Secciones
Fue golpeado por una patota por ser gay y la condena fue leve:
Actualidad Les dieron tres años de prisión en suspenso

Fue golpeado por una patota por ser gay y la condena fue leve: "No fue un fallo aleccionador"

Por primera vez la Justicia agravó una condena por una golpiza cometida contra un joven homosexual.

Por Agustina Acciardi

Tres semanas atrás, luego de una larga espera, el fiscal que investigó la golpiza que recibió Jonathan Castellari el año pasado por ser gay, pidió en un juicio abreviado que los siete agresores fueran condenados a tres años de prisión en suspenso por el ataque homofóbico que cometieron.


Además, solicitó que por primera vez se aplique al agravante por "odio hacia la orientación sexual", cosa que finalmente el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional n° 16 de la Ciudad de Buenos Aires confirmó.

De esta manera, se condenó a los agresores a tres años de prisión en suspenso, mientras que también se les impuso 96 horas de trabajo comunitario en el Hospital Fernández, cosa con la que según explicó a BigBang el joven agredido, no está del todo de acuerdo. "No creo que esto sea aleccionador para el resto de las personas", aseguró angustiado.

Jonathan Castellari no está conforme con la pena que recibieron sus agresores.

El hecho que vivió Castellari estará para siempre grabado en su memoria. No sólo porque debió estar internado varios días por una operación a la que debió someterse, sino porque vivió en primera persona el dolor de la discriminación.

Según contó él en su Facebook luego de que le dieran el alta, el primero de diciembre del año pasado entró a una casa de comidas rápidas ubicada Córdoba y Medrano, y enseguida escuchó que unos jóvenes se burlaban de él por ser homosexual.

Los comentarios por lo bajo duraron poco, porque enseguida la patota lo comenzó a golpear de una manera tan brutal, que le provocaron muchos cortes en la cara, la rotura de sus dientes y hasta la fractura de uno de sus pómulos.

Un año después de eso, finalmente Gastón Alejandro Trotta, Alejandro Matías Trotta, Rodrigo Nahuel Cardozo, Facundo Curto, Juan Bautista Antolini, Jonathan Antony Romero Escobar y Juan Ignacio Olivieri reconocieron haber atacado a Jonathan Castellari por su orientación sexual, lo que les permitió acceder a un juicio abreviado con la Fiscalía que investigó el ataque.

El joven agredido reconoció anteriormente en comunicación con BigBang que nunca estuvo interesado en que los agresores fueran a prisión, aunque ahora, después de la sentencia, también aceptó que no está del todo de acuerdo con la condena que recibieron, ya que los jueces María Cristina Bertola, Gustavo González Ferrari e Inés Cantisani decidieron una pena de tres años de prisión en suspenso y sólo 96 horas de tareas comunitarias en el Hospital Fernández y no en algún lugar relacionado con la colectividad homosexual o trans, como él siempre quiso.

"No estoy conforme porque yo desde el principio dejé en claro que quería que las tareas comunitarias fueran en lugares que tienen que ver con la comunidad homosexual. Ahora van a hacer sólo 96 horas y en el Hospital Fernández", dijo decepcionado.

Castellari opina que las tareas comunitarias deberían ser una organización vinculada al colectivo gay o trans.

Desde la golpiza que recibió, Castellari está bajo tratamiento psiquiátrico y psicológico, por lo que este último año no fue nada sencillo para él.

"Los dos primeros meses no salía de casa porque no podía. Hoy sigo medicado, y este tiempo estuve esperando la resolución de la condena para ver cómo seguía yo después de esto", explicó, al mismo tiempo que agregó que esta sentencia no hace que él se sienta mejor, sino que muy por el contrario, lo obliga a sacar fuerzas de donde no tiene.

"Esperaba que se retribuyera lo que me pasó con sus tareas, y que se haga un bien. Que pagaran haciendo un bien, porque desde el principio se planteo que se eduquen. A mi lo que me reconfortaría es que trabajaran en Casa Trans para que estén rodeados con gente de la comunidad y entiendan que no tenemos que morir", comentó apenado.

 

Por esto mismo, Castellari evaluará junto a su abogado la posibilidad de apelar el fallo, ya que cree que la condena puede tener otro final y resultar aleccionadora para el resto de las personas, cosa que según él con esta pena no ocurrirá.

En este sentido, reveló que la denuncia contra sus agresores se la tomaron cuando aún estaba detenido, y que la posibilidad del juicio abreviado llegó muy rápido y contó que él aceptó porque tenía miedo de que si la causa llegaba a juicio, las condenas quedaran en la nada.

Castellari probablemente apelará el fallo.

"Como no creo en la cárcel, prefiero algo aleccionador, pero insisto en que 96 horas de tareas comunitarias no significan nada durante los 3 años. Entiendo que está buenísimo que se condenen estos hecho por la condición sexual o por cualquier crimen de odio, y me encantaría poder celebrar que es el primer caso con esta carátula, pero no puedo porque yo se lo que sufro cada día que me levanto", aclaró apenado.

Por último, sostuvo que los condenados nunca le pidieron disculpas por lo que le hicieron, ni tampoco intentaron comunicarse con él para hacerle saber que estaban arrepentidos. "Yo no tenía miedo a una golpiza antes de esto, no esperaba recibir una violencia tan explícita, por eso quiero que sea que el fallo sea aleccionador", cerró.

Temas

  • Les dieron tres años de prisión en suspenso
  • Golpiza
  • Homosexual
  • Juicio Abreviado
  • Fallo
  • Tareas comunitarias

Comentarios