Secciones
Es de a dos: cómo se usan, cuáles son y todos los mitos sobre los anticonceptivos para hombres
Actualidad Igualdad

Es de a dos: cómo se usan, cuáles son y todos los mitos sobre los anticonceptivos para hombres

Las opciones con las que cuentan los hombres para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. 

Cuando se habla de anticoncepción, siempre se cuestiona la acción de la mujer. Se analiza si consume pastillas anticonceptivas o DIU, incluso si controla las fechas de su ovulación. Pero llegó el momento de hablar sobre qué hacen ellos, los hombres.  


¿Cómo cuidarse? ¿Por qué? ¿De qué manera? Esas son algunas de las preguntas que resultan ser fáciles de responder desde la teoría, pero en la práctica la situación cambia. No hace falta explicar demasiado. Las mujeres muchas veces deben enfrentarse con la situación de insistirle a su compañero para que en la intimidad se coloque el preservativo. Y no son pocas las que acceden bajo presión a ingerir pastillas o recurrir a métodos invasivos, pese a que la responsabilidad es compartida.

Es tiempo de que los hombres se hagan cargo de su responsabilidad dentro del acto sexual. Vamos a hablar claro: los hombres tienen básicamente dos maneras para poder cuidarse durante las relaciones sexuales: la vasectomía y el uso de preservativos. 

La vasectomía es un método anticonceptivo permanente, que se puede realizar en consultorio a pacientes sanos o en quirófano en pacientes con enfermedades graves. Consiste en la ligadura y corte de los conductos deferentes que llevan los espermatozoides del testículo al pene. El hombre continuará produciendo líquido seminal, con la diferencia de que no habrá espermatozoides en el mismo.

Este método no es inmediato y se recomienda utilizar algún método anticonceptivo durante los tres meses siguientes a la realización de la cirugía y la realización de un examen seminal para corroborar la ausencia de espermatozoides en la eyaculación.

La vasectomía es una procedimiento que puede revertirse.

En el caso del preservativo, profiláctico o condón masculino (llámele como quiera, pero úselo) es una funda fina y elástica para cubrir el pene durante el coito, a fin de evitar la fecundación y el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual. Es un dispositivo médico fabricado en hule látex.

El condón se emplea como parte de los métodos de prevención primaria para evitar la trasmisión de enfermedades durante las relaciones sexuales.

Se entiende por uso consistente del preservativo su utilización en el 100% de los coitos. Para tirar abajo la idea de complejidad de uso, te resumimos en pocos pasos cómo evitar errores frecuentes en la colocación. No hay excusas para usarlo, fin de la cuestión. 

No hay excusas: cómo se coloca un preservativo en 6 pasos

  1. Confirmar que el condón esté dentro de la fecha de caducidad y que el embalaje no esté dañado con rasgones o agujeros.
  2. Abra el empaque con cuidado. No utilice dientes, uñas, cuchillos o tijeras. Sostenga la punta del condón e intente desenrollar un poco identificar el lado correcto. Si el condón no desenrolla, gire la punta hacia el otro lado. 
  3. Desenrolle el condón hasta la base del pene y después, sosteniendo la base del preservativo, tire ligeramente la punta para crear un espacio entre el pene y el condón. 
  4. Apriete bien el espacio creado en la punta del condón para retirar todo el aire.
  5. Después de la eyaculación, retire el condón con el pene todavía erecto y cierre con la mano la abertura para evitar que el esperma salga.
  6. Haga un pequeño nudo en el centro del preservativo y tírelo a la basura. 

El condón también debe ser utilizado durante el contacto del órgano genital con la boca o con el ano para evitar que estos órganos sean contaminados con algún tipo de enfermedad. 

Hay varios tipos de condones: varían de tamaño, color, espesor, material y hasta el sabor, pudiendo ser fácilmente comprados en las farmacias y algunos supermercados. Además de esto, los condones también se pueden adquirir en los centros de salud de forma gratuita. 

ERRORES MÁS FRECUENTES POR FUERA DE LA COLOCACIÓN

  • No observar si existen daños

Muchos hombres olvidan observar el paquete para verificar la fecha de caducidad y buscar posibles daños que podrían reducir la eficacia del condón.

Qué hacer: antes de abrir el paquete es importante corroborar la fecha de caducidad y verificar si el envase está en condiciones. 

  • Colocarse el preservativo tarde 

Más de la mitad de los hombres se coloca el condón después de iniciar la penetración, pero antes de eyacular para evitar un embarazo. 

Qué hacer: debes colocarlo antes de iniciar cualquier tipo de penetración y antes del sexo oral. 

  • Desenrollar el condón antes de colocarlo

Desenrollar el preservativo completamente antes de colocarlos dificulta el proceso y puede generar pequeños daños que aumenten el riesgo de contagiarse de enfermedades de transmisión sexual. 

Qué hacer: el condón debe ser desenrollado en el pene, desde la punta hasta la base. 

  • No dejar espacio en la punta del condón 

Después de colocar el profiláctico es común olvidarse de dejar un espacio libre ente la cabeza del pene y el preservativo. Esto aumenta las posibilidades de que el condón se rompa, especialmente después de la eyaculación, cuando el esperma sale y no tiene donde crear. 

Por último, recuerda que el profiláctico se utiliza una sola vez. Debe descartarse luego del coito.  Parece tonto decirle, pero es necesario: No se lava, no se guarda ni nada similar. 

No uses los dientes, ni tijeras para abrir el paquete.

MÁS OPCIONES PARA ELLOS... EN EL FUTURO

Si ampliamos sobre ésta temática, de acuerdo a la información presentada de por científicos en Seattle, en Estados Unidos, los métodos que estarán disponibles para los hombres en un futuro cercano son: 

  • Pastillas 

Se trata de un producto que saldrá al mercado próximamente y deberán ser tomadas todos los días. Científicos investigan hormonas como la testosterona, progestina y andrógenos con el objetivo de logar una inhibición en la producción de esperma.
Existe diferentes efectos secundarios como aumento de peso y brotes de acné, así como ciertos riesgos para la salud, como enfermedades cardíacas y depresión; sin embargo, demostraron ser muy efectivas sin afectar la fertilidad. Estas hormonas no funcionan en aproximadamente en un 5% de los hombres, problema cuya causa los especialistas aún no pueden determinar. 

  • Inyecciones 

Una inyección de hormonas cada tres meses es otra de las alternativas que ofrece el futuro en términos de control de natalidad. 

  • Parches - Gel 

Los anticonceptivos como el gel o los parches funcionan a base de testosterona y se aplican en la piel. Funcionan en la misma forma que la pastilla, pero el incremento en la testosterona provocó cambios de humor en ciertos varones. 

  • Implantes en piel

Con una duración efectiva de 12 meses, estos productos se implantan en el brazo del hombre. Contienen una combinación de andrógenos y progestina. Por el plazo de duración de este método, se convierte en uno de los más prometedores, aunque uno de sus puntos negativos es que el implante se percibe en el bícep. 

Por otro lado, también existen investigaciones para desarrollar un método basado en los efectos de la vitamina A sobre la fertilidad masculina: los hombres que tienen una muy baja cantidad de dicha vitamina en sus organismos. Aún están por determinarse las fechas en los que estos productos serán lanzados al mercando, sin embardo serán alternativas efectivas y diversas para evitar un embarazo no deseado. 

Ahora te toca a vos. ¿Qué método preferís?

Temas

  • Igualdad
  • Relaciones sexuales
  • Anticonceptivos masculinos
  • Preservativo
  • Implante en piel
  • Parches
  • Gel
  • Inyecciones
  • Hormonas
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Vasectomía

Comentarios