Secciones
Actualidad

Arranca la temporada de alergias: cómo prevenirlas y los síntomas a tener en cuenta

 Columna especial de la médica pediatra Sabrina Critzmann (MN 148279).

Después de tanto frío, por fin empezó la primavera. ¡Qué hermosa sensación! Se alargan los días, aparecen nuevos colores en el paisaje y el clima empieza a ser más templado. Pero, así como llega todo esto, también aparece la famosa alergia.

¿Qué es? La alergia es una reacción de hipersensibilidad del cuerpo ante un estímulo que "lo molesta", y, con el cambio de estación, muchas personas empiezan a moquear y lagrimear. ¿De qué se trata y qué podemos hacer?

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La alergia afecta a mil millones de personas en el mundo y tiene un crecimiento sostenido. Tanto es así, que se estima que para el 2050 esta afectará a cuatro mil millones de individuos. Si bien se considera que las alergias tienen un componente hereditario, hay situaciones que pueden contribuir a su desarrollo, como, por ejemplo, la alta tasa de cesáreas, la alimentación con leche de fórmula, el destete precoz y la introducción muy temprana de alimentos alergénicos.

El modo de vida occidental, lejos del contacto con la naturaleza y los animales; muy ligado al sedentarismo, al consumo de productos ultraprocesados, a la baja exposición al sol y a la excesiva higiene, también sería un factor predisponente.

¿Cuáles son los síntomas? Hay diversos tipos de alergias: aquellas estacionales, que surgen con el cambio de estación; y otras que se padecen todo el año. También se puede clasificar de acuerdo a si afectan puntualmente la piel, el tracto respiratorio o por si se desencadenan por el consumo de algún alimento puntual.

Los alérgenos (sustancias ante las que reacciona el cuerpo) posibles son numerosos: el polen, el moho, los ácaros, la caspa y el pelo de algunos animales, entre otros. ¿Por qué las alergias se suelen exacerbar en primavera? Porque miles de flores, pastos y árboles buscan sobrevivir como especie, por eso deciden esparcir miles de partículas de polen por el aire. Estas partículas son transportadas por el viento, insectos y otros seres vivos; y cuando toman contacto con la persona alérgica, desencadenan el cuadro de síntomas. 

Los síntomas suelen ser:

  • Congestión nasal y estornudos frecuentes.
  • Ojos llorosos e irritados.
  • Goteo nasal.
  • Dificultad para respirar.
  • Ronquidos frecuentes.

¿Cómo podemos ayudar?

-Consultar al médico de cabecera (pediatra o médico generalista) para evaluar si se requiere medicación e interconsulta con el médico especialista en alergias. Es importante no automedicar, sobre todo en niños y niñas.

-Tener una alimentación basada en alimentos simples (frutas, verduras, legumbres, cereales, etc.), evitando productos ultraprocesados que causan inflamación a raíz de su gran contenido de colorantes, conservantes y otros aditivos.

-Ventilar los ambientes y evitar los muñecos de peluche y cosas que junten polvo.

-Evitar el contacto con el cigarrillo. El tabaco y otros irritantes empeoran los cuadros.

-Promover, acompañar y sostener la lactancia materna.

-Promover el contacto con la naturaleza desde la primera infancia.

La primavera siempre es una explosión de luz y color, un momento donde el mundo se renueva y decide volver a mostrar todo su esplendor después del frío del invierno. Las alergias pueden ser muy molestas y empañarnos este día a día, así que no dudemos en consultar al profesional pertinente que puede ayudarnos a sentirnos mejor.

Si te interesó la columna, podés encontrar a la autora en InstagramFacebook y su página Web.

Temas

  • Primavera
  • alergia
  • consejos

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios