Secciones
#yoignorosobre

La manta de tu bebé, mucho más importante de lo que creías

Cuando vemos a un bebé aferrado a su mantita como si tuviera una relación estrecha, estamos frente a algo mucho más fuerte que una necesidad de abrigo.


Especialistas han denominado “manta de seguridad” a aquella que acompaña a los bebés en pleno crecimiento. Aseguran que las mismas brindan a los pequeños una fuerte seguridad emocional y confianza. Algo similar a lo que ocurre con los juguetes que los niños llevan a todos lados, con asombrosa ternura, cuidado y cariño. Estos objetos los ayudan a atravesar situaciones de miedo, dolor, y a estar más serenos en ausencia de los padres.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según se desprende de un estudio publicado por la revista Cognition, el niño siente que su manta o su juguete tienen una esencia única, y desarrollan con ellos las primeras sensaciones de propiedad. Son objetos de transición, están allí para acompañarlos en su camino a la independencia, a la determinación de su personalidad y su confianza.

La “manta de seguridad” ayuda a los niños a lidiar con sus problemas emocionales, y les reduce el estrés y la ansiedad. Puede considerarse el objeto de asistencia psicológica más utilizada, aun de manera inconsciente. Además, su mantenimiento resulta muy simple para cualquier madre o padre: son ligeras, fáciles de lavar, y hay de todas texturas y ligerezas, para todo momento del año. Es fundamental que sean suaves, y mejor aun si están compuestas de materiales naturales, como el algodón.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!