que salió la última versión del sistema operativo de las ventanas, y apareció el cartel de actualización, todos se preguntan lo mismo: ¿conviene o no conviene instalarlo? Dudan yendo del botón de “Aceptar” al de “Cancelar” con el mouse como quien debe tomar la decisión más importante de su vida.

Para tener más información a la hora de decidir, van 5 razones para darle OK al Windows 10... y 5 para no hacerlo.

Antes que nada, mirá la review de Xataka T: 

¿Por qué sí?

1 – Porque es gratis

Durante el primer año (que empezó a correr el 29 de julio, cuando se lanzó) es posible actualizar una versión anterior de Windows sin costo alguno. Y no solo eso, sino que además la actualización gratis está garantizada durante toda la vida del dispositivo. Es decir, que al actualizar a Windows 10, las próximas versiones del sistema también serán gratis (si el hardware lo permite).

2 – Porque los requerimientos mínimos son los mismos que los de Windows 7/8.1

No es necesario cambia el equipo para acceder a esta nueva versión: alcanza con 16GB de disco rígido y 1GB de RAM para la versión de 32 bits, y 20 GB de disco y 2GB de RAM para la de 64 bits. Si Windows 7 anda bien en tu PC, debería andar bien con el 10.

3 – Porque viene con Cortana

El asistente digital por voz de Microsoft pone varios pulgares arriba en la toma de decisión. Será multitarea (podrá ejecutar varias órdenes a la vez), así que le podés ladrar varios pedidos al mismo tiempo (que busque algo, que arme una cita, que te diga cómo salió tu equipo, etc.).  Además, Cortana llegará no solo a dispositivos Windows 10 (móviles, tablets o PCs), también estará en equipos iOS y Android. Pero ojo, la chica maravilla estará disponible a partir del año próximo en América Latina

4 – Porque tiene un modelo de desarrollo de actualización contínua

Windows 10 le dice adiós a los Service Packs. Su desarrollo será continuo, lo que permitirá mantener más al día el sistema.  Además de las actualizaciones de seguridad, ofrecerá soluciones de bugs, nuevas características y tecnologías. Así, en cierta forma Windows 10 es el último Windows: después se seguirá actualizando en forma permanente (y sin grandes saltos) como lo hacen hoy los browsers o las aplicaciones del celular.

5 – Porque es un único sistema para múltiples dispositivos

Windows 10 es multiplataforma y multidispositivo, lo que quiere decir que engloba el desarrollo de Windows de escritorio, tabletas, smartphones e incluso la dashboard de Xbox One.

Esto abrirá las puertas a un desarrollo de aplicaciones común capaces de adaptarse a en cualquier dispositivo con Windows 10. Además, para los usuarios será más fácil (en teoría, claro) operar con el mismo sistema en todos sus aparatitos.

¿Por qué no?

1 – Porque si anda, es mejor no tocarlo

Si todo funciona con el sistema operativo en curso, la actualización no es urgente. Tal vez convenga esperar a que todo esté más estable (todos los sistemas operativos nuevos, de todas las variedades, tienen algunos problemas de incompatibilidad o errores de desarrollo al momento de su debut). Recordando que la actualización gratis está disponible hasta julio próximo, hay tiempo. Además, y aunque trae muchas mejoras, no te va a volar la gorra: es muy poco lo que podés hacer con el Windows 10 que no puedas hacer con las versiones anteriores.

2 – Porque puede traer problemas de compatibilidad

En equipos más viejos puede ocurrir que los drivers de determinados periféricos o tarjetas de video por ejemplo, no sean reconocidas por el nuevo sistema. Lo mismo podría ocurrir con determinado software, especialmente con programas muy específicos que puedan requerir un parche o actualización. Es como los autos viejos: si anda y sirve, quizá sea mejor no innovar.

3 – Porque volver atrás es complicado

Actualizar un equipo a Windows 10 es muy sencillo, pero si hay algún problema, reinstalar el sistema operativo, los controladores y la copia de seguridad con los archivos de la versión anterior puede ser bastante tedioso.

4 – Porque hay cosas que no están

Windows Media Center y la reproducción nativa de DVD son algunos de los ausentes en Windows 10 (aunque es posible sumarlo sin pagar un peso). Además los usuarios de Windows 7 también deberán despedirse de los Gadgets, si es que los usan.

5 – Porque al aceptar las condiciones accedemos a perder privacidad

Varias de las cláusulas a las que tan alegremente damos aceptar en los términos y condiciones, habilitan a Microsoft a acceder a todo tipo de información como fotos, juegos, videos y hasta el contenido de los mails. Además, también se habilita a la compañía de las ventanitas a compartir esta información con terceros. Esto es clave para que funcione Cortana (si no, no “aprende” de nosotros), pero tampoco es vital.

Con estas dos campanas, solo habrá que pensar, evaluar y sopesar si hay que actualizar al nuevo Windows.