Secciones
Tristeza

Pescadores en Corrientes: el misterio de su desaparición y la tristeza de sus familiares

Cayeron al agua hace más de dos semanas. Solo apareció el cuerpo de uno de ellos.

Más de dos semanas pasaron ya del día en que Agustín Barrientos, sus dos primos Ariel y Cristian y un amigo de ellos, Osvaldo Maciel, cayeron al río Paraná a la altura de la isla Meza en la localidad de Corrientes, después de que se diera vuelta el bote en el que habían ido a pescar.

Aunque el cuerpo de uno de ellos apareció a los pocos días, desde entonces no hubo más novedades, y las familias de los jóvenes continúan aún con la búsqueda, aunque cada vez con menos recursos y menos ayuda.

En diálogo con BigBangOlga Alcaraz, tía de tres de los cuatros pescadores, explicó que hace muchos días que no hay novedades, y que después de que encontraran el cuerpo de su sobrino Agustín Barrientos, no se supo más nada de los otros chicos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Varias embarcaciones ya dejaron de buscarlos, es como que se enfrió la búsqueda. La familia sigue al lado del río, el campamento está ahí, las dos familias amanecen ahí", sostuvo.

Desde que se supo que los chicos habían caído al agua, las familias Barrientos y Maciel montaron un campamento en Punta Taitalo, donde juntan el combustible, la mercadería y la comida que necesitan para llevar adelante cada una de las salidas.

"La primera semana eran 15 o 20 embarcaciones y ahora son pocas. Están los compañeros de trabajo de mi hermano y algunos vecinos. Otros que tienen lanchas cuando dejan de trabajar, van a rastrear por ahí", dijo, y agregó que la Prefectura Naval "está y no está", porque son pocas las veces que se comunican con ellos para decirles cómo avanza la búsqueda.

De hecho, después de que la situación tomara estado público, desde la Prefectura se comunicaron una vez con la familia Barrientos, aunque se limitaron a decir las zonas en las que trabajan y que no había novedades ni hallazgos.

Además de la ayuda de los pescadores locales y de la Prefectura, del operativo también participa el grupo Cruz del Sur, quienes aportaron la presencia de buzos que buscaron en el río, aunque los profesionales pudieron llegar hasta los 9 metros de profundidad, cuando el lugar donde fue el accidente tiene hasta 15 metros.

"Ahora nos dijeron que iban a buscar en otra parte, y sino había nada, iban a ir a otra provincia, hasta la entrada de Santa Fe, en la localidad de Derqui, porque los investigadores dicen que la corriente va para ese lado, donde hay un lugar que se planta todo lo que llega por el río. Ellos creen que la corriente ya los arrastró y que por eso no aparecen", sumó desesperanzada.

En medio del drama, las familias intentan ahora comunicarse con la Prefectura de la Nación, para ver si pueden conseguir la ayuda de otros profesionales. "Nadie del Gobierno Nacional ni provincial se ha comunicado con nosotros, ni el intendente, nadie se acercó. Por eso queremos comunicarnos con la Prefectura a nivel Nación, para que si los cuerpos de los chicos aparecen en otro lado, estén atentos", indicó.

Durante estos días, el grupo de rescate rastrilló en una oportunidad con perros dentro de la isla Meza, aunque el rastro de los canes llegó hasta el agua, y en tierra no encontraron nada.

Del mismo modo, se le dio aviso también a los vecinos que viven en la isla, para que estén atentos si notan algo extraño, pero según dijeron, hasta ahora no han visto movimientos fuera de lo común.

"Nos parece extraño que pasaron tantos días y no aparecieron los cuerpos, mi sobrino apareció a los cuatro días y teníamos la esperanza de que aparezcan ellos también. Hay muchas creencias acá en Corrientes, y hasta han tirado al agua pan bendecido, que dicen que eso queda donde está el cuerpo y nada", se lamentó.

Alcaraz también explicó que necesitan de la ayuda profesional de un psicólogo, porque las familias están destruidas, no solo porque no encuentran a los chicos, sino porque tampoco ven movimientos que demuestren que se los está buscando.

El accidente

El hecho ocurrió el sábado 19 de septiembre, día en que los cuatro jóvenes alquilaron un bote para salir a pescar bien temprano. En base a lo que pudieron reconstruir los familiares, ese día se adentraron en el río en compañía del dueño de la balsa (quien manejaba), llegaron a la isla, y luego de pasar toda la tarde de pesca, cuando volvían se levantó un viento fuerte que dio vuelta la embarcación.

Ante esta situación, el dueño del bote logró nadar hasta la orilla, donde fue rescatado algunas horas después del accidente. Al hablar con la Prefectura Naval, el hombre en una primera instancia dijo que iba con otros tres jóvenes, aunque luego se descubrió que en total en cinco y que lo había ocultado porque en Corrientes está permitido que vayan hasta cuatro personas dentro de la embarcación.

De hecho, las familias hasta ahora no saben cuál es la situación procesal de este pescador, debido a que la Prefectura nos les avisó si declaró de manera formal, ni tampoco si permanece o no detenido.

Aunque el cuerpo de Agustín Barrientos apareció sin vida hace más de una semana, de los otros tres chicos aún no se sabe nada, a pesar de que su tía sí aseguró que dos de ellos no sabían nadar. 

Según ella, Ariel Barrientos trabaja por su cuenta como albañil, Cristian es militar e Ignacio tenía su propia barbería, la cual atendía en su casa. En su tiempo libre siempre solían hacer dos cosas: jugar al fútbol y pescar.

Temas

  • Pescadores
  • Corrientes
  • desaparecidos
  • Búsqueda
  • misterio
  • Familiares
  • Tristeza

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios