Secciones
Actualidad

El ataque de furia de Nico Vázquez en vacaciones: "Agarré un sillón y lo revoleé"

El actor recordó unas vacaciones para el olvido que pasó en México.

Invitado en Podemos Hablar, Nicolás Vázquez reveló un ataque de furia que tuvo en México años atrás durante unas vacaciones junto a su mujer Gimena Accardi

"Fue una semana en donde todas las cosas salían absolutamente mal. Habíamos gastado mucha plata para pasarla bien, pero la habitación era un desastre y la atención también", recordó. "No se hacían cargo de absolutamente nada. Mi mujer se había enfermado, tenía como 39 de fiebre, y supuestamente la medicación estaba incluida en el paquete, pero al final no, por lo que seguíamos gastando".

La tensión aumentó cuando un celular que Vázquez dejó cargando en su habitación desapareció. "Bajé y le pregunté a la gente del hotel por el teléfono, diciéndoles que ahí tenía toda mi vida y me pidieron que me tranquilice, asegurando que si lo dejé ahí iban a encontrarlo", relató.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Luego de interrogar al personal de limpieza y de supuestamente revisar las cámaras de seguridad, los empleados del hotel le aseguraron al actor que nadie se había llevado el aparato. 

Furia desatada

Su enojo comenzó a crecer aún más al notar que estaba a punto de llegar el colectivo que debía llevarlo al aeropuerto y el celular continuaba sin aparecer. "Lo único que te quiero pedir es esto: yo me subo al transfer porque voy a perder mucha plata. Pero si ustedes lo encuentran, porque yo sé que está acá y a lo mejor sin querer lo agarró alguien, me lo mandan a donde voy yo", le solicitó Vázquez al personal del hotel.

Sin embargo, se negaron a hacerse cargo aduciendo que seguro estaba dentro de uno de sus bolsos. "De la nada, yo giro, agarro un sillón enorme y lo revoleo en el medio del hall al grito de '¡quiero mi celular!'. Me acuerdo que toda la gente reaccionó, menos una familia norteamericana que se dio vuelta, me miró y siguió jugando al backgammon", reveló el actor. 

Lejos de mejorar, la situación continuó empeorando cuando la seguridad del hotel lo detuvo. Eventualmente, a través del GPS lograron determinar que efectivamente el teléfono había sido robado. "Me pidieron mil disculpas y terminó", concluyó el actor agregando que su estallido de ira quedó grabado en las cámaras de seguridad de la recepción. "Menos mal que nunca llegó a Intrusos", bromó.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!