Secciones
Un recuerdo que hace bien

Día del Abrazo: ¿cuál es su origen y por qué se celebra?

Conocé el motivo de esta conmemoración que nació como una reflexión en un pequeño pueblo de Estados Unidos, y ahora es celebrada en diferentes lugares del mundo. 

En el Día Internacional del Abrazo se busca difundir el mensaje de unión y comunicación física que este acto posee. Su práctica puede ayudar a combatir preocupaciones, soledad, depresión y acercar a las personas. Fue Kevin Zaborney quien creó esta festividad, un día como hoy pero de 1986 en el pueblo de Clio en Michigan, Estados Unidos. Con el pasar de los años se fue popularizando en este país gracias al Calendario de Eventos Chase, cuyo dueño era conocido de Zaborney.

Sucede que durante los años 80, Zaborney, psicólogo de la Universidad de Michigan con maestría en la Universidad de Boston, consideraba que las personas poseían mucho estrés en día a día. Entre las soluciones que se le ocurrió, surgió el abrazar con mayor frecuencia. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Un poco de la historia de Kevin Zaborney

El inventor de este día es un pastor especialista de Michigan quien se dedicaba a trabajar con jóvenes delincuentes de Boysville en Mount Morris. Zaborney es Licenciado en Psicología de la Universidad de Michigan y posee un master en teología por la Universidad de Boston.

A través de su trabajo notó que la sociedad estadounidense se encontraba avergonzada de mostrar sus sentimientos en público, aún si se tratase de familiares o personas cercanas. En sus conclusiones, observó una falta de espontaneidad a la hora de realizar demostraciones de afecto.

  • Beneficios que aportan los abrazos

  • Aportan seguridad: El ser humano es muy frágil por naturaleza, sobre todo cuando somos bebés, así que una buena dosis de abrazos nos ayuda a sentirnos seguros y confiados.
  • Provoca placer: Cada vez que abrazamos a alguien o nos abrazan nuestro cerebro segrega dos sustancias que son la dopamina y la serotonina, ambas reducen el estrés y juntas proporcionan calma, tranquilidad y sosiego.
  • Cubre nuestras necesidades afectivas: Una persona necesita diariamente 14 abrazos para sentirse plenamente querido. Las personas que no muestran afecto sufren de algo que en psicología se conoce como hambre de piel y no es más que la necesidad de contacto humano.
  • Permiten funcionar de mejor manera: Cada abrazo nos ayuda a centrarnos y mantenernos felices y funcionales cada día.
  • La mejor cura contra la timidez: Permite a las personas tímidas entrar en confianza, ser más abiertos, espontáneos y seguros de sí mismos.
  • Disminuye la presión arterial: Las personas que no tienen mucho contacto físico poseen una frecuencia cardiaca y una presión arterial mucho más alta que las personas que reciben abrazos de manera frecuente.
 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!