Menu Big Bang! News
Tecnología Mercado móvil

Un operador móvil pica en punta y ya no venderá celulares bloqueados

Claro es la primera empresa en permitir que los celulares que vende (y todos los que vendió en el pasado) puedan ser usados con chips de otras empresas. ¿Por qué lo hace?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Claro Argentina, uno de los tres operadores de telefonía móvil de la Argentina, anunció este mediodía que dejará de vender teléfonos bloqueados, como las compañías del sector hacen desde que el mercado móvil comenzó a desarrollarse en el país. O sea, los teléfonos comprados en el operador de origen mexicano podrán usarse también con líneas (chips) de cualquiera de las otras compañías.

“Por qué lo hacemos, para ser más transparentes y más simples”, le dijo a BigBang Fernando del Río, director comercial de Claro. La empresa tiene 21 millones de usuarios y se reparte el mercado casi en tercios iguales con Movistar y Personal. Ninguna de estas dos compañías hizo comentarios a BigBang con respecto a la política de su competidor. ¿Le seguirán los pasos? Es posible: en un mercado tan parejo, no hacerlo sería dar una ventaja muy grande a un rival.

Del Rio, director comercial de Claro.

La compañía especificó que “todos los teléfonos que comercializa no estarán limitados a ser utilizados en otras compañías. Como es de conocimiento, hasta este momento Claro comercializaba teléfonos con SIM-LOCK, es decir, no aceptaban SIM-Cards de otras empresas”.

Además, los teléfonos ya vendidos y que tienen SIM-Lock, podrá solicitarse la clave de desbloqueo en los puntos de servicio a Clientes (teléfono, personalmente o por Internet).

La tendencia de venta de equipos desbloqueados crece en el país. Según Carrier y Asociados, durante 2014 un 20% de los equipos comercilizados eran por fuera de las venta que hace las operadoras, en cadenas retail (de electrodomésticos y supermercados) y otros puntos de venta. 

Según Carrier, hacia fines de 2012 y principios de 2013, y como emergente de un mercado maduro en términos de penetración, los operadores comenzaron a reducir los subsidios a la venta de terminales.

“Esto se dio inicialmente con más énfasis en aquellos equipos que no hacen uso de datos. La medida era razonable. Para qué subsidiar el costo de un equipo si esto no implicaba un mayor ingreso en términos de servicio. Luego, en la medida en que el consumo de datos se fue masificando, la reducción de los subsidios se fue extendiendo hacia todo tipo de equipos. Como consecuencia de este cambio en la política de comercialización de terminales de los operadores, la brecha de precio entre un equipo adquirido a través de éstos y uno adquirido en el canal retail se redujo sustancialmente, llegando en ocasiones a ser insignificante”, detalla la consultora.