Menu Big Bang! News
Tecnología El sueño de Terminator

Japón ya tiene el primer hotel atendido por robots

Tiene 72 habitaciones y ya desde la recepción los turistas son recibidos por humanoides y hasta por un dinosaurio. Hay células de reconocimiento facial que operan las habitaciones y atienden las necesidades del turista. Mirá el video.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El futuro llegó, y según parece, la primera escala la hizo en Japón. “Expertos” mundiales en robótica, la mecanización ya alcanza casi todos los aspectos de su sociedad. Y los hoteles no podían ser la excepción.

Desde la recepción hasta la habiitación, el huesped no se topa con ningún ser humano. Solo robots de varias especies: señoritas, dinaosuarios, lectores de rostro, botones mecanizados. Es Japón, y es el hotel más extraño del mundo. El hotel japonés Henn-na Hotel cinco estrellas y 72 habitaciones abrió sus puertas esta semana a los desconcertados visitantes que se dirigen a Huis Ten Bosch, un parque temático en la prefectura de Nagasaki.

La recepción robotizada.

Robots humanoides le dan la bienvenida a los huéspedes que hablan japonés en la recepción, mientras los huéspedes que hablan inglés son recibidos, por razones que no están del todo claras, por un dinosaurio robótico. Lo curioso es que los androides no se limitan a unas pocas palabras.

 

 A quienes no hablan japonés los atiende un dinasaurio conserje.

El presidente de Huis Ten Bosch, Hildeo Sawada, dijo que esperaba que los robots con el tiempo administraran el 90% de la propiedad. Y que gracias a la tecnología reducirán sus precios. "En el futuro, esperamos construir 1.000 hoteles similares alrededor del mundo", dijo, según la agencia Nikkei News de Japón.

Una hermosa nipona robotizada atiende a los locales.

El acceso a las puertas de las habitaciones es por medio de una tecnología de reconocimiento facial. Las amenidades que se ofrecen serán mínimas: todo se pide por una pantalla táctil. No hay aire acondicionado; un panel de radiación detectará el calor corporal en las habitaciones y ajustará la temperatura.

 

Los precios de las habitaciones variarán según la demanda. En lugar de que les den un precio fijo, los huéspedes harán ofertas por las habitaciones durante la temporada alta. Los mejores postores conseguirán las habitaciones, aunque las ofertas tendrán un límite de precios, pero el rango no superaría los 153 dólares.