Secciones
Tragedia en córdoba

"Los visitantes no tienen la culpa", dice el funcionario que debe cuidar las canchas

La muerte del hincha de Lanús Daniel Jerez en un enfrentamiento con la policía antes de un partido contra Estudiantes en La Plata determinó, en el 2013, la prohibición del ingreso de público visitante a las canchas. 


Emanuel Balbo sufrió una agresión que lo dejó al borde de la muerte en un partido sin público visitante.

Sin embargo, en los años posteriores poco y nada cambió en lo que respecta a la violencia en las canchas. Esta tarde, el cordobés Emanuel Balbo falleció dos días después de ser atacado en el clásico Belgrano - Talleres, que se jugó sólo con público local

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"La violencia que arruina los espectáculos deportivos es independiente de que haya o no visitantes", concuerda en ese punto Juan Manuel Lugones, secretario ejecutivo de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte de la Provincia (APREVIDE) y autor del libro "Barrabravas para todos", en charla con BigBang.

"Lo que pasó ayer fue una 'vendetta' por una cuestión ajena que explota en el fútbol", agrega. "Vamos a seguir teniendo violencia como se tiene en los barrios de cualquier provincia. El público visitante no es la causa de todos los males"

El delito, filtrado en las barras

Si bien Lugones define como un "cáncer del fútbol" a los barrabravas, también reconoce que "la mayoría de la gente que va a la cancha va a vivir la fiesta en paz, no tiene en mente crear ningún problema".

El dolor de los familiares de Balbo en las afueras del hospital (Foto: Ramiro Pereyra/La Voz del Interior)

En ese punto, destaca que la violencia en las canchas tiene una relación creciente con el hecho de que "gente del delito se pasa a a las barras" lo cual genera "hinchadas cada vez más pesadas".

Así, se genera un fenómeno en el cual, según Lugones, "mucha gente va a la cancha a saldar deudas y hay peleas entre bandas de diferentes barrios". El funcionario cita como ejemplo el enfrentamiento con armas de guerra, en noviembre del año pasado, entre dos facciones de la barrabrava de Deportivo Merlo en la previa del partido entre ese equipo y Midland. 

Lugones destacó que la violencia aumenta "por el ingreso a las barras de gente del mundo del delito".

"El ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo ha dicho que hay una especie de puerta giratoria del delito. En la violencia en el fútbol pasa lo mismo", remarca el funcionario. "Las penas no son severas: metemos presos a barras y al tiempo están de vuelta en la cancha. Estamos a favor del estado de derecho y de que todas las personas tengan las garantías que la Constitución les marca, pero para soluciones duraderas necesitamos acciones políticas y una justicia más dura". 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!