Menu Big Bang! News
Tecnología Dieta

La "selfie", una herramienta eficaz para bajar de peso

Un estudio de la Universidad de Alicante aseguró que llevar a cabo los famosos “autorretratos”, de manera constante, contribuye a la pérdida de peso en más del 70% de los casos que realizan una rigurosa dieta.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cada día se comparten cientos de miles de selfies en las redes sociales y algunas personas consideran que es una moda ridícula que pasará con el correr del tiempo. Sin embargo, Isaac Elías Kuzmar Daza - el investigador de la Universidad de Alicante, España- reveló que este acto puede contribuir con la pérdida de peso.

Motivarse con imágenes ayuda a mantener el enfoque en la meta. 

En su estudio, “Aplicación de un nuevo enfoque terapéutico para el tratamiento de la obesidad”, y tras realizar un programa médico nutricional para la reducción de peso, el investigador determinó que el 71,3% de las personas que se tomaban fotografías de su cuerpo cada semana y las compartían, lograron perder peso.

Además, el 83,7% perdió cintura y de un total del 90% que completó el estudio, sólo el 28.7% no logró el objetivo.

Los datos recogidos por este investigador corresponden a la consulta de una clínica de nutrición en Barranquilla, Colombia. Cada semana se hicieron fotos de los pacientes. La motivación más alta se logró a medida de que las imágenes mostraban cómo disminuía el tamaño de su cintura.

La selfie contribuye junto a una rigurosa dieta a la perdida de peso. 

Método del tratamiento

En la primera consulta médica, Kuzmar tomaba unas fotos de los pacientes. “Cuando veían la foto y cómo mejoraba esa imagen, es cuando más se motivaban a adelgazar, no sé cansaban, bajaban de peso”, expresó el médico. “Lo que quiere la persona es una foto, no tanto las cifras”, explicó la directora del estudio, Rizo Baeza.

La tesis doctoral “Aplicación de un nuevo enfoque terapéutico para el tratamiento de la obesidad”, fue defendida y aprobaba en marzo del año pasado por Isaac Elías Kuzmar Daza, quien aportó una novedad: constatar si las personas iban más por la imagen que por padecer una patología de base que tuvieran que mejorar, como puede ser riesgo cardiovascular o colesterol.

El 50% de los pacientes hicieron el tratamiento vía telefónica.  

Durante dieciséis semanas consecutivas, los pacientes -la mayoría fueron mujeres- pasaron la consulta. El doctor llevó a cabo un programa médico nutricional, que incluye historia clínica informatizada y completa, dietas personalizadas hipocalóricas, con selección de aquellos alimentos que son de preferencia para el paciente.

A la historia médica de la persona, que incluye su parte alimentaria y el ejercicio que puede realizar, se añadió la foto del paciente.

El 50% de los pacientes hicieron la entrevista a través de sus teléfonos: se pesaban ellos mismos, contaban qué habían comido, qué ejercicio habían hecho y se realizaban una fotografía, la cual enviaban al doctor Kuzmar.

El 71,3% tuvieron éxito en perder peso. 

Por otra parte, el grupo de pacientes presenciales, que acudieron a la consulta por ocho semanas, y de forma salteada durante el tratamiento, lograron perder peso de la misma manera que los que lo llevaron a cabo vía telefónica.

“Nos debemos a la sociedad”, afirmó Mercedes Rizo, quien apuntó a la existencia de un “fracaso muy grande” en los tratamientos dietéticos.