Secciones
Actualidad

Disney reabre sus puertas: el adiós a los clásicos y cómo será el parque en la "nueva normalidad"

La reapertura llegará a mediados de julio. Cómo serán las nuevas normas de seguridad y el impacto en el parque temático.

El parque de diversiones de Disney en Orlando abrirá el 11 de julio sus puertas, después de la clausura obligada que tuvo el pasado 13 de marzo por el brote de coronavirus en Estados Unidos. Cómo serán las nuevas medidas de seguridad y por qué quienes viajen deberán decirle adiós a algunas de las clásicas atracciones.

Para sorpresa de muchos, el gigante del entretenimiento demorará más de un mes en reabrir sus instalaciones en relación a sus principales competidores; teniendo en cuenta que Universal Studios lo hará el próximo cinco de junio, mientras que SeaWorld estará activo desde el 11 del mismo mes. "Nuestros parques y operaciones son más grandes y complejas. Tomamos la decisión a propósito, porque queremos generar esa confianza en este nuevo entorno", explicó en una entrevista a Bloomberg Bob Chapek, director ejectuvio de Walt Disney Co.

"Estamos frente a la nueva normalidad y tendremos que ir tomando decisiones sobre la marcha. Será como volver a ser bebés e ir dando pasos muy de a poco", anticipó Chapek, al tiempo que precisó que la primera apertura tendrá lugar para Magic y Animal Kindom; mientras que Epcot y los Estudios Hollywood lo harán cuatro días después.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La "nueva normalidad" de Disney: cómo serán los parques tras el Covid-19

El modelo presentado a las autoridades sanitarias se basó en la experiencia de la "nueva normalidad" de Disneyland Shangai, que retomó el pasado 11 de mayo sus operaciones. El objetivo será reducir la cantidad de personas que puedan acceder por día al parque, aunque no se bajará el precio del ticket de ingreso, cuyo promedio es de 150 dólares.

  • El uso de barbijos será obligatorio en todo momento.
  • Se tomará la temperatura corporal al ingresar al parque y habrá postas sanitarias en las que los visitantes podrán chequear su estado de salud.
  • No se aceptarán nuevas reservas: la prioridad la tienen aquellos que tenían previsto viajar al parque y debieron suspender su visita por la clausura, que tuvo lugar desde el 13 de marzo.
  • Al momento, los hoteles internos del parque permanecerán cerrados.

Dos de los mayores atractivos del parque seguirán prohibidos: los desfiles multitudinarios y el show de fuegos artificiales con el que se cerraba a diario la jornada. Además, se está evaluando una por una cada atracción, para habilitar sólo aquellas que no pongan en riesgo la población de los visistantes.

Las colas se mantendrán, aunque ya trabajan en un sistema de digitalización de turnos para evitarlas por completo. Mientras tanto, quienes ingresen al parque deberán cumplir con el metro de distancia social recomendado por la Organización Mundial de la Salud. "Habrá señalización en cada uno de los juegos", anticipan.

 

Los famosos personajes de Disney no pasearán por el parque, de modo que los chicos que quieran sacarse la famosa foto con Mickey tendrán que esperar. Los restaurantes seguirán abiertos, pero los dueños harán descuentos a quienes paguen de modo digital, para desalentar el uso interno de dinero. Se deberá comer con vajilla de plástico y serán los clientes quienes tengan que tirar las bandejas al terminar sus comidas.

Pérdidas millonarias y el impacto en el Estado

Un mes después del cierre de sus puertas, la empresa anunció la suspensión de 43 mil de sus empleados. Sólo 200 de los 77 mil trabajadores de los parques fueron considerados "indispensables" y continuaron percibiendo su sueldo. La decisión de Disney impactó de modo directo en la tasa de desempleo, dado que es el mayor empleador del estado de La Florida.

La ciudad de Orlando recibe 75 millones de visitantes anuales (más de 200 mil por día) y representa la mitad del turismo del Estado. Entre los parques y los hoteles (internos y externos), se estima que la industria del entretenimiento genera 350 mil empleos locales.

En total, la empresa calcula que el impacto del Covid-19 y el cierre del parque generó pérdidas cercanas al billón de dólares, sólo en tres meses. En efecto, la Asociación de Viajes de los Estados Unidos pronosticó que en el próximo trimestre caerá un seis por ciento los visistantes internacionales al país por la pandemia.

Sin embargo, los directivos de la empresa y desde el Estado apuestan al turismo interno, que en efecto representa más del 80 por ciento de sus visitantes. En 2018, por ejemplo, la ciudad fue la más visitada de todo el país, pero en su mayoría se trató de turismo interno: hubo 68.5 millones de visitantes estadounidenses, contra 6.5 millones de turistas internacionales.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!