Secciones
Actualidad

Pérez Volpin: la querella pide el procesamiento del endoscopista y la anestesista por “homicidio culposo”

La familia de la periodista sostiene que el endoscopista “la perforó” y la anestesista “no vio” que mostraba señales de riesgo. “Actuaron con total negligencia e impericia de su profesión, en su arte de curar”, dijeron los abogados.

La investigación sobre el sorpresivo fallecimiento de la periodista Débora Pérez Volpin sigue en pie y la familia de la muy querida legisladora porteña apunta contra el endoscopista, Diego Ariel Bialolenker, y la anestesista, Nélida Inés Puente, quienes llevaron adelante el procedimiento durante el cual se produjo su muerte en el Sanatorio La Trinidad de Palermo.

Pérez Volín falleció a causa de una perforación en el esófago que generó un barotrauma.

Ambos fueron citados y declararon la semana pasada en el Juzgado Criminal y Correccional número 57. El endoscopista estuvo, según su abogado, "absolutamente angustiado" y "en estado de shock" luego de la intervención en el Sanatorio La Trinidad.

Mientras que por otro lado, la anestesista no dudó y culpó a su compañero por lo sucedido."Cuando retira el endoscopio Bialolenkier no me dijo nada sobre una posible lesión y/o diagnóstico sobre que ocurrió", aseguró la profesional ante el juez.

Cuando el juez le preguntó si sabía qué era lo que había ocurrido con Pérez Volpin, Nélida Puente fue clara: apuntó todas sus sospechas contra su compañero de trabajo. "Hubo una perforación en el esófago por donde ingresó aire", dijo como explicación.

Y sentenció: "No hay otro lugar por donde pueda entrar aire al mediastino, sino es por la lesión y por el aire insuflado del aparato endoscópico". Frente a este testimonio, los abogados de la familia de Pérez Volpin pidieron el procesamiento para ambos.

Diego Bialolenkier aseguró que no cometió ningún error mientras le hacía el estudio a Pérez Volpin.

La querella sostiene que tanto Bialolenker como Nélida Inés Puente incurrieron en el delito de homicidio culposo, que incluye negligencia e impericia en el arte de curar. Es así que de corroborarse este hecho podrían recibir una pena de hasta 5 años de prisión y hasta 10 años de inhabilitación para ejercer su profesión.

De esta manera, los abogados Diego Pirota y Deborah Lichtmann solicitaron ante el magistrado Carlos Bruniard, en el Juzgado Criminal y Correccional N°57 el procesamiento de ambos profesionales “en calidad de autores penalmente responsables del homicidio” de Débora Pérez Volpin al considerar que "actuaron con total negligencia e impericia".

El escrito detalla que Bialolenker “la perforó con el equipo endoscópico” y que la anestesista no supo darse cuenta de que “la paciente mostró enseguida signos de perforación” a pesar de sus amplios años de experiencia. “Posiblemente porque estaba distraída y, sin lugar a dudas, porque no preparó todo el equipamiento completo para poder advertirlo a tiempo”, señalaron.

A su vez, en el documento manifiestan que ambos “vieron el cuerpo de Pérez Volpin hincharse hasta no poder distinguir si se trataba de un hombre o de una mujer, ambos la vieron luchar por su vida con evidentes signos de perforación; y ninguno, a pesar de su vasta experiencia, actuó como correspondía y, mucho menos, diagnosticó lo que estaba sucediendo”.

La autopsia de Pérez Volpin.

Por último, la familia de la respetada y entrañable periodista sostiene que el endoscopista “la perforó” y la anestesista “no vio” que Pérez Volpin mostraba señales de riesgo. “Actuaron con total negligencia e impericia de su profesión, en su arte de curar”, sentenciaron.  

Temas

  • Pérez Volpin
  • Débora Pérez Volpin
  • Nélida Inés Puente
  • anestesista
  • muerte
  • Autopsia
  • La Trinidad
  • Diego Bialolenkier
  • endoscopista
  • Esófago
  • Familia
  • homicidio culposo
  • Abogado
  • Investigación
  • Sanatorio de la Trinidad
  • Estudio
  • Abogados

Comentarios