Secciones
Alarma entre los intensivistas

"Estamos sin camas en la Ciudad y ventilando pacientes en pasillos mientras se discute la presencialidad de los chicos"

El jefe de terapia intensiva del Sanatorio Otamendi advirtió que el sistema hospitalario está desbordado y que falta infraestructura, personal y recursos para afrontar la segunda ola.

Después de que la Corte Suprema fallara en contra del Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Alberto Fernández y suspendiera la prohibición de la presencialidad de las clases en la Ciudad de Buenos Aires, desde el sector sanitario porteño advirtieron que la situación llegó a un punto de "colapso" y que no hay camas disponibles en las terapias intensivas, pese a las cifras oficiales divulgadas por la administración de Horacio Rodríguez Larreta.

"Estamos en una situación de colapso sanitario y quiero ser taxativo en esto. Es el desborde de los sistemas hospitalarios que están sobrepasados por insuficiencia de infraestructura, personal y recursos necesarios para afrontar las circunstancias epidemiológicas y es por eso que la mortalidad aumenta drásticamente", advirtió Arnaldo Dubín, Jefe de terapia intensiva del Sanatorio Otamendi, al tiempo que explicó: "Ahí encontramos la explicación al 67 por ciento de mortalidad en terapia intensiva reportado por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires la semana pasada".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Consultado en C5N sobre la ocupación de camas de terapia intensiva que, de acuerdo al Gobierno porteño alcanza el 83 por ciento, Dubín denunció: "Hay estadísticas y porcentajes que no entiendo. Es una quimera conseguir una cama de terapia intensiva en la Ciudad de Buenos Aires. En los principales hospitales públicos y privados de la Ciudad estamos ventilando mecánicamente pacientes en guardias, en shock rooms, en salas que no están preparadas ni en infraestructura, ni en personal. La ventilación es la situación más invasiva y compleja de la terapia intensiva".

"La verdad es que estaría tan feliz si la ocupación fuera del 83 por ciento. No es la situación que vivimos los que trabajamos en las terapias intensivas. La situación es de colapso, es cada vez más difícil la atención de los pacientes. Estamos haciendo cosas que son inauditas: ventilando mecánicamente en cualquier lado. Hay un montón de pacientes que están internados en habitación común y que en otro momento estarían en una terapia intensiva", sumó.

Consultado sobre si consideraba que se estaban tomando las restricciones necesarias en territorio porteño para evitar el colapso, Dubín advirtió: "En cuarenta año que tengo de relación con la terapia intensiva jamás enfrenté algo así. Pero el centro no somos los intensivistas, ni el personal de salud; la principal preocupación es la vida en riesgo de miles de argentinos. En este contexto, en el que el sistema sanitario está superado y colapsado, lo único que podemos hacer para limitar la magnitud de la tragedia es ser respetuosos de las restricciones. Cuando las responsabilidades individuales no son suficientes, el Estado y cada uno de los gobiernos debe asumir sus propias responsabilidades".

"A mí me preocupa que no solamente hay resistencia a las medidas, incluso de los sectores más comprometidos epidemiológicamente, sino que además parece haber una ausencia brutal de controles. Tendríamos que tener medidas más restrictivas. Esa es una opinión compartida por la inmensa mayoría de quienes trabajamos en el sistema de salud. De la misma forma que considero unanimidad esté en el centro de la discusión la cuestión de la presencialidad, que estemos jerarquizando el eventual daño psicológico que pueden tener los chicos por algunas semanas que no van a ir a las clases en forma presencial, cuando está en riesgo inminente la vida de miles de compatriotas".

Hoy, cualquier resistencia a las restricciones es un atentado contra la salud pública, venga de donde venga"

Por último, Dubín señaló: "Aún estando todo el día en la terapia intensiva creo que este partido se juega afuera de la terapia, se juega con las restricciones. La oposición y algunos sectores políticos están atentando contra la salud. Hoy, cualquier resistencia a las restricciones es un atentado contra la salud pública, venga de donde venga".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios