Secciones
Actualidad

Débora Pérez Volpin: el nuevo plan judicial de la familia tras la baja condena

La legisladora porteña falleció el 6 de febrero de 2018, mientras se realizaba una endoscopia en el sanatorio La Trinidad.

Por la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin, ocurrida el 6 de febrero de 2018 en el Sanatario La Trinidad, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 8, a cargo del juez Javier Anzoátegui, resolvió este viernes a la noche condenar al endoscopista Diego Bialolinkier y absolver a la anestesista Nélida Puente.

Débora Pérez Volpin falleció el 6 de febrero de 2018 en el sanatorio La Trinidad.

El endoscopista fue condenado a 3 años de prisión en suspenso, mientras que la médica resultó absuelta, pese a los pedidos de condenas de las querellas y la fiscalía.

“Nosotros pedimos una pena de cumplimiento efectivo, pero la familia nos pidió que no la recurramos, así que no la vamos a apelar. Ellos no buscan venganza sino justicia”, dijo el abogado querellante, Diego Pirota, luego del veredicto.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los alegatos comenzaron el viernes a la mañana en la sala de Derechos Humanos del Palacio de Justicia, donde el abogado de la familia de Débora, Diego Pirota, solicitó una pena de 4 años y 5 meses de prisión para el médico y de 3 años de cárcel en suspenso para la anestesista. Además, pidió también la inhabilitación profesional de ambos por un término de 10 años.

Por su parte, la fiscal se sumó al pedido del letrado, y sostuvo que el endoscopista debía recibir una pena de "4 años de prisión más costas y 10 años de inhabilitación", mientras que la anestesista tenía que tener una condena de "3 años en suspenso e inhabilitación de 10 años". 

Tras la muerte de la periodista, se juzgó el accionar de los médicos que la atendieron.

Antes de conocer el fallo, Pirota ya había adelantado que luego de este proceso, tenía intenciones de ir contra el centro médico, debido a que durante la investigación quedó claro que las autoridades del sanatorio encubrieron lo que había pasado con la paciente.

"Mintieron, acondicionaron la prueba y prepararon a los testigos, que eran empleados de la clínica, cambiaron el procesador, adulteraron el número de serie, cambiaron la caña del endoscopio", sostuvo el abogado en su alegato, y por eso le pidió al juez que se abra una nueva causa para investigar el accionar de La Trinidad.

Durante el proceso, la anestesiata Nélida Puente declaró que la culpa de la muerte de la legisladora porteña fue de su compañero, ya que él la dañó con el endoscopio sin darse cuenta. Según su relato, le puso un dedal al pulsioxímetro y le pidió a la paciente que se colocara de costado para ponerle la anestesia, y luego autorizó al endoscopista para comenzar el estudio, con la luz apagada. Luego, contó que la situación se complicó cuando a Pérez Volpin se le salió el dedal y cuando se acercó para acomodarlo notó que “estaba hinchada como un tonel”. “Le grité a Diego y le pedí que sacara el endoscopio de inmediato”, aseguró.

Por su parte, el endoscopista Diego Bialolenkier aseguró que "el endoscopio es un elemento totalmente inofensivo", y dio a entender que posiblemente la muerte de la periodista se había dado por culpa de la anestesista. "Hice más de 5.000 trabajos y estoy muy dolido, esto me cambió la vida totalmente, nunca pensé que iba a pasar esto", sostuvo entre lágrimas.

Durante el juicio declararon 58 testigos, entre ellos los profesionales del Cuerpo Médico Forense que llevaron a cabo la autopsia del cuerpo de Pérez Volpin, y que señalaron que la muerte de la periodista fue “violenta” y confirmaron la existencia de una “perforación instrumental del esófago”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!