Secciones
Actualidad

Decir la verdad y abordar el tema desde pequeños: cómo hablar de sexualidad con nuestros hijos

Desde poder responder a la típica pregunta de "¿cómo se hacen los bebés?", hasta usar juegos para enseñarle a los más chicos sobre su cuerpo: todo lo que hay que saber y explicar.

Todo padre debió, en algún momento de su vida, plantearse cómo y cuándo debe empezar a hablar de sexualidad con sus hijos. A pesar de que para muchos el tema resulta incómodo, lo cierto es que los especialistas recomiendan conversar con la mayor naturalidad posible desde que los chicos son pequeños, para que a medida que avanzan las dudas y preguntas, los papás puedan responder de la manera más sencilla y menos engorrosa.

A través de juegos los papás le pueden enseñar a sus hijos las partes del cuerpo.

En diálogo con BigBang, la sexóloga Bárbara Natrone explicó que es bueno empezar a hablar con los chicos de sexualidad antes de que ellos pregunten, porque en algunos casos puede ocurrir que nunca consulten, y que el tema quede a un costado, sin ser abordado.

"La sexualidad comprende lo anatómico, fisiológico, emocional y psicológico. Desde ese punto entonces siempre es bueno que los chicos vayan teniendo información desde que son chiquitos y se los cambia y baña, para que conozcan su anatomía en totalidad. Así como aprenden a nombrar sus manos, cara y pies, tienen que saber también cómo se llaman sus genitales", indicó la psicóloga.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En este sentido, Natrone aclaró que para hablar de sexualidad, lo importante es hacerlo con lenguaje adecuado para los chicos y respetando la forma en que la familia se refiere habitualmente a los genitales (usando los términos propios de la biología o con los clásicos apodos), con el objetivo de que los padres puedan hablar con fluidez y con comodidad.

Lo importante es generar confianza para que los chicos se animen a preguntar.

"También es bueno hablar con los niños de su anatomía en forma completa, porque a medida que empiezan a socializar, y están apartados de sus papás algún tiempo, se les puede explicar qué partes no deben permitir que se les toque, para evitar que cualquier tipo de abuso pase desapercibido de parte de la criatura. A raíz de eso, se les puede inculcar que si otra persona les toca esas partes, adulto o no, se lo comenten a sus papás", agregó la profesional.

Sobre esto, la sexóloga Mariana Kersz aclaró que lo ideal es hablar con los chicos de su sexualidad a lo largo de toda la vida, y que, desde que son bebés, los padres deben abordar el tema para permitir que los niños comprendan lo que está bien y lo que no.

A los niños hay que hablarle de sus genitales desde que son chiquitos.

"No es que cuando uno tiene un hijo lo sienta a determinada edad para hablar; no funciona así. Desde que nace el bebé, uno tiene que ir hablando de sexualidad desde lugares diferentes, como puede ser el cuidado del cuerpo y aprender a decir lo que le gusta y lo que no. Desde que son chiquititos tienen que poder identificar que está bien y que no desde los límites morales", dijo, y agregó que los chicos tienen curiosidad en diferentes niveles dependiendo de su edad, y que por eso, es importante que los padres se muestren abiertos al tema desde que son pequeños, para que a medida que crezcan se animen a preguntar.

"Si los chicos saben que en casa hay ciertos temas que no se pueden hablar, o si papá y mamá se enojan cuando los chicos preguntan determinadas cuestiones, es probable que de esos temas ellos mismos se sientan limitados a hablar y no los toquen. Por eso es importante habilitar el diálogo y generarles la confianza como para que puedan preguntar las veces que lo necesiten", aclaró.

Según la psicóloga y especialista en terapias de pareja, lo ideal es hacer un acompañamiento durante toda la infancia, no solamente desde lo genital o sexual, sino en lo que respecta a hablar de cómo es el cuerpo. Sobre esto, Kersz indicó que es bueno explicarle a los niños cómo bañarse, quiénes le pueden cambiar la bombacha o el calzoncillo si se hacen encima y cómo manejarse cuando van a un baño que no es el suyo, entre otros temas, para que a medida que crezcan, puedan reconocer sus límites y respetar su cuerpo.

Los padres pueden usar libros de educación sexual para darles respuestas a sus hijos.

"¿Cómo se hacen los bebés?"

La doctora en Psicología Social Natrone, sostuvo que en el momento en que los chicos hacen la famosa pregunta de "¿cómo se hacen los bebés?", el cuento de la "semillita" resulta bastante apropiado, ya que no deja ser cierto. 

"Si uno tiene en cuenta que los espermatozoides y los óvulos son células y gametas, y que son análogas a lo que son las semillas en el mundo vegetal, se puede usar tranquilamente esa explicación, y cada uno la puede amenizar o profundizar de la forma que más le guste", aseguró a este portal.

Qué decir ante la preguntas sorpresivas

"Lo que hay que decirles es la verdad, siempre adecuando la respuesta a la edad del chiquito y a la pregunta. Si el niño pregunta determinada cosa, hay que responder eso, no hace falta agregar más información porque los confundimos. Sobre todo cuando uno no tiene tan claro qué decir y qué no, porque a veces es difícil saber qué responder", añadió la sexóloga Kersz, y sumó que los padres deben aceptar sus límites y que pueden aprender a decir que no saben la respuesta, pero que la van a averiguar.

Lo más importante es hablar con los chicos de sexualidad desde que son pequeños.

Cómo abordar la sexualidad con niños pequeños

La directora de Clínica de parejas, Mariana Kersz, indicó a BigBang que cuando los papás no saben como abordar el tema de la sexualidad con sus hijos pequeños, son buenas opciones los libros de sexualidad infantil o de educación sexual, para leerlos en familia.

"Uno como padre no sabe todo, y es válido decirle al chico que lo pueden buscar juntos, o que vas a buscar la respuesta. Está bueno agarrar una enciclopedia o compartir en la cena un material en base a su duda", dijo por último, al mismo tiempo que aclaró que en Internet hay mucha información interesante y que también hay varios libros de sexualidad que son de descarga gratuita.

Del mismo modo, la sexóloga Natrone aseguró que cuando los chicos empiezan a crecer, y ya cumplen los tres o cuatro años, los papás pueden incluir el tema de la sexualidad en los juegos o en los cuentos, para que así como se le enseña las palabras, los colores y los números, también se le hable del cuerpo humano con el objetivo de explicar para qué sirve cada parte, incluidos los genitales tanto femeninos como masculinos.

"En estas oportunidades se puede incorporar también el tema de 'de dónde venimos', pero siempre con un vocabulario sencillo, donde los padres usen las palabras que les suenan más naturales. Hay que hablar sin mentiras, pero siendo lo más ajustados a la realidad. Por eso se le puede mostrar una foto de su mamá cuando estaba embarazada, para explicarle que él cuando era bebé estuvo adentro de esa panza", comentó por último.

Temas

  • Sexualidad
  • Niños
  • Hijos
  • Padres
  • sexo
  • Preguntas
  • Verdad
  • Hablar
  • Pequeños
  • Dudas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios