Secciones
¡que la fuerza te acompañe!

De Tatooine a La Plata: mano a mano con el Darth Vader que se vacunó y la fuerza lo acompañó

Se trata de Javier Batic, quien tiene 47 años, cuatro hijos y es fanático de la franquicia creada por George Lucas.

No existe emoción, sólo existe paz.

No existe ignorancia, sólo existe conocimiento.

No existe pasión, sólo existe serenidad.

No existe caos, sólo existe armonía.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

No existe muerte, sólo existe la Fuerza.

Este es el código o mantra que un guardián de la galaxia, mejor conocido como Jedi, debe seguir a lo largo de su vida. Y es la filosofía que el propio George Lucas pensó para diseñar a sus defensores de la paz en la saga de películas con la que inició su mítica franquicia: Star Wars. La trama argumental de Star Wars -que va desde episodio I al IX- motivó a millones de personas a fantasear con el mundo de la saga.

Fanáticos de todas partes del planeta confeccionan sus propios disfraces y todo tipo de representaciones en alusión a la popular saga. Y de hecho, uno de ellos asistió al vacunatorio UPA de Los Hornos, La Plata, caracterizado como el icónico villano de la primera trilogía de Star Wars: el mismísimo Anakin Skywalker bajo el mando de Darth Vader. Claro está, la felicidad de padres, chicos y de los propios enfermeros fue inmensa hasta el punto que todos se sacaron su foto con el villano.  

El hombre detrás de la máscara es Javier Batic, tiene 47 años y, aclara, es vecino del Barrio Hipódromo y no de Los Hornos, como otros medios afirmaron. "Desde que me vacuné (el domingo 4 de julio) no paré. Cuando terminé de vacunarme fue una locura. No me dejaba de sonar el teléfono. Me desperté a las 5 de la mañana y a las 7 ya tenía gente en mi casa para hacerme notas", le dijo, algo exhausto, pero muy entusiasmado ,a BigBang.

El fin de semana recibió la primera dosis de la vacuna Sinopharm contra el COVID-19 y explicó que decidió ir disfrazado por uno de los personajes que marcaron su adolescencia y, por qué no, su vida debido a una promesa que hizo cuando no la estaba pasando muy bien. "Pensaba que la vacuna no me iba a llegar en ningún momento, pensaba en negativo, pensaba en la muerte", explicó.

Y continuó: "Y dije 'el día que me vacune voy a ir disfrazado'. Cuando me llegó la notificación uno de mis hijos me dijo: 'Che, acordate'. Y así lo hice". El hombre no solo es dueño del disfraz oficial de Darth Vader, el cual se lo regaló una amiga cercana, sino que también colecciona figuras y otros cascos de la franquicia, como el de los míticos stormtroopers, las tropas de asalto que suelen caer al suelo de un solo disparo. 

Además de trabajar para el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) como técnico, es profesor y director de teatro. "La movida se forjó después de hablar con amigos, de teatro y del edificio donde vivo, algunos son médicos y otros enfermeros, que me pedían que saliera a la calle con los cascos. La realidad es que siempre uno se pregunta cuándo los va a usar y decidí hacerlo en plena pandemia", cuenta, feliz de su epopeya. 

Su intención nunca fue faltarle el respeto al personal de salud que diariamente recibe a cientos de personas que acuden a los centros de vacunación para recibir la inoculación contra el COVID, sino que su deseo simplemente fue traer felicidad y tranquilidad en este duro momento que afronta el país. "Hablé con mis amigos médicos y con todo el personal porque no quería faltarle el respeto a nadie", cuenta.

Y sigue: "No quería ser un payaso y me dijeron que estaba buenísima la idea de ir disfrazado, que era algo muy original y que hasta ahora nadie lo había hecho. No tenía pensado en hacer esta locura, pero lo hice como movida solidaria. Pensé que después de algo tan oscuro y tan feo como lo que estamos pasando, con la angustia que vivimos todo el año pasado, quería dar un mensaje de esperanza y que todo el mundo vaya a vacunarse con la mejor onda".

Según explicó, lo hizo para motivar y concientizar acerca de la importancia de inocularse contra el coronavirus. "Lo hice por una causa noble, para ponerle la mejor onda del mundo y con una doble connotación: a este personaje lo amo, es un personaje lleno de miedo y odio que logro reconvertirse. Estamos pasando una época oscura y con la vacuna,  estamos yendo a una época llena de luz. ¡Hay una nueva esperanza!", sostuvo.

Batic es padre de cuatro hijos, resalta que le gustan más las "novelas" de La Guerra de la Galaxia que las propias películas y resalta que no le gusta ostentar sus "reliquias" de Star Wars en las redes sociales, más allá de un video donde se puede observar de fondo algunos cascos y figuras de colección que exhibe en una repisa. "El traje fue un hermoso regalo que me hizo una amiga, que es una locura", detalló.

Al llegar al UPA de Los Hornos, el Vader del Conurbano se topó con una cuadra y media de cola para recibir la primera dosis de la vacuna. Pero poco importó la espera ante el cariño que recibió durante su estancia en el vacunatorio: "Una cuadra y media de cola había. Pero la gente fue muy buena onda y tenía mucho empuje. Me felicitaron y había una cantidad tremenda de fanáticos. Se peleaban por sacarse la foto con Darth Vader y a mi se me caían las lágrimas", afirma.

Al final de la entrevista con este sitio, Batic resaltó que su personaje favorito de la saga no es Darth Vader, sino que para él Han Solo (personaje al que le dio vida Harrison Ford) es el personaje icónico de la franquicia y pidió que "todos se vacunen, porque vacunar salva vidas. Que vayan disfrazados de lo que quieran, pero que se vacunen". "Cuando entre, se sacaban fotos conmigo los chicos y hasta los enfermeros. Me hizo muy feliz y siento que hice muy feliz", concluyó.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!