Secciones
Actualidad

Brindando entre amigos: cumple 15 años 878, el bar que le cambió la cara a la coctelería porteña

¿La clave del éxito? Su enfoque simple y sin vueltas. 

Por Natalia Torres

Alejándose del bullicio de Palermo, hace 15 años nacía en Villa Crespo el bar 878, uno de los pilares del renacimiento de la coctelería de autor en Argentina. Desde sus humildes comienzos -atendido por los propietarios Julián Díaz y Florencia Capella (quienes también son pareja), más un solo camarero- se convirtió en un auténtico clásico de la noche porteña. Y mañana desde las 20 celebrará con un brindis especial junto a amigos y habitués de siempre. 

Julián Díaz y Florencia Capella, los fundadores de 878.

"Creo que el principal aporte del bar fue cierto espíritu democratizador de la cocteleria y de la noche en sí", analiza Díaz en charla con BigBang observando el recorrido de su "hijito" en el ambiente local. "Siempre se planteó como un bar para el barrio y con la mayor cantidad de productos: desde cerveza o fernet hasta un trago súper armado con bebidas top. Quería un lugar donde nosotros y nuestros amigos se sintieran cómodos".

No por nada Narda Lepes, quien escribió la contratapa para el libro de cócteles que el equipo del 878 editó años atrás lo definió con tres simples términos ("poca parafernalia, buenos tragos y onda" y alabó no sólo la calidad y el buen servicio sino el hecho de que es "un espacio que está lejos de ser pretencioso". 

Sin cartel, sin pretensiones, así es la fachada del 878.

Más allá de esta filosofía "sin vueltas", está claro que para ningún espacio nocturno es fácil sobrevivir 15 años. Para Díaz, la clave en ese sentido es sostener "la paciencia, la creatividad y la pasión".

"Si no lo hacés para toda la vida salís corriendo. En esta nueva coyuntura siempre tenés el desafío de aggiornar el producto: ya sea porque no entran productos importados, porque de repente había miles o porque cambia la tendencia y hay más producto local. Hay que tener una ductilidad para atravesar etapas no sólo por coyuntura sino por tendencias locales", agrega. 

¡A beber!

Sin dudas la gran ambición del 878 al momento de armar sus cartas fue la de construir una coctelería con identidad nacional, a veces adaptando clásicos internacionales al gusto y las bebidas argentinas. Aquí, algunas recetas para intentar en casa.

El Juan Collins, refrescante pero "pegador".

Juan Collins

Ingredientes

30 ml de gin
30 ml de Cynar
1 golpe de aperitivo Punt e Mes
1 golpe de Hesperidina
50 ml de jugo de pomelo
Soda, para completar
1 rodaja de pomelo

Preparación

Servir los ingredientes en el orden descripto en un vaso de trago largo con hielo entero. Decorar con la rodaja de pomelo u otra fruta cítrica. 

El novedoso Martini de tomates.

Martini de tomates

Ingredientes

75 ml de vodka
50 ml de agua de tomate (el jugo obtenido del centro del tomate)
1 gota de salsa Tabasco
15 ml de jugo de lima
1 pizca de sal
2 alcaparras

Preparación

Colocar todos los ingredientes en una coctelera con abundante hielo, batir con fuerza y colar en una copa cóctel previamente enfriada. Decorar con las alcaparras.

El Refresco N° 1, liviano y frutal.

Refresco N° 1

Ingredientes

3 gajos de lima
1 cucjarada de azúcar
1 ramita de hierbabuena
60 ml de vermut seco
30 ml de pulpa de maracuyá

Preparación

En un vaso largo machacar la lima con el azúcar. Colocar dentro la ramita de hierbabuena, agregar hielo partido hasta completar el vaso y servir el resto de los ingredientes. Tapar el vaso con la parte más grande de la coctelera Boston y batir, o mezclar bien con una cuchara larga. 


 

Temas

  • Coctelería
  • Noche
  • Villa Crespo

Comentarios