Secciones
Actualidad

Clausuraron el zoológico de Luján: peleas de los empleados con funcionarios por el cierre

Además de permitir que los visitantes entren a las jaulas de algunas especies, hay serias dudas sobre el manejo de los animales dentro del predio ya que no hay una identificación clara de la fauna que habita dentro del lugar.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación concretó este lunes en medio de un fuerte clima de tensión la clausura del zoológico de Luján “por los sostenidos incumplimientos en materia de la normativa vigente” respecto a las leyes nacionales y provinciales que regulan la actividad.

En medio del cierre, varios empleados del parque se enfrentaron de lleno con los funcionarios del Ministerio, mientras que además los cuidadores de los animales también discutieron con los ambientalistas que se presentaron a favor de la clausura.

La primera advertencia al Zoo de Luján por parte de la cartera nacional de ambiente llegó hace más de un año, cuando en julio de 2019 se cerraron celdas, jaulas y recintos donde los visitantes podían alimentar a tigres, leones, elefantes y guacamayos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Aunque se dispusieron fajas y precintos para evitar el paso, en febrero pasado otra inspección comprobó que los visitantes seguían ingresando a las jaulas de los animales.

Por esto mismo, en agosto, luego del cierre por el aislamiento preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus, el Ministerio de Ambiente volvió a visitar el zoológico y durante un nuevo recorrido se encontraron con irregularidades en cuanto a la identificación de las especies, al mismo tiempo que hallaron "diversas inconsistencias entre el plantel relevado y el plantel declarado, como así también aquellas que surgen del análisis del libro de altas y bajas de especies presentadas por el inspeccionado”.

Lo cierto es que en Argentina existe un decreto que reglamenta la ley 12.238 de la Provincia de Buenos Aires, sancionada en 1997, donde se estableció la “prohibición del contacto directo entre el público y los animales que se encuentren en los zoológicos", una práctica que en el establecimiento de Luján solía llevarse a cabo y que ya había sido señalada antes por las autoridades.

Por esto mismo, después de que la semana pasada se emitiera una resolución que hablaba de un “peligro inminente en la preservación y el bienestar de la fauna del Zoológico de Luján SRL”, además del hallazgo de 600 irregularidades respecto de la normativa vigente, este lunes a la mañana las autoridades del Ministerio de Ambiente llegaron al lugar para llevar a cabo la clausura.

“El Ministerio de Ambiente considera que, en función de no haber llevado a cabo el proceso de reconversión que se le indicó en el mes de febrero, se procede al cierre del zoológico, dado que tampoco está cumpliendo con la marcación y la colocación de chips para la adecuada identificación de su plantel faunístico”, indicó en la puerta del zoo el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky.

“Lo que estamos haciendo es garantizar que un zoológico que no responde a la normativa vigente, ni a la ética que la propia sociedad reclama, se reconvierta y no siga explotando la peor faceta de la exhibición y el contacto con los animales”, agregó.

Del mismo modo, casi sin poder hablar con los medios por los gritos y las quejas de los empleados, indicó que durante esta mañana no pudieron ingresar al predio desde la cartera de Ambiente, debido a que los dueños del lugar no se lo permitieron.

Durante la clausura de esta mañana, los trabajadores del lugar se opusieron al operativo llevado a cabo por los funcionarios y negaron las irregularidades que se vienen denunciando desde hace meses.

Sobre esto, denunciaron que "se está poniendo en riesgo 120 puestos de trabajo", mientras que además indicaron que trabajan con los animales de la mejor manera, y que todas las acusaciones que hacen vecinos o ciudadanos del municipio son "mentiras".

De igual modo, los empleados defendieron a los propietarios del zoo y aseguraron que los animales se mantienen en buenas condiciones de salud y alimentación y negaron que el dueño del zoológico haya pedido donaciones para alimentar a la fauna aunque en sus propias redes sociales se haya realizado el pedido. 

En medio de la protesta, también llegaron a la puerta del establecimiento organizaciones ambientalistas que se enfrentaron con los actuales empleados del zoo, y hasta incluso los trabajadores sacaron a golpes y piedrazos a un ex encargado del lugar que se había presentado para contar las irregularidades que él mismo había visto.

Por su parte, más allá de la clausura, el Ministerio de Ambiente presentó una denuncia ante la justicia federal de Mercedes para que se investiguen las irregularidades manifestadas por visitantes y vecinos de Luján a través de redes sociales, en relación con supuestos maltratos y desapariciones de animales en el predio. 

Para poder volver a abrir, entre otras cosas, el zoo tendrá que presentar un plan de reconversión a ecoparque, cumplir con la identificación del plantel animal y lograr la habilitación en el ámbito municipal, provincial y nacional. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!