Secciones
Avanza la causa

"Era un descontrol absoluto": los fiscales sospechan que los controles de salud a Maradona eran "deficientes"

La Justicia sospecha que hubo irregularidades en la atención que recibió el astro del fútbol mundial. Las hermanas de El Diez y Verónica Ojeda se presentaron como querellantes. También un ex socio, aunque el juez lo rechazó.

Los fiscales que investigan la muerte de Diego Maradona sospechan que hubo fallas en el control médico del ex futbolista en el country de Tigre y deslizaron que la atención era "totalmente deficiente". También afirmaron que situación era un "descontrol total y absoluto". Analizarán las pruebas halladas en el allanamiento al neurocirujano Leopoldo Luque y definirán si lo llaman a declarar como imputado por el homicidio culposo del mejor jugador de fútbol de todos los tiempos.

"Tras los primeros cinco días de investigación, por lo que vemos la conducta era absolutamente negligente. Era una internación domiciliaria totalmente deficiente. Era un descontrol total y absoluto", dijeron los investigadores en declaraciones a la agencia Télam, y precisaron que el expediente que se abrió el miércoles tras el hallazgo del cuerpo sin vida de Maradona busca determinar si hubo mala praxis, negligencia o impericia médica, delitos que podrían configurar un presunto homicidio culposo (es decir, cuando no hay intención de matar pero la muerte se produce igual).

Este lunes se presentó temprano en la mañana el propio Luque, junto a su abogado Julio Rivas, con el objetivo de prestar una "declaración espontánea" tras el allanamiento a su domicilio y su consultorio, realizado por autoridades de la DDI de San Isidro el domingo por la mañana, y ordenado por el juez de Garantías de San Isidro, Orlando Díaz.



Dos de los fiscales a cargo de la causa, Cosme Iribarren y Laura Capra, le precisaron a la defensa que el expediente no estaba en condiciones hoy para tomarle declaración a su cliente y que, en todo caso, hagan una presentación por escrito. "Si se acredita a través de los resultados de los informes médicos, de los peritajes solicitados y de las declaraciones de testigos que existió algún tipo de mala praxis, a Luque se lo llamará a una indagatoria", adelantaron fuentes judiciales. 



De todos modos, Luque no es el único profesional médico en la mira por la muerte de Diego Maradona: también se puso la mira sobre actuación de la psiquiatra Agustina Cosachov, pese a que el día de la muerte de Maradona se le tomó declaración como testigo por haber estado presente en la casa. Cosachov tenía un grupo con las hijas e hijos de Maradona donde dialogaban sobre la situación médica de El Diez y en algunos mensajes se observa su interés en que a Diego lo asista un médico clínico.

Más allá de que los abogados y fuentes judiciales aclararon que Luque aún no fue acusado de la comisión de un delito específico, lo cierto es que el domingo le notificaron los derechos y garantías que tiene un imputado en un proceso penal (artículos 60 y 162 del Código Procesal Penal bonaerense) como poner un defensor, que no está obligado a declarar en contra de sí mismo y que puede presentarse a realizar una declaración espontánea. Por ahora, el juez Díaz tipificó la causa como "homicidio culposo", más allá de otra calificación que pueda surgir con el devenir de la investigación.

Sobre el rol de Luque respecto a la salud del exfutbolista, el abogado de Luque aclaró: "Era amigo de Maradona, circunstancialmente era médico y Diego por una cuestión de su amistad, confiaba en él. Los que estaban alrededor de Maradona saben lo que pasó y cuál fue la actividad de Luque: lo operó de una neurocirugía y salió perfecto".

Rivas aclaró que Luque no dirigía ningún equipo médico ni decidió la internación en la casa de Tigre y al respecto comentó: "Maradona era una persona que era consciente de lo que hacía y dejaba de hacer. Podía decidir lo que quería él". "El corazón de Maradona desde hace 20 años está mal. Están buscando algo porque es Maradona, en otra causa no pasa", añadió el letrado, quien por la tarde presentó ante la justicia un pedido de eximición de prisión.



En tanto, la Justicia recibió dos presentaciones para tener acceso al expediente como particulares damnificados. Por un lado, las cuatro hermanas de Diego –Claudia Mora, Ana Estela, María Rosa y Rita Mabel Maradona- presentaron su petición para acceder a la causa con la representación de los abogados Matías Morla –quien era el actual letrado y representante del "10"- y su socio Yamil Castro Bianchi, pero fue rechazada esta tarde por el juez Díaz, quien consideró que hay otros familiares directos que tienen mayor importancia (como los hijos) para acceder como querellantes.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental



El otro abogado que se presentó como particular damnificado en nombre de Dieguito Fernando, el hijo menor de Maradona, fue Mario Braudy, actual pareja de Verónica Ojeda, una de las ex parejas Maradona, pero su pedido aún no fue resuelto. Braudy, ex funcionario de la Secretaría de Seguridad, afirmó que "la muerte de Diego era evitable", anticipó que va a solicitar que "se investigue hasta las últimas consecuencias" si llegó a haber un "abandono de persona" y responsabilizó de la atención médica a Luque y a la psiquiatra Cosachov.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!