Secciones
Actualidad

Claudia, Dalma, Gianinna, los campeones del 86 y Di Zeo: así fue la ceremonia íntima en la Rosada

Hubo una ceremonia privada, antes de que se abrieran las puertas de la Rosada para que lo despidan miles de personas.

En plena madrugada y cuando miles de personas comenzaban a acercarse a la Plaza de Mayo para comenzar a despedir a Diego Armando Maradona, su ex esposa, Claudia Villafañe, y sus hijas mayores, Dalma y Gianinna, ingresaron a la Casa Rosada para una despedida íntima, de la que participaron sólo algunos de los familiares, amigos y ex compañeros más cercanos.

Fue el propio presidente, Alberto Fernández, quien ni bien se enteró de la muerte del genio del fútbol mundial buscó contactarse con Villafañe para ofrecer la Casa Rosada para la multitudinaria despedida. La ex esposa de Maradona le contestó dos horas después y le confirmó que ese era el lugar indicado para despedir al mejor jugador de la historia.

En paralelo, al final de la tarde comenzó la autopsia al cuerpo de Maradona, que indicó que murió por un edema agudo de pulmón secundario y una insuficiencia cardíaca reagudizada. Según los peritos, El Diego tenía un corazón con miocardiopatía dilatada. Se supo que Maradona murió en su habitación mientras dormía, cerca del mediodía. Cerca de la medianoche, el cuerpo fue trasladado desde la morgue de San Fernando hacia una casa velatoria de La Paternal, a pocas cuadras de la cancha de Argentinos Juniors, que lleva su nombre.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Horas más tarde, ya en plena madrugada, el cuerpo fue trasladado a la Casa de Gobierno. En ese momento también arribaron Dalma, Gianinna y Claudia, que ingresaron por uno de los accesos laterales. Luego llegó Jana. A Dalma se la vio con una camiseta de Boca en las manos.

Después comenzaron a llegar a la Casa de Gobierno los compañeros de Maradona en el Mundial de México 1986. Hasta allí arribaron Oscar “Cabezón” Ruggeri, Sergio Batista, Ricardo Giusti, Jorge Burruchaga, Oscar Garré y el Chino Tapia. También el ex masajista del equipo, Víctor Galíndez.

A esa hora además llegó Verónica Ojeda, ex pareja de Maradona, junto al pequeño hijo que tuvieron ambos, Dieguito Fernando. Cerca de las 4 de la madrugada se retiró en medio de un llanto desconsolado. Otro personaje al que se pudo ver primero en la Plaza de Mayo y luego dentro de la Casa de Gobierno fue Rafael Di Zeo, el jefe de la barrabrava de Boca. 

A Rocío Oliva, sin embargo, le prohibieron ingresar a la Casa Rosada. La última novia de Diego se acercó a despedirlo aunque los custodios de Presidencia no le permitieron ingresar. Allí deslizó a  los medios que Villafañe no era la responsable de que no le permitieran entrar. Antes, en Polémica en el Bar, se mostró quebrada y dijo que ella había advertido que Maradona no estaba bien de salud.

También hubo varios actuales y ex jugadores de Boca presentes: Martín Palermo, Rolando Schiavi, Carlos Tevez y Ramón Wanchope Ábila.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!