Secciones
Actualidad

"Fue un desahogo tremendo": la palabra de la primera enfermera en vacunarse con la Sputnik V

Juliana Torquati tiene 38 años y fue la primera en ser inyectada con la vacuna rusa en la provincia de Buenos Aires. 

Juliana Torquati tiene 38 años, se desempeña como enfermera en el Hospital Interzonal General de Agudos "General San Martín" de La Plata, provincia de Buenos Aires, y se convirtió en la gran protagonista de este martes al ser la primera en recibir la vacuna rusa Sputnik V cerca de las 8.30, media hora antes de que comience la campaña de vacunación de manera simultánea en diferentes partes del país.

Juliana Torquati recibió la primera vacuna contra el COVID-19

Junto a ella también fueron vacunados el médico intensivista Sahar Tal Benzecry, la trabajadora de limpieza del área de terapia intensiva, Alejandra Littieri, ambos del Hospital San Martín, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Tranquila, desbordada de confianza y con las esperanzas puestas en la vacunación para combatir el COVID-19, Torquati dialogó con BigBang y aclaró que la llegada de la vacuna -la primera en ser registrada en el mundo contra la pandemia- significa un "desahogó muy grande" para todos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La enfermera de 38 años fue la primera en recibir la inyección este martes, luego le siguieron  BenzecryLittieri y el propio Kicillof. "Fui la primera esta mañana, por lo menos en la provincia de Buenos Aires", dijo con cierto entusiasmo y la alegría propia de saber que el personal de salud comenzará, de a poco, a contar con una herramienta eficaz para combatir el coronavirus y que tanta falta hacía hasta este momento. 

Consultada sobre cómo fue seleccionada para ser la primera en ser vacunada en la provincia de Buenos Aires, Torquati aclaró que el lunes la llamaron desde la dirección del Hospital San Martín y le preguntaron si estaba interesada en aplicarse la Sputnik V. "Mi repuesta fue un gigante ´¡SI!´. Después de media hora de aplicada, ya se puede hacer vida normal como cualquier otra vacuna", explicó.

Y agregó: " Lógicamente, luego de aplicada la inyección no hay que hacer ningún tipo de esfuerzo innecesario en las próximas horas. Pueden aparecer algunos problemas adversos, como temperatura alta o hinchazón en los brazos. Pero estos efectos ocurren con cualquier vacuna. De hecho, yo reforcé mi calendario de vacunación este año, antes de la pandemia, y me quedaron los brazos todos colorados e hinchados, algo que por ahora no me ocurrió". 

Durante la charla con este portal, Torquati se mostró firme y muy positiva, sabiendo que tuvo que superar miles de obstáculos y luchar contra viento y marea para poder estar presente durante este día histórico en el país. En estos casi diez meses de pandemia -aclaró- tuvo que ver la peor cara de la enfermedad: "Las altas probabilidades de muerte las vi muchas veces y hasta lo pasé con allegados".

Por esta misma razón, se muestra feliz y afirma que la llegada de la vacuna rusa "es un desahogo tremendo" y le da a los argentinos "muchas esperanzas de que esto sea el principio del fin". "No es grato el trabajo del empleado de salud. Trabajar en terapia intensiva es una tarea ardua para cualquier profesional. La pandemia a mi en lo personal me afectó de cerca: yo tuve COVID-19, el 2 de octubre me avisaron del positivo", contó.

Al mismo tiempo, remarcó que varias veces le tocó bailar con la más fea en su puesto de trabajo: "A nivel profesional nunca viví algo así. Hoy miraba la credencial que me dieron y no podía creer lo que trabajamos, lo saturados que estamos y todo lo que vivimos hasta la fecha. Tanto trabajamos, negreamos, lloramos y pataleamos para poder llegar a este momento. Esta vacuna es un desahogo tremendo".

Juliana Torquati, con una máscara de snorkel adaptada para uso médico.

Si bien recuerda a cada uno de los pacientes que no lograron superar la enfermedad, le aclaró a este sitio que los médicos no son los únicos "héroes" en esta crisis sanitaria. "Los héroes somos todos. Escuché un montón de veces decir que somos la primera línea de batalla y en realidad creo que somos la última", explicó, antes de desarrollar su postura sobre el concepto del heroísmo plasmado en los profesionales de la salud. 

"Desde mi visión, somos la línea final porque somos la última oportunidad de sobrevivir de una persona que está transitando la enfermedad y que cayó en terapia intensiva. Las altas probabilidades de muerte la vi muchas veces, la pase con allegados y nunca viví en mi carrera, y en la vida misma, la desesperación que nos trajo la pandemia. Esto es una tarea entre todos, todos debemos cuidarnos entre sí", sostuvo.

Por otra parte, la enfermera opinó que las especulaciones e informaciones que andan dando vuelta acerca de la vacuna rusa Sputnik V están orientadas, de alguna manera, desde la "malicia". "La vacuna está armada por profesionales de la ciencia y no por opinólogos. Mi consejo es vacunarse todos porque es la única manera de superar este mal", explicó, poniendo todas sus esperanzas en el plan de vacunación propuesto por el gobierno.

Y sobre los aumentos en la cantidad de infectados diarios en los últimos días, sumó: "El aislamiento fue largo, pero efectivo. Fue una de las principales herramientas que tuvimos para combatir esta enfermedad. Entiendo que hay mucha gente que quiere vacacionar y juntarse. Esta época del año es hermosa, todos queremos salir a hacer compras y no se puede estar adentro eternamente. Sería lo mejor hacerlo, pero es difícil".

Ante esta dramática situación, causada por el cansancio en general de parte de la sociedad, las fiestas y la llegada del verano, Torquati pidió: "Yo solo pido medidas lógicas, el que decide irse que lo haga en un grupo reducido y mantenga los protocolos vigentes, como el uso del barbijo y el distanciamiento social. Es muy difícil dar un consejo a esta altura del año, pero hay que ser realistas y mantener los protocolos". 

Por último, se tomó unos segundos para "agradecer" el inmenso desempeño de sus compañeros en esta pandemia, en especial de los enfermeros. "Somos pocas personas y enfermería es una de las carreras menos elegidas y conocidas en el país. Yo estudié muchas cosas, pero me recibí de enfermera porque fue la que me llenó. La tarea del enfermero es enorme y muchas veces es desconocida y desvalorizada", remarcó.

Y concluyó: "Necesitamos muchas manos en eso y una vez que esto pueda superarse, la escasez de enfermeros en el área de medicina debería ser tratado por el Ministerio de Salud". Este martes se dio inició al operativo nacional de vacunación contra el coronavirus en territorio bonaerense, que, según palabras del propio gobernador de la provincia de Buenos Aires, marcará "el principio del fin de la pandemia" en el país.

Temas

  • Hospital San Martín
  • Juliana Torquati
  • Sputnik V
  • Vacuna
  • Calendario Nacional de Vacunación
  • Coronavirus
  • COVID-19

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios