Secciones
Brutal crimen

Condenaron a prisión perpetua al periodista que envenenó con cianuro a su novia y al hijo de ella

Franco Rodrigo Gaspar Cinco, acusado de haber asesinado el año pasado con cianuro a su pareja, Alejandra Párraga y al hijo de ella, Amir, fue condenado a prisión perpetua este lunes al termino del juicio oral llevado a cabo en la provincia de Salta.


La defensa del periodista había pedido su absolución, y algunos días antes, el detenido había declarado que en realidad había sido su pareja la que le había encargado la compra del veneno.

Franco Rodrigo Gaspar Cinco fue condenado a prisión perpetua por asesinar a su novia y al hijo de ella .
¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Antes de que el Tribunal de la Sala II de Juicio leyera su veredicto, Cinco tuvo la oportunidad de decir sus últimas palabras y confesó que "jamás" tuvo la intención de matar al "amor de su vida".

"Con Alejandra teníamos planes, proyectos. Yo tengo un nene de cuatro años, en qué cabeza cabe que quiera matar a un niño”, dijo antes de aclarar que por cuestiones subjetivas, "la construcción de la historia hizo que haya una condena mediática y social" en su contra.

En la sala, estuvieron también presentes los familiares de Párraga, quienes vistieron remeras blancas con la foto de las víctimas. La hermana de la joven, Agustina, dijo a la salida del tribunal que estaba conforme con la condena y que esperaba que a Cinco "dentro de la cárcel lo hagan mierda".

Párraga y su hijo fallecieron intoxicados con cianuro.

El trágico hecho

En junio de 2017, Franco Rodrigo Gaspar Cinco quedó imputado por homicidio doblemente calificado con agravante de femicidio, después de que envenenara a su novia y al hijo de ella, con la intención de asesinar al pequeño de tres años.

El 5 de junio de ese año, Cinco fue hasta la casa de su novia, y le ofreció una botella con agua bendita de la Catedral. Con la excusa de que el niño estaba enfermo, el asesino consiguió convencer a su mujer de que le diera de beber al pequeño un poco para que mejorara su salud.

Alejandra Párraga no formaba parte del plan macabro de Cinco.

Luego de la ingesta, el niño comenzó a sufrir convulsiones, lo que preocupó a la familia. Lo llevaron de urgencia a una clínica privada, mientras que la mujer de 26 años fue trasladada al Hospital San Bernardo porque también presentaba grandes malestares. Sin embargo, ninguno de los dos logró sobrevivir.

Al comienzo del juicio, el acusado aceptó que había sido él quien había comprado el cianuro, pero que lo había hecho a pedido de su pareja. Según declaró, Párraga le dijo que necesitaba el veneno para hacer un trabajo de la facultad, por lo que él lo consiguió y se lo llevó a la casa, sin pensar que la joven se lo podía dar a su hijo.

Cinco envenenó al chico con la intención de matarlo.

"Escuché a Alejandra en un tono bajo, porque su familia dormía la siesta, escuché que le dijo a Amir '¡tomá chancho, hacé como la mamá'. Después ella decía incoherencias y me dijo ¡yo también tomé, andá a tirar lo que trajiste, el frasco”, dijo, antes de agregar por último: "Yo no soy la mierda que piensan que soy".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!