Secciones
Actualidad

Cupo laboral travesti trans: cómo armar un CV, talleres y las organizaciones que acompañan la integración laboral

Columna de opinión de Valeria Licciardi.

A pesar de no tener lugares de influencia, la semana pasada conseguimos que el presidente Alberto Fernández firme el decreto de necesidad y urgencia para la población travesti trans. Se trata del uno por ciento del cupo laboral trans en el sector público nacional.

Esta fue la respuesta a la lucha y la tenacidad de activistas y organizaciones que se pusieron al hombro cambiar el imaginario de una sociedad que, hasta el momento, sólo había pensado a las personas travestis trans en términos de espectáculo, zona roja o conductas delictivas.

A partir de ahora, toda persona travesti trans mayor de 18 años, haya o no terminado sus estudios; tenga o no realizado el cambio registral de su nombre, podrá acceder al registro de ingreso de empleo y desarrollo en el Estado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Las travas no le tenemos miedo a la acción y es por eso que, ni lerdas ni perezosas, a penas salió el decreto, las compañeras pusieron manos a la obra y juntes, con organizaciones, comenzaron a idear distintas redes de apoyo para poder hacer de este derecho una realidad.

 

Durante la semana, varios fueron los puntos de encuentro para realizar currículums y consultas acerca de cómo llevar a cabo la inscripción a los futuros puestos de trabajo. Uno de ellos fue el legendario "Hotel Gondolín", ubicado en Villa Crespo, que alberga de manera cooperativa a veintitrés mujeres travestis trans. La misma modalidad se replicó en "El teje de San Martín", donde psicólogxs feministas orientaron a personas traves trans y no binaries en los lineamientos de cómo construir un CV y también una carta de presentación.

Mientras tanto, quienes elegían quedarse o no podían salir de sus casas y contaban con Internet, pudieron conectarse al canal de YouTube "Transargentinxs", donde docentes y especialistas en recursos humanos orientaban sobre cómo describir la falta de experiencia laboral en la parte de observaciones.

La cuestión de estar o no capacitada es un tema muy complejo para la población travesti trans. Muchas veces, la expulsión y exclusión se da dentro de las propias familias y es ese el primer territorio violento al que algunas personas deben enfrentarse. Las organizaciones como "Transistemas" toman la problemática y buscan resolver el problema ofreciendo talleres y cursos gratuitos. El lunes lanzaron dos opciones: una de alfabetización digital y otra de Word Press, ambas totalmente gratuitas para la población travesti trans. A pocos días del anuncio, se superó el cupo; pero planean abrir uno nuevo en octubre para todes aquelles que no pudieron inscribirse.

Mientras tanto, en el Congreso hay catorce proyectos que impulsan iniciativas vinculadas con distintas variables a la inclusión laboral travesti trans. Si bien el decreto presidencial es un paso importante, también es necesaria una Ley de inclusión Laboral travesti trans que sea integral y que brinde no sólo acceso al Estado, sino también que se pueda replicar en el ámbito privado. Necesitamos ocupar lugares para poder cambiar la cultura de nuestra historia travesti trans.

De a poco empieza a visibilizar un registro sobre nuestros recorridos vitales. Por ejemplo, a través de fotos, cartas y publicaciones que se pueden ver en el "Archivo de la memoria Trans", que da cuenta del dolor y pena que hubo en esas vidas que no pudieron desarrollarse libremente.

La dignidad humana es el derecho que tiene cada ser humano a ser respetado y valorado como ser individual"

En la Argentina, hay registradas 12 mil personas travestis trans. Hay muchas compañeras dañadas por la violencia sufrida durante años que llegan vivas con un cuerpo prostituido, dañado por la silicona líquida o el aceite de avión. Por eso es importante una mirada integral y reparatoria. En general, las personas de la sociedad tienen un promedio de vida de entre 85 y 95 años. El promedio de vida de la población travesti trans es la mitad. Es momento de frenar el lento exterminio que sufre nuestra comunidad y empezar a reparar. Decretos como el que firmó nuestro presidente nos hacen pensar que esto puede cambiar.

La dignidad humana es el derecho que tiene cada ser humano a ser respetado y valorado como ser individual. Eso se violó sistemáticamente y gracias a la lucha de compañeras como Lohana, Diana, Maite y tantas otras que dejaron su vida se logró que la Argentina sea un país modelo en materia de derechos LGBTIQ+.

Soñemos un futuro con otras condiciones donde podamos vivir dignamente con una autoestima que nos permita hacer, proyectar y que no nos maten en el intento. La única libertad posible es la libertad del deseo, solamente somos libres cuando somos lo que queremos ser.

Cuando una travesti entra a la universidad pública, le cambia la vida a esa travesti; cuando muchas travestis entren a la universidad, le cambiará la vida a la sociedad"

Imagino otra herencia para las nuevas generaciones, donde un niñe, por ejemplo, llegue de la mano de un adulte a hacer un trámite a una oficina pública y en la puerta lo reciba una persona travesti trans. Cuando eso suceda, será maravilloso. Como dice la frase de nuestra matriarca Lohana y que siempre es hermoso poder citarla: "Cuando una travesti entra a la universidad pública, le cambia la vida a esa travesti; cuando muchas travestis entren a la universidad, le cambiará la vida a la sociedad".

*Fotografías: Facundo Ovejero Ferré.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios