Secciones
Actualidad

Cómo se originó el feroz incendio en Avellaneda: "No activaron por miedo"

Una fábrica de colchones y otra de aerosoles se prendieron fuego en Avellaneda. Rescataron a 30 trabajadores. 

Un feroz incendio se desató durante la mañana de este lunes en una fábrica ubicada en la calle Patricios 165, a metros del puente Pueyrredón que une el partido bonaerense de Avellaneda con el barrio porteño de Barracas. De acuerdo a las primeras versiones, las llamas iniciaron alrededor de las 10.30 en el depósito de un laboratorio que fabrica productos para sanidad animal, lo que causó fuertes explosiones.

 

Luego, afectaron a una fábrica de zapatillas y productos textiles, entre ellos colchones, que está en el mismo predio. Como consecuencia de las llamas, Defensa Civil del municipio informó que al menos ocho dotaciones de bomberos combatieron el  incendio y rescataron a uno 30 trabajadores. Tres de ellos resultaron heridos, dos por inhalación de monóxido de carbono y otro por recibir un golpe en la pierna al tratar de escapar de las llamas.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El incendio principal se desarrolla en dos fábricas ubicadas frente a las torres Pueyrredón, una de colchones y la otra de aerosoles. Ezequiel De Luca dialogó con los medios y contó que cuando se originó el incendio, los vecinos salieron de los departamentos por sus propios medios. Cerca del mediodía, muchos de ellos decidieron regresar a sus hogares, mientras que otros esperaban en las inmediaciones.

 

De Luca describió la zona como un área de fábricas, algunas en actividad y otras abandonadas. Y agregó que no hay viviendas familiares ni colegios a unas tres cuadras a la redonda. "Donde se inicia el fuego es un depósito de un laboratorio que hacen productos para sanidad animal. Mi empresa se dedica a la fabricación de zapatillas y comercializamos frazadas y colchones, productos textiles", dijo.

El dueño del predio incendiado en Avellaneda dijo que en el caso de su empresa fabrican zapatillas y que venden frazadas y colchones, que al ser textiles son altamente inflamables. "Son 15 mil metros cuadrados que están totalmente tomados por las llamas. El fuego arrasó con todo el lugar. Hable con el encargado del depósito y me dijo que estaban guardando unos componentes inflamables y tuvieron una explosión. No se cuantos empleados tiene cada uno de mis inquilinos. Estoy muy orgulloso de que no hayan habido víctimas humanos, de lo demás uno se puede levantar. Esto es una lucha cotidiana”, remarcó el hombre ante los medios.

La fábrica en cuestión se llama König S.A y en su página web se describe que “es una empresa con más de 35 años de trayectoria en los mercados de la región, que pone sus esfuerzos en la investigación, el desarrollo y la comercialización de nuevos productos para uso veterinario”. Si bien la compañía asegura que es reconocida en el mercado por la “calidad y confiabilidad de sus productos” y la “eficiencia y seguridad de sus procesos industriales”, las primeras informaciones indican que la explosión se desencadenó por un mal manejo de los materiales inflamables y que los trabajadores no llegaron a actuar de acuerdo lo que indica el protocolo de emergencias.

 

El empresario explicó que los empleados del lugar "no llegaron a reaccionar" y huyeron por miedo sin antes activar los mecanismos contra el incendio. En ese sentido, detalló que al comienzo del incendio estaba en la oficina de su empresa y que al escuchar la explosión, salieron del lugar y se quedaron afuera.  También destacó que pese a la magnitud del incendio, está “orgulloso” que no haya provocado muertes: “Uno se puede levantar, pero con víctimas humanas no te levantás. En la construcción del predio se tuvieron en cuenta las condiciones de seguridad. Hubo una explosión, el susto y el miedo habrá hecho que salgan y no hayan activado medidas contra el incendio”, dijo.

 

Y concluyó: “Uno se entrena para muchas cosas, y para situaciones como esta cada uno reacciona como puede”.  Hasta el momento, son dos las propiedades afectadas por el fuego y se espera la llegada de más dotaciones de bomberos para controlar el siniestro. Todos los hospitales de la zona fueron puestos en alerta y hay un helicóptero del SAME sobrevolando el lugar, dispuesto a brindar su apoyo para trasladar heridos en el caso de ser necesario. Al mismo tiempo, los suministros de luz y gas fueron cortados en todo el barrio y desde el Gobierno porteño pusieron a disposición a sus cuarteles de bomberos para colaborar con sus pares bonaerenses.

 

Úrsula, que vive enfrente del predio de 15.000 metros cuadrados, contó: "Escuché los gritos de las personas que estaban trabajando en la fábrica. Salimos a la puerta para ver que pasaba y vimos la columna de humo negro, y cómo el personal se trepaba por las paredes y saltaban a la calle para escapar del fuego. No fuimos evacuados pero tuvimos que salir de la casa por temor a que las llamas nos alcanzaran la vivienda".

Otro de los vecinos de la zona dialogó con TN y dijo que es la primera vez que sucede un incendio de esta magnitud en el barrio. “Estaba en mi casa durmiendo cuando escuché las explosiones. Los obreros de enfrente corrían por todos lados. Ocurrió todo muy rápido. Los bomberos llegaron a los 10 minutos que los llamamos. Por suerte el viento tiraba para el otro lado, si venía para el lado de mi casa perdíamos todo”, sentenció. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!