Secciones
Actualidad

Covid: investigadores de la UBA lograron bajar en un 81% el riesgo de muerte

 El tratamiento fue parte de una investigación de científicos de la Facultad de Medicina.


La ciencia ha dado pasos agigantados durante la pandemia de coronavirus. Uno de esos sucedió gracias a investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Hace poco tiempo, realizaron un tratamiento en pacientes enfermos con COVID-19 y redujeron hasta en un 81% la mortalidad en hospitalizados tras administrarles una droga que, usualmente, se usa contra la hipertensión. 

Los resultados del estudio fueron publicados en la prestigiosa revista científica Eclinical Medicine, editada por The Lancet. Durante la investigación, el grupo de investigadores aplicó Telmisartán en dosis mucho más altas de las que suelen recibir los hipertensos, y bajo estricto control médico.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El tratamiento experimental se llevó adelante a fines de 2020 por profesionales de la UBA, y formaron parte 162 pacientes, mayores de 18 años internadas con coronavirus en el Hospital de Clínicas José de San Martín y en el Hospital Español en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Con la aplicación de Telmisartán, los científicos lograron contrarrestar el ataque inflamatorio que, a veces, genera la infección del SARS-CoV-2. Con ello se logró reducir los días de internación a casi la mitad y, como principal objetivo, lograr la reducción de la mortalidad en un 81 por ciento.

En ese punto, los profesionales de la salud explicaron que el virus ingresa a nuestro organismo a través de las vías respiratorias y una vez allí, se vale de su proteína Spike para unirse a una enzima que se encuentra en las células de las mucosas conocida como angiotensina.

 

En una entrevista con Télam, el cardiólogo Mariano Duarte, el jefe del Área de Hipertensión del Hospital de Clínicas, aseguró: “la idea surgió del profesor Rodolfo Rothlin tras conocerse que el receptor del virus era una proteína que tenía que ver con la regulación de la presión arterial y comenzó a armar un equipo de trabajo”. Y agregó: “En abril del año pasado hubo una publicación que ya hablaba de que el Telmisartán podía ser una alternativa de tratamiento; esta era la idea del trabajo”, contó.

En ese sentido, explicó: “La proteína, que es la receptora para el virus, tiene la función de limitar la acción de una hormona que tenemos que aumenta la presión arterial y puede generar inflamación”, explicó y precisó que “al acoplarse el virus en esta proteína especialmente en el pulmón esta hormona queda sin el mecanismo que la regula. Si el virus se adosa a la angiotensina tiene un efecto secundario que puede desencadenar el ataque inflamatorio que sufren algunos pacientes de la Covid-19, una de las principales causas de fallecimiento en pacientes internados con coronavirus”.

 

Y agregó más información sobre el COVID: “El virus impide que la enzima trabaje de forma normal, trabajo que consiste en degradarse desde la angiotensina II a otra llamada 1-7; esta última es un vasodilatador natural, y por ello es el blanco de la droga telmisartán, que se suele recetar a quienes sufren de hipertensión arterial. Este bloqueo que realiza el virus sobre la enzima genera una acumulación de la angiotensina II, que inflama, y baja la concentración de la 1-7, que desinflama”.

 

Sobre este punto, Duarte contó: “Al bajar la inflamación, logramos  que los pacientes se recuperaran más rápido o se agravaran menos, es decir menos a terapia intensiva, menos respirador y menos muerte”. Y sobre la investigación añadió: “Había un poco de miedo en utilizar una dosis alta del medicamento y bajara mucho la presión, cosa que no ocurrió”.
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!