Secciones
Coronavirus

El empresario que hizo la clandestina en Nordelta: "No se me ocurrió pedirles barbijos a los invitados"

Víctor César Chirico sostuvo que quiso "compensar" a su hija "con una pequeña reunión en mi casa que se desmadró".

Víctor César Chirico quedó en el centro de la polémica al ser el dueño y el organizador de la fiesta de 15 años que se llevó a cabo este último sábado por la tarde el barrio El Yacht de Nordelta, en el partido de Tigre. Del evento participaron más de 70 invitados, entre los que se encontraban el ex jugador de Boca, Clemente Rodríguez, y la banda "El Show de Andy" que agasajaron a la cumpleañera.

El empresario declaró que pensó estar habilitado porque era al aire libre.

La fiesta fue desarticulada por efectivos de la Policía Bonaerense que llegaron hasta el barrio por una denuncia por ruidos molestos realizada por un vecino al 911. El empresario de 49 años y otros tres asistentes, de entre 43 y 49 años, fueron aprehendidos tras haber increpado a los efectivos de la Estación de Policía Departamental de Seguridad de Tigre que intervinieron para desmantelar el evento. 

Los asistentes a la fiesta viralizaron varias escenas en Instagram: la ausencia de barbijos y distancia social fue el principal foco de las críticas en medio de las restricciones decretadas por el gobierno nacional en medio del incesante aumento de contagios de COVID-19 en todo el país. Según explicó Chirico, empresario del rubro de la construcción, decidió festejarle el cumpleaños de 15 a su hija Victoria. luego que se lo suspendieran entres oportunidades por la pandemia.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En diálogo con A24, aseguró que al momento de llevar a cabo el festejo en su casa pensaba que el DNU le permitía realizar multitudinarias reuniones al aire libre. "Es mi casa. Entendí que al aire libre y durante el día, no había impedimento. Que esto solo se trataba de espacios cerrados y no abiertos. Igual es mi culpa, no lo entendí bien y no me excuso.  Es un error involuntario, pero un error al fin", sostuvo.

El organizador de la fiesta en Nordelta fuera de la ley.

En ese sentido, explicó que se ofreció a financiar los testeos de todos los invitados durante la fiesta y aclaró: "Todos van a ser testeados, no invité a esa cantidad de gente, pero se sumaron muchos a último momento porque era al aire libre. Andy no vino contratado, es un amigo al que llamé por teléfono y le dije que si tenía ganas, que se venga, que le iba a hacer el cumpleaños de 15 a mi hija y si se copaba con los chicos. Vino, pero no fue una fiesta organizada".

Durante su descargo, acompañado de su abogado Ignacio Trimarco, Chirico afirmó que no se vendieron entradas ni alcohol durante el evento. "Lo quiero aclarar. Ninguno tenía barbijo porque estábamos al aire libre. La distancia es discutible, en una fiesta te alejas y te acercas, pero estábamos en un terreno de mil metros cuadrados entre 50 y 70 personas. Si multiplicás la distancia te da más de la que pide el gobierno. No se me ocurrió pedirle a los invitados barbijos", dijo.

Y sobre la presencia de Clemente Rodríguez, explicó: "Es mi amigo y al igual que Andy, lo llamé yo. le dije que se viniera a casa a tomar algo porque era el cumpleaños de la nena. Mi hija cumplió 15 años, el año pasado tenía la fiesta para el 2 de mayo, se suspendió por la pandemia, la pasaron para noviembre, la volvieron a suspender, la pasaron para el 30 de abril de este año, que había sido el viernes y se volvió a suspender por la pandemia".

El dueño de la casa dio una nota con su abogado.

Finalmente, el empresario sostuvo que buscó una manera de "compensar" a su hija luego de que le suspendieran, en reiteradas ocasiones, su cumpleaños de 15 y concluyó: "Quise compensarla con una pequeña reunión en mi casa que se desmadró y salió por todos los medios". Por su parte, Trimarco buscó excusar a su cliente advirtiendo que pensó que estaba "habilitado por ser de día y al aire libre".

De acuerdo con el letrado, el hombre "había entendido que al ser al aire libre, a la luz del día, estaba habilitado. no es una excusa jurídica y nos vamos a hacer cargo de la situación". "Estamos contactado a las personas que vinieron a la fiesta para hisoparlos y colaborar. Esta es una situación repudiable como tantas otras", remarcó.

Y sobre la supuesta sanción económica que podría recibir su cliente, sentenció: "Entiendo que hay que concienciar y dar un mensaje claro para que esto no vuelva a suceder, pero yo no vi a nadie presos por las comuniones que se hicieron el fin de semana. Hay otras circunstancias que vamos a investiga para ser llamativas. Lo notificaron de la formación de la causa, que está siendo tramitada ante el Juzgado N°2 de San Isidro y ya nos presentamos".  

Más de 70 personas en una clandestina.

Esta no es la primera vez que Chirico tiene problemas en la Justicia: en mayo de 2019 un tribunal de Dolores condenó al contratista a la pena de tres años de prisión en suspenso por su responsabilidad en el derrumbe de la losa del Centro Cultural Santa Teresita, ocurrido el 2 de marzo de 2018, en el cual murieron seis obreros.  Fue considerado coautor penalmente responsable del delito de estrago culposo agravado por causar la muerte de seis personas y por poner en riesgo de vida a otras. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios