Secciones
Actualidad

Amor en cuatro patas: tras la polémica, ¿dónde descansarán los restos de Capitán, el perro fiel?

El lunes pasado,  el país lloró la muerte de Capitán, el perrito cordobés que dejó este mundo a los 16 años, y que se pasó 10 visitando la tumba de su dueño, Miguel Guzmán. Después sobrevino la polémica: cuál era la mejor manera de honrar la memoria del perrito. En un principio, la municipalidad de Villa Carlos Paz propuso enterrar los restos de Capitán en una plazoleta y hacerle un monumento. Pero los proteccionistas de Carlos Paz se opusieron y plantearon que debía descansar en el mismo sitio que Miguel. Finalmente, se llegó a un acuerdo. 


Capitán. Gentileza La voz del interior

Elizabeth Caserta, de la Fundación Proteccionista de  Villa Carlos paz explicó: "Los restos de Capitán se van a enterrar en el cementerio, pero no en el nicho con el propietario, sino en una de las rotondas que conforman el espacio verde del cementerio. Allí se va a hacer un monumento en su memoria".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
Se hizo habitué del cementerio para visitar a su dueño, Miguel Guzmán, fallecido en 2006. 

La saga de Capitán, su extraordinaria lección de fidelidad, recorrió el mundo y conmovió aún a los más insensibles. No obstante, había quienes planteaban, con cierta prudencia, que no correspondía enterrar a un animal en el mismo lugar donde habitualmente se entierran seres humanos. Cierto es que es imposible -al menos mediante métodos reconocidos por la ciencia- o saber la opinión de los fallecidos, los principales afectados. 

Ahora se encontró una solución salomónica: Capitán descansará en paz en el cementerio, pero no en el área donde se entierran personas. Su alma no deberá tomarse un colectivo para visitar a la de Miguel Guzmán. En estas horas se consensuaba el texto de la placa conmemorativa. 

Una historia conmovedora

Miguel Guzmán murió en marzo de 2006. Meses después, Capitán desapareció de su hogar. Reapareció,  increíblemente, en el cementerio de la ciudad. Se convirtió en uno de los muchos perritos lo frecuentan. Un día, y aquí comienza la magia, apareció frente a la tumba de su dueño. Allí, pegado a la tumba, lo halló la familia que lo había criado. Allí estuvo, durante años y años, la mayor parte del tiempo. Lo sorprendente, además, es que la familia jamás lo había llevado al cementerio. ¿Cómo supo Capitán que en ese lugar descansaban los restos de su dueño?

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!