Secciones
Actualidad

Cócteles livianos y envasados listos para tomar: las tendencias post-pandemia

La bartender Lauren Mote, global cocktailian de Diageo, las adelanta. 

Nacida en Canadá, chef, sommelier y bartender, Lauren Mote tiene uno de los mejores trabajos del mundo: forma parte del staff de Diageo -la compañía mundial que elabora y distribuye marcas como Johnnie Walker, Tanqueray, Gordon’s y Baileys- como Global Cocktailian, un puesto creado especialmente por la compañía que no existe en ninguna otra empresa de espirituosas.

Además de encargarse de la sección educativa de Diageo, desarrollando contenidos y seminarios para trabajadores de la industria y consumidores, Lauren se focaliza en posicionar al portfolio de lujo (con marcas como el tequila Don Julio, el bourbon Bulleit y el vodka Ketel One) a la cabeza de las tendencias. “La idea es convertir a las experiencias premium en algo disponible, accesible y aspiracional para todos”, explica.

El desafío parece simple pero va contra toneladas de décadas de tradición, en las cuales ciertos consumos alcohólicos no sólo estaban reservados a ciertas personas, sino que también tenían que seguir una serie de reglas estrictas. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Nuevas tendencias

Sin embargo, tal como describe Lauren, las tendencias tanto globales como latinoamericanas son afortunadamente cada vez más relajadas. “En Brasil, por ejemplo, bebidas como el Gin Tonic con Tanqueray No. Ten están al tope de las tendencias: en general gustan los highballs fáciles de tomar. Lo mismo sucede con el ascenso del Dutch Mule con vodka Ketel One”.

El concepto de highball es clave en esta nueva visión de la coctelería: define a cualquier mezcla de una bebida alcohólica con otra sin alcohol generalmente gasificada y, así, se presenta como una apuesta absolutamente democrática a la que Diageo le está poniendo más de una ficha.

Tanto el Gin Tonic, como el Dutch Mule -50ml de Ketel One, 15ml de jugo de lima, tres dashes de Angostura y ginger beer para completar- o la simple mixtura de whisky con gaseosa de lima-limón, no sólo acercan el buen beber al gran público sino que son fáciles de preparar en casa.

Y en épocas de pandemia, "ante la imposibilidad de salir de noche, el disfrute de los momentos de bebida en el hogar le ha abierto los ojos a muchos consumidores. Eso derivó en un aumento en el interés por hacer cócteles en casa, con más tiempo a mano e incentivos para aprender”, señala Lauren. “Y muchos bartenders han apoyado esta misión compartiendo tutoriales online (¡yo incluida!). También hay un súbito crecimiento en las categorías de cócteles listos para beber, y servicios de take away y delivery. Estoy segura de que estas tendencias van a seguir siendo fuertes en el futuro cercano".

"La habilidad de la industria para amoldarse e innovar fue de verdad muy inspiradora, desde el refuerzo de las medidas de higiene y seguridad, hasta el aprendizaje de cómo incorporar la distancia social manteniendo los ingresos, pasando por novedades en muchos casos pioneras", agrega. "La manera en la que la industria de la hospitalidad se va a recuperar es aún incierta, pero se probó que su adaptabilidad es admirable”.

Temas

  • Pandemia
  • Coctelería
  • Bebidas
  • Cócteles

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios