Secciones
Actualidad

¿El fin del pádel? De boom en los 90 a crisis terminal por la cuarentena

Así lo expresaron desde la asociación que núclea a los clubes en Buenos Aires. 

La cuarentena como consecuencia de la pandemia del coronavirus (Covid-19) impacta de lleno en diferentes ámbitos de la economía. Negocios tradicionales y otros no tanto tienen que afrontar el cierre de sus persianas.

Sin embargo uno de los rubros más afectados es el deporte. Es que toda actividad quedó prohibida y, salvo las pocas semanas que duró la habilitación de los runners, no se habilitó en la mayoría de los 112 días que lleva el aislamiento.

En algunos casos, cuando no hay evidencia científica de que se produzca el contagio durante la actividad, la prohibición pasa por una cuestión de imagen.

Una de las frases que más se repitió en la boca de los funcionarios de la Ciudad de cara al recrudecimiento de la cuarentena en el AMBA era: “¿cómo se le explica al comerciante que no va a poder abrir las puertas de su negocio pero que la gente puede salir a correr?”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Dentro de los deportes que tienen poco contacto entre quienes lo practican pero que, aún con ese contexto, no tienen todavía certezas de cuándo podrán volver a practicarse es el pádel. Furor en los años noventa, el paso del tiempo hizo que se cree, según explican desde la recientemente creada Unión ArgentIna de Trabajadores y Clubes de Pádel, una comunidad cerrada pero fiel.

Sin embargo, la situación de los 43 clubes de pádel en la Ciudad es terminal. “Si se habilita una juguetería en un local de dos por dos, ¿por qué no se habilita un lugar en donde en 200 metros cuadrados hay solamente cuatro personas”, le dijo a BigBang una de las integrantes de la mencionada asociación, Mariana Tré Pugliese.

Es que aun cuando es un deporte fiscalmente se trata de una actividad no esencial y no puede solicitar la asistencia que reciben, por ejemplo, los clubes de barrio.

“Nos pidieron un montón de información, pero respuestas concretas ninguna. Antes de que se restringiera, había en teoría un plan para habilitarlos después de los deportes federados. Nosotros al Gobierno de la Ciudad le pedimos dos cosas, que le permiten trabajar a los comercios esenciales porque estamos encuadrados como eso. No somos un club deportivo, sino un comercio. Y lo segundo es que nos ayuden con los servicios”, agregó Pugliese.

Es que las empresas de servicios de luz, gas y agua dejaron de ir a medir el consumo para sacar una proyección u estimación de lo que se podría haber gastado. La paradoja es que al estar cerrados, el consumo pasa a ser mucho menor pero lo pagan como si estuvieran funcionando. 

En paralelo la Ciudad envió a la Legislatura un proyecto de ley para plantear la eximición del pagó de algunos tributos, como es el caso del ABL, y diferentes líneas de crédito en el Banco Ciudad. Tal y como contó ayer BigBang, la idea del jefe de Gobierno es que a partir de agosto, de no haber una suba considerables de casos, se empiecen a liberar las actividades deportivas indoor pero con varios protocolos especiales.

“Gimnasios comerciales y actividades privadas todavía no está muy claro pero se supone que no será lo primero que vuelva. Lo que antes volverán serán las actividades al aire libre como running, caminata, ciclismo, etcétera. Y actividades al aire libre”, explicaron desde la subsecretaria de Deportes de la Ciudad.

Es que a la situación de incertidumbre se le sumó la renuncia del funcionario a cargo del área, Luis Lobo, acusado de violar la cuarentena obligatoria para asistir a un partido de, paradójicamente, pádel en la localidad bonaerense de Pilar. 

“Ya se habilitó el deporte en 22 provincias y en muchos municipios de la provincia de Buenos Aires. No son argumentos lógicos lo que hace que no podamos trabajar, sino políticos. Por ejemplo en Buenos Aires un decreto les impide, a partir de ahora, los deportes cerrados a todos los municipios incluso los que están envase 5”, agregó Pugliese que buscó ramificarse para sobrevivir la cris como consecuencia del coronavirus.

“Abrí una verdulería, vendí calzoncillos, todo para buscarle la vuelta. Porque mis ahorros se agotaron al primer mes de la cuarentena”, remarcó.
 

Temas

  • Coronavirus
  • Pandemia
  • Paddle

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios