Secciones
Dolor

Crimen homofóbico: la dura carta del padre de Samuel, el joven español asesinado

Samuel Muñiz tenía 24 años y fue golpeado por 12 hombres en la puerta de un bar de Galicia.

Después de casi un año de cuarentena por la pandemia de coronavirus, España volvió a la nueva normalidad. En ese contexto, los restaurantes y bares de Galicia reabrieron y las calles se llenaron de personas. Parecía que, afortunadamente, la vida volvía a sonreír para muchos. Después de tanta tristeza y dolor, para los españoles regresaban las salidas nocturnas.

 

Para Samuel Muñiz eso era un alivio. Durante un año y medio, el joven estuvo en la trinchera. ¿La razón? Era auxiliar de enfermería en una residencia de ancianos y, con su pasión y oficio, le hizo frente al COVID-19. Durante ese tiempo, Muñiz no pudo ver a sus familiares y amigos. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Con las vacunas y la reapertura de infinidad de actividades, el mismo 1° de julio, Samuel decidió salir a divertirse con sus amigos a un bar de moda. Lo hizo junto a tres amigos llamados Diego, Andrea y Lina. Cerca de las tres de la mañana, salieron a la puerta para fumar. Se alejaron de la puerta y planearon hacerle una broma a su amiga Vanesa, la pareja de Lina, que estaba en su casa. Le hicieron una videollamada. 

Ahí comenzó una pesadilla. En palabras de Vanesa, quien brindó una entrevista, todo sucedió en poco tiempo. "Lina y Samuel me estaban contando anécdotas de la noche pasada y giraron el móvil para enseñarme por donde habían ido andando. En ese momento pasaron un chico y una chica juntos, de más o menos la edad de Samuel, y él nos gritó que dejásemos de grabarles".

Samuel les explicó que no los grababan y que sólo hablaban con su amiga. Vanesa, desde su casa, también quiso explicarles. Pero el hombre estaba listo para dar pelea y lo amenazó a Samuel: "O paras de grabar o te mato, maricón". Samuel le respondió. “¿Maricón de qué?”. Ante la respuesta, le empezó a pegar. Los separaron. Samuel había sufrido apenas algunos golpes.  Y el agresor se fue. 

 

A los pocos minutos, el hombre regresó con otros 12 hombres. Rodearon a Samuel. Y, de manera salvaje, lo golpearon sin parar. Puños y patadas. Le gritaban: “¡Maricón de mierda!”. En el suelo, ya sin signos vitales, los 13 hombres continuaron golpeándolo hasta que lo mataron. Quedaron grabados en un video que da terror. 

Cuando la ambulancia llegó al lugar, Muñiz no respondía. Le hicieron RCP durante una hora. No respondía. Sus amigos, a su alrededor, gritaban de pena y rabia. No hubo forma de salvarlo. Cuando llegó al hospital, había fallecido. A partir de entonces, España se vistió de luto. Las concentraciones en todo el país se multiplicaron. El hashtag #JusticiaParaSamuel es tendencia en España.

 

En medio del dolor, Maxsoud, el padre del muchacho asesinado, escribió una carta que publicó en redes sociales: “Hola, soy el padre de Samuel, quiero primeramente agradecer el excelente trabajo de los equipos del 061 por todo el esfuerzo realizado en cuanto al pronto atendimiento de nuestro hijo”.

 

Y siguió: “Nos quitaron la única luz que iluminaba nuestra vida. Sabemos que vamos a tener un camino muy largo por recorrer. Estaremos apoyados en nuestra familia, amigos y compañeros que nos ayudarán a salir de este camino oscuro”.

 

“Gracias a nuestra maravillosa ciudad, A Coruña. Gracias de corazón. Que Dios pueda recompensar todo el cariño que nos estáis brindando. Un abrazo muy fuerte a todos y deseamos que nunca más llegue a ocurrir otro día tan negro como el que estamos viviendo. No a la violencia”, finalizó el padre. Por el momento, no hay ningún detenido por el asesinato del chico. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!