Secciones
Actualidad

Detectaron los primeros casos de las subvariantes Ómicron: la amenaza de una nueva ola en Argentina

Los especialistas sostienen que estas mutaciones se propagan más rápido que las antereriores y que el fin de las medidas de control "favorece el aumento de contagios".

Mientras que las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron amenazan con una nueva y masiva ola de coronavirus en Europa, el Instituto ANLIS/Malbrán confirmó el primer caso de una persona en el país que fue diagnosticada con Ómicron BA.5. Se trata de una persona que había regresado de un viaje internacional, cuyas muestras fueron ingresadas entre el 5 y el 11 de junio

Las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron y la relajación en las medidas de higiene son consideradas las responsables del aumento de contagios de COVID-19 en varios puntos de Europa. De hecho, en algunas países ya temen de una posible nueva ola de coronavirus. En Sudáfrica, "donde se detectó por primera vez BA.4 y BA.5, siendo BA.5 la más presente ahora mismo, el pico pandémico terminó a mediados de mayo, y su impacto fue moderado. BA.5 es mayoritario en Portugal, un país donde la incidencia está aumentando, aunque a niveles inferiores, por ahora, que durante la ola anterior", había explicado la Agencia de Salud Pública francesa.

 

Sin embargo, el aumento de los contagios amenaza ahora a otros países. En Europa, BA.4 y BA.5 son cada vez más frecuentes en Francia, y deberían imponerse a BA.2, mayoritaria desde principios de año. La agencia de salud francesa confirmó la aceleración de casos en sus últimas cifras semanales, así como el aumento de estas dos subvariantes, situación similar a la que se vive en Alemania y Reino Unido. De acuerdo con los expertos, las dos subvariantes parecen propagarse más rápido aún que las anteriores mutaciones. Sin ir más lejos, varios especialistas confirmaron que el fin de las medidas de control sanitarias favorecen este aumento de contagios.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Cabe destacar que en Europa es verano y las personas suelen pasar más tiempo en el exterior que en lugares cerrados, lo que podría ser un freno para un aumento de los casos. "BA.4 y BA.5 pueden propagarse más rápido que BA.2 por una ventaja doble: su factor de contagio y el descenso de protección inmunitaria. Por lo tanto, BA.4 y BA.5 desencadenan una ola más rápido de lo que hizo BA.2", explicó Mircea T. Sofonea, profesor de la Universidad de Montpellier. 

Pero este epidemiólogo opinó que el verano "no es un factor que pueda, por sí solo, impedir una ola de contagios, como ya se vio con Delta en julio de 2021". Hasta ahora no hay signos que alerten de que BA.4 y BA.5 son más graves que las anteriores mutaciones de Ómicron, afirman varios científicos. Pero "todavía es demasiado pronto para saberlo", considera Sofonea.

 

Pero lo visto en Sudáfrica y Portugal hace pensar a algunos especialistas que los riesgos de hospitalización y muerte son menores. "En Sudáfrica, la ola BA.4/5 no se tradujo en más hospitalizaciones y decesos, porque había más inmunidad en la población. Pero no conocemos los efectos a largo plazo", escribió en Twitter Tulio de Oliveira, virólogo de la Universidad del Kwazulu-Natal, en Sudáfrica, donde se detectó en otoño de 2021 la variante Ómicron.

En Portugal, con una mayor tasa de vacunación, pero una población más envejecida, las hospitalizaciones alcanzaron niveles de la ola anterior. Pero, a diferencia de otros países (varios europeos), Sudáfrica y Portugal no se vieron afectados por BA.2. La presencia de BA.2 en un país "podría dar mayor protección contra BA.4 y BA.5" ya que "son genéticamente cercanas", afirmó la Agencia francesa de Salud Pública en mayo, aunque esto es algo que todavía no se confirmó.

En cualquier caso, la protección inmunitaria desciende con el paso del tiempo. "Si bien la protección que da haberse infectado con Ómicron o haber recibido la tercera dosis de la vacuna sigue siendo importantes cinco meses después, sobre todo ante formas graves, desciende ante cualquier infección", destacó Sofonea. Varios países de Europa, sin esperar la llegada del otoño , ya recomiendan una cuarta dosis para las personas más vulnerables.

Y, aunque no es obligatorio, varios especialistas siguen recomendando el uso de mascarillas ante diferentes situaciones, y airear los espacios. En medio de este panorama, la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos Malbrán” confirmó el primer caso de Ómicron BA.5, en una persona: fue detectado durante el análisis de las muestras ingresadas entre el 5 y el 11 de junio, cuyos resultados son los últimos publicados oficialmente. 

 

Según publicó Infobae, la secuenciación de muestras posteriores a esa fecha -cuyos informes aún no fueron difundidos- constató que un 5% de las pruebas ya correspondían a BA.5. Se trata del primer caso de esta subvariante, ya que con anterioridad ya se había registrado a personas con Ómicron BA.4. “La situación de variantes del coronavirus SARS-CoV-2 en Argentina se caracteriza actualmente por una circulación exclusiva de la variante Ómicron”, detallaron.

El informe del Instituto ANLIS/Malbrán sostiene que “la proporción de variante Ómicron en casos sin antecedente de viaje internacional ni relacionados con la importación se sitúa en un 100%, según la información registrada” entre las muestras analizadas por secuenciación genómica. En cuanto a los sublinajes de Ómicron en el período analizado, el porcentaje de BA.2 era del 70.3% hasta la primera semana de junio. ”Adicionalmente, a la fecha se registra un caso de BA.4 cuyos antecedentes epidemiológicos se encuentran en investigación y un caso de BA.5 con antecedente de viaje internacional”, concluyeron.

Un estudio liderado por especialistas del Conicet, publicado en la revista internacional The Lancet Infectious Diseases, una dosis de vacuna heteróloga (diferente) de refuerzo aumentó de manera significativa la inmunidad contra el coronavirus en adultos mayores y notablemente contra la variante Ómicron. El análisis -que analizó la respuesta inmune en un grupo de 124 voluntarios, con un promedio de edad de 79 años, que recibieron dos dosis de Sinopharm y refuerzos con distintas vacunas- reveló que una dosis de refuerzo heteróloga aumentó de manera muy significativa el nivel de anticuerpos contra el coronavirus en adultos mayores que recibieron previamente dos dosis de Sinopharm.

 

En la investigación se definió el nivel de anticuerpos y la capacidad de los mismos para neutralizar a Ómicron y a la variante original de Wuhan (B.1) tras analizar muestras de sangre de los voluntarios a los 21, 100, 160 y 220 días después de aplicadas dos dosis de Sinopharm. En un segundo paso, los voluntarios se dividieron en tres grupos que recibieron una dosis de refuerzo diferente: AstraZeneca (basada en adenovirus), Sputnik V (vacuna basada en adenovirus) y Pfizer-BioNTech (vacuna basada en ARN mensajero). Y se les midió la cantidad de anticuerpos y su actividad neutralizante a los 21 y 90 días.

Además, en cada grupo el refuerzo aumentó notablemente la capacidad de los anticuerpos para neutralizar a la variante Ómicron. “Antes del refuerzo el 23 por ciento de las personas mostraron la presencia de anticuerpos neutralizantes contra la variante original de Wuhan pero solo el 8 por ciento de la población contaba con anticuerpos neutralizantes contra Ómicron, variante que circula en este momento en Argentina y en gran parte del mundo. Tras el refuerzo, 100 por ciento de los participantes mostraron inhibición de la infección contra la variante de Wuhan y entre el 73 y 90 por ciento contra la infección para la variante Ómicron”, destacó Andrea Gamarnik, líder del trabajo e investigadora. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!