Menu Big Bang! News
La TV crece y evoluciona.

La TV crece y evoluciona.

Tecnología se multiplican las opciones

La ex caja boba se reinventa: cuáles son las nuevas formas de vivir la televisión

De Netflix y el streaming a las novedades del cable tradicional, las modalidades de acceder a los contenidos que revolucionan a la tele. Además, realidad aumentada, 360º y otras tecnologías que seguirán cambiándola.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Del blanco y negro, las agujas de tejer en la papa y el ajuste del vertical en las viejísimas teles de tubo a los finísimos LED, la forma de ver TV cambió radicalmente: por los equipos, y por cómo los programas llegan a nosotros.

La tradicional TV de aire va cediendo su lugar a otras modalidades de acceso a los contenidos, que dejan de estar atados a una grilla o un horario de emisión. Acá proponemos algunas alternativas para ver tele más allá de la tele.

Netflix

Es el servicio de TV on line más popular en nuestro país. Más del 45% de los usuarios eligen esta plataforma que nació en Estados Unidos, en 1997, con una modalidad de devolución de películas en DVD o VHS por correo postal.

Hoy, reina del streaming, ofrece contenido que puede verse en televisores conectados a Internet, como en PC, tabletas o celulares inteligentes. La suscripción mensual tiene un costo de US$ 7,99 sirve para 2 equipos en simultáneo y puede cancelarse online en cualquier momento. En su página web, Netflix ofrece un mes de prueba gratis.

On Demand de Cablevisión

Para abonados de Cablevisión HD. La oferta se divide en 5 paquetes con contenidos gratuitos (incluidos en el HD) que se descargan a voluntad: señales Premium, premium Adultos (con control parental y por película), Alquiler (la vuelta del videoclub en casa), Pack 1000 (pagando un plus mensual sobre el abono). No está confirmado, pero Cablevisión está trabajando en un sistema que llevará su grilla a todas las plataformas. Pronto habrá novedades.

Cablevisión On Demand.

DIRECTV on DEMAND

Para clientes Oro Nexus o Platino. Ofrece acceso a gran variedad de películas, series y programación exclusiva. Requiere tener el decodificador conectado a internet con un ancho de banda mínimo de 3 Mbps. Según el abono se accederá a más o menos contenidos. También ofrece control parental y acceso desde todos los decodificadores de la casa.

Streaming: online y para todos los gustos

Según los resultados de un estudio de Dataxis publicado por Clarín, más de 550.000 hogares argentinos cuentan con un servicio pago para ver televisión online a través de diferentes dispositivos. Estos servicios funcionan en base a la tecnología de streaming, que permite transmitir gran cantidad de contenido en audio y video, a través de Internet, en tiempo real. Y, en general, ofrecen películas y series uno o dos años después de su estreno.

Las versiones del cable

CableVisión Play y Direct Tv Play ofrecen la posibilidad de acceder a sus contenidos online desde diferentes dispositivos conectados a Internet las 24 horas sin costo adicional. Por supuesto, se accede a los programas emitidos en los canales incluidos en el pack suscripto. 

CableVisión Play brinda contenidos desde la web con señales como HBO, FOX, FOX+, FOX Sports, Cartoon Network, TyC Sports, ESPN, Space y TNT, entre otros.

Arnet Play

Ofrece streaming y alquiler de películas para clientes de Arnet. Actualmente tiene disponible una promoción de $ 30 por mes durante los primeros 3 meses. Luego el valor normal es de $ 60 mensuales.

Personal Play

Es para clientes de la telefonía móvil de Telecom, Su costo es de $ 9,99 semanales y el alquiler de contenidos va de $ 10 a $ 13.

On Video

Pertenece a Telefónica pero está abierto a cualquiera que desee suscribirse por $ 80 por mes.

Qubit.tv

Nació en 2010 y es la versión argentina de Netflix. Cuenta con unos 2.500 títulos y esperan duplicar ese número a finales de este año. El abono mensual es de $ 60 y también ofrece la posibilidad de alquilar títulos. Y, al igual que su competidor del norte, ofrece un mes gratis de prueba.

Servicios temáticos: en busca de los nichos

Existen además, algunos servicios que ofrecen contenidos de temas específicos como Crunchy Roll, con una programación dedicada al animé japonés y Viki y DramaFever que ofrecen televisión coreana.

Varios canales de aire locales están subiendo a sus sitios series o telenovelas de producción propia unos días después de que fueron emitidas.

Los aparatitos del streaming

Aquellos que no cuentan con un smart TV para poder disfrutar los servicios de streaming, necesitan un dispositivo que sume funciones a la TV. Para esto, existen varias alternativas.

Apple TV: Se trata de un dispositivo con varias funciones: sincroniza equipos como la Mac y el iPad para duplicar sus pantallas en la TV vía Wi-Fi. Y permite acceder al contenido adquirido en iTunes, ver películas en diversos servicios de streaming, videos en YouTube. Cuesta 69 dólares en USA. Y entre $ 2.000 y 3.000, en nuestro país.

La tevé según Apple.

WD TV Media Player: este pequeño equipo de Western Digital se conecta a la TV por un puerto HDMI. Y a un disco externo por USB (no tiene memoria interna). Tiene Wi-Fi y Ethernet. Reproduce varios formatos de audio y video. Tiene control remoto. Su precio oscila entre los US$ 85 y US$ 100.

WD TV Media Playe,

El Chromecast de Google, un dispositivo del tamaño de un pendrive que se conecta directo al puerto HDMI. Permite hacer streaming de contenidos desde una tablet, smartphone o computadora. Se maneja usando una aplicación desde el teléfono o la tableta.

En Estados Unidos también hay otros modelos como el FireTV Stick de Amazon, que permite acceder a Amazon Prime Instant Video, el servicio de streaming de películas de la empresa, o el Roku Streaming Stick, que  además de permitir el acceso a los servicios de streaming tiene su propio sistema de apps.

En Estados Unidos, estos aparatitos cuestan entre US$ 35 y 40. Muchos de los servicios de alquiler de películas o series que ofrecen no funcionan en la Argentina, pero otros sí.

Chromecast.

También hay múltiples dispositivos de marcas ignotas y origen asiático, que en general vienen con Android y que permiten ver películas y series, y acceder a las aplicaciones de la tienda de Google.

Lo que se viene: la diferencia entre ver y estar

Después del color, el 3D, la posibilidad de ajustar horarios, las imágenes en altísima calidad, lo que parece estar llegando para convertirse en la última novedad es la realidad virtual o aumentada. Un paso más hacia la inmersión en la imagen, hacia cierta sensación de protagonismo en lugar de simple expectación.

Las imágenes se generan usando varias cámaras que filman en 360° y se miran con lentes especiales como los Oculus Rift o Samsung Gear VR. La sensación es la de estar dentro de ese mundo digital, lo que permitirá un cambio en la manera en que se cuentan las historias.

En eso trabaja Ted Gagliano, el ejecutivo que trabajaba en la edición de más de 600 películas, entre ellas Star Wars y Avatar, que en 2013 creó un laboratorio de innovación en Fox donde el tema de la realidad virtual se experimenta cada vez más. Por allí camina Industrial Light & Magic (ILM), que ha creado el laboratorio ILM Experience, o ILMxLab, -una alianza entre ILM, Skywalker Sound y Lucasfilm.

¿En qué trabajan?  En llevar a los fanáticos a algo más que el cine: la idea es crear experiencias inmersivas para interactuar con diferentes mundos.

Por ejemplo, un proyecto relacionado con Star Wars le permitirá a los fanáticos tener experiencias tales como navegar por Tatooine con R2-D2, C-3PO y un Stormtrooper, o volar en una nave X-wing con sólo mover la cabeza.

Pero también varios cineastas están experimentando en cómo contar una historia en la que la audiencia pueda elegir el punto de vista: a principios de mes Oculus anunció Story Studio, un equipo dedicado a producir películas de realidad virtual. Su primer corto, Lost, permite eso: contar una historia, haciendo del espectador un participante.