Menu Big Bang! News
Tecnología este domingo en el gaumont

Volver al futuro: se reestrena el primer film argentino en 3D

“Buenos Aires en relieve” se filmó en 1954 y tiene escenas con Perón y Fangio. El director, Don Napy, creía tener conexiones extraterrestres. Cómo fue la restauración.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La primera película argentina en 3D es mucho más vieja de lo que pensamos. “Buenos Aires en relieve”, de Luis Napoleón Duclout (“Don Napy”) se filmó en 1954.

Esta joya olvidada de la iconografía peronista está filmada en 35 milímetros, dura 30 minutos y se reestrena 61 años después.

Será gratis -las entradas pueden descargarse acá- en el Cine Gaumont, este domingo desde las 15.

Panóramicas porteñas en el 3D de los 50.

El film, una iniciativa del poderoso subsecretario de Informaciones y Prensa Raúl Apold, incluye tomas aéreas y panorámicas de “la capital de una gran nación”, con un lugar destacado para Juan Manuel Fangio y Benito Quinquela Martin, defensores de la causa. 

Fangio, leyenda nacional y peronista.

Hay, incluso, una toma con el mismísimo Perón manejando un “Justicialista Sport” en los jardines de la residencia oficial. El mediometraje está narrado por Jaime Font Saravia, figura radial de esos años.

En guarda en el Archivo General de la Nación, el film fue restaurado (y vuelto a exhibir en el festival marplatense) en 2013 por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, a través de INCAA TV.

El reestreno implicó un minucioso proceso de restauración.

Una vez removidas las imperfecciones de más de 122 mil cuadros, se solucionaron los problemas de estabilidad y corrección de color, para terminar en la digitalización con sonido surround 5.1.

De otro planeta

La película se estrenó el 10 de marzo de 1954, en el Auditorium del Casino de Mar del Plata, durante el 1º Festival Internacional de Cine de esa ciudad.

Los espectadores -entre los que estaba el presidente- la vieron con los anteojos polaroid que había hecho el director en su casa.

Además de escritor, locutor, cineasta y guionista, Don Napy (1909-1962) era un apasionado de la experimentación científica y el espiritismo, según recuerda Paula Félix Didier, directora del Museo de Cine Pablo Ducrós Hicken.

El director tenía intereses terrenales y celestiales.

​En septiembre de 1954 aseguró haber avistado un OVNI desde la azotea del Edificio Kavanagh. Don Napy creía mantener una conexión con los habitantes de Ganímedes, la mayor luna de Júpiter.

Sus habitantes, estaba convencido, se habían acostumbrado a las películas en 3D. Tanto como los terrícolas de 2015.