Menu Big Bang! News
Tecnología De buena madera

Lanzan un auto de madera que envejece con el tiempo

Toyota diseñó un vehículo que apela a los sentimientos y alcanza una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora. La intención es que rompa las barreras de la edad y pase de generación en generación durante 100 años.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El fabricante de automóviles japonés Toyota decidió lanzar una nueva marca con carácter “sensible y sentimental”, para simbolizar el afecto que puede llegar a tener una persona para con su vehículo.

Los ingenieros diseñaron el prototipo Setsuna -compuesto en su totalidad de madera-, que será presentado en la Semana del Diseño de Milán”, del 12 al 17 de abril.

El auto está hecho completamente de madera y pertenece a un programa sustentable de Toyota. 

Setsuna es la traducción japonesa de la palabra "momentos". Con esto, la firma japonesa busca establecer un vínculo con las emociones, los recuerdos y las percepciones de los conductores. La madera fue el material elegido para expresar “que el amor crece con el paso del tiempo”.

“El color y el tacto de la madera cambian a medida que se cuida. Responde directamente al cariño con que se trata”, señalaron desde Toyota. Además, explicaron que el auto "pasará de una generación a otra y se transforma en un vehículo que pertenecerá únicamente a una familia”.

Una apuesta a la sensibilidad.

Para esto, el Setsuna trae consigo varios cambios “originales” que pueden llegar a representar “los momentos vividos en una familia”, como también el paso del tiempo, como por ejemplo el indicador del tablero que marca la hora -una vuelta son 24 horas- y el paso de los días (una vuelta son 365 días).

Este prototipo corresponde al programa productivo ecológico y sustentable de Toyota. La madera se mueve a partir de un propulsor totalmente eléctrico, utilizando seis baterías de ácido y plomo que le otorgan una autonomía de 25 kilómetros para viajar a una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora.

El prototipo nipón adopta una dimensión de 3,03 metros de largo por 1,48 de ancho y presenta una altura total de sólo 900 centímetros, cuyo bastidor de madera admite una distancia entre ejes de 1,70 metros.

A pesar de tratarse de un prototipo, el Setsuna ofrece el funcionamiento básico de un vehículo y puede circular, girar y frenar como uno convencional. Para conseguirlo, Toyota seleccionó distintos tipos de madera para cada aplicación concreta, incluida una especialmente seleccionada para su uso en componentes.

El barniz en cada sector del vehículo se aplicó a mano. 

La técnica de construcción que se utilizó para la confección de este prototipo se llama okuriariprescinde del uso de clavos o tornillos. Permite colocar y extraer los paneles exteriores sin utilizar ningún clavo.

Además, la carrocería del Setsuna está compuesta por 86 paneles hechos a mano. Cada uno se desarrollará y cambiará de modo distinto a medida que el vehículo envejezca. A la larga, cuando haya que hacer reparaciones, se pueden sustituir paneles concretos en lugar de tener que reemplazar toda la carrocería.

La madera se ha barnizado y cubierta con cuero.

Kenji Tsuji, ingeniero responsable del desarrollo del Setsuna, aseguró que al idear el concepto del vehículo  “se imaginó a una familia volcando en él su cariño durante generaciones”.

“Para desarrollarlo hablamos directamente con expertos, desde carpinteros especializados en la construcción de templos y santuarios hasta carpinteros de embarcaciones”, detalló.

Por último, Tsuji explicó que  "el vehículo incluye un reloj de 100 años para ir midiendo el tiempo a través de generaciones y unos asientos que combinan la belleza funcional con la suave tonalidad de la madera".

“Con el uso de la madera como material principal, también invertimos muchísimo tiempo y pasión en el vehículo con nuestros compañeros, creando un prototipo y evaluándolo para que el resultado ofreciera un funcionamiento básico en lo que se refiere al tacto y el confort de la conducción”, concluyó.