Secciones
Actualidad

La casa azul de Frida Kahlo: tour virtual y la apasionante historia del refugio de la pintora

El lugar puede ser recorrido virtualmente gracias a Google.

La web de Google Arts & Culture ofrece, para entretenerse en cuarentena, recorridos por famosos museos y espacios artísticos de todo el mundo. Uno de ellos es el Museo de Frida Kahlo, que ocupa el hogar en la que la artista vivió en Coyoacán (México DF), conocido como la Casa Azul. 

Construido en 1904 por el padre de Frida, Wilhelm Kahlo, el lugar aplicó un estilo arquitectónico muy utilizado en la época: un patio central con las habitaciones organizadas alrededor, siguiendo el modelo impuesto por las casas de la época colonial. 

Arte e historia

La Casa Azul fue no sólo el espacio que vio nacer el viaje artístico de Kahlo, quien comenzó a pintar mientras estaba postrada en su cama luego de un accidente que la dejó severamente herida. Fue también donde comenzó a armarse su tormentosa relación con el pintor muralista Diego Rivera, quien comenzó a visitarla frecuentemente luego de que ella lo invitara a conocer su arte. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Ya con ambos viviendo juntos, en 1937 el lugar tuvo un visitante ilustre: León Trotsky, quien escapaba de la persecución del su antiguo camarada, el líder soviético Josef Stalin. A pesar de que el ruso llegó con su esposa Natalia Sedova, comenzó un fogoso romance con Frida que terminó trágicamente cuando fue asesinado por el español Ramón Mercader

Leé también | 

Otros famosos visitantes, como la cantante Chavela Vargas, la actriz María Félix o el fotógrafo alemán Fritz Henle pasaron tiempo en la casa mientras iba cambiando su fisionomía.

La fachada original, de estilo francés, fue simplificada y pintada de azul eléctrico. Con ayuda creativa del arquitecto Juan O'Gorman,  Rivera construyó una nueva ala para la casa, en piedra volcánica.También se levantó un nuevo estudio para Frida. 

Leé también | 

Este espacio, por supuesto, es uno de los principales atractivos del museo, conin,uras, pinceles, libros y cuadernos. La cocina, mientras tanto, permanece en el mismo estado en el que Kahlo la dejó luego de su muerte en 1954, reflejando el interés de la artista por cocinar con utensilios y técnicas tradicionales de México.

Tanto ella como Rivera eran apasionados coleccionistas de objetos relacionados con la cultura mexicana. En la Casa Azul, así, pueden encontrarse piezas arqueológicas prehispánicas, representaciones de San Judas, telares y plantas autóctonas.

Además, claro, hay varias pinturas de Frida, como Viva la vida, El marxismo dará salud a los enfermos, Frida y la cesárea, Naturaleza muerta con bandera, Retrato de Marta Procel, Retrato de mi familia, Retrato de mi padre Wilhelm Kahlo y Los hornos de ladrillos.

Temas

  • Frida Kahlo
  • México
  • Arte
  • Pintura
  • Museo

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios