Secciones
Actualidad

El impacto psicológico de la pandemia: del temor a la culpa, cómo llevar la ansiedad

BigBang dialogó con la licenciada en psicología Diana Hunsche, quien habló de los prejuicios que giran en torno a los terapeutas y de los aspectos positivos y negativos de la terapia online. 

A más de un año del inicio de la pandemia del coronavirus, el impacto psicológico -según los expertos- es amplio, trascendente y duradero en el tiempo. Sin ir más lejos, agencias de salud -como también el Centro Nacional para la Información Biotecnológica de los Estados Unidos o la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA)- advierten que la misma generó un aumento histórica de problemas de salud mental.

BigBang dialogó con la licenciada en psicología, Diana Hunsche, especialista en duelos, quien resaltó que en un contexto repleto de incertidumbres, “la terapia es una herramienta indispensable para asistir a los que están atravesando la pérdida de un ser querido". Sin embargo, remarcó que lo importante es "tratar de seguir" sabiendo que "nunca" se va a cortar el vínculo con la persona que falleció, por más que ésta ya no esté físicamente.

Y agregó: "Estamos en un momento de mucha incertidumbre, adaptándonos permanente a hábitos nuevos y combatiendo el temor a contagiar, el temor a ser contagiado y la culpa del sobreviviente. Esta última se da en forma masiva, pero va más allá de la pandemia. Puede suceder en una guerra o en un accidente. Hay que afrontar a la muerte. Animarse a seguir y entender que la verdadera muerte es el olvido, como decía Jacques Lacan”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según le explicó a este sitio, la pandemia provocó también la aparición en su consultorio de personas que sienten "culpa" por haber encontrado el "bienestar" durante este momento de incertidumbre y miedo. "Las personas que por algún motivo están mejor en la cuarentena, porque tienen contacto con sus hijos o no tiene que estar corriendo de un lado para el otro, me lo dicen con culpa", resalta.

De acuerdo con la psicóloga, que está presentando su libro “A terapia ¿yo?”, el cual se enfoca en entender cómo funciona la terapia, una de las consultas más frecuentes que comenzó a recibir a partir de la pandemia está relacionada al encierro y la imposibilidad de movimiento. "La cuarentena afectó a mucha gente, especialmente a las personas muy deportista", sostiene.

Y con respecto a los duelos y a la imposibilidad de despedir a los seres queridos con la cual se topó mucha gente por culpa de las restricciones en medio de este grave contexto sanitario, explicó: "El duelo no abarca solamente a pérdidas de Covid-19. Dos de mis pacientes perdieron a familiares cercanos, una a su mamá y la otra a su papá, y me decían ´pero, bueno, no fue por Covid-19´, como si hubiera una categorización diferente", sostuvo.

Diana Hunsche trabajó con el Dr. René Favaloro en el Sanatorio Güemes, en obras sociales (Medicus y DKV), en el Hospital Zubizarreta y para SERPAJ. Si bien el psicoanálisis fue su punto de partida, también se especializó en Psicogenealogía, dirige la revista online “PsicoHerencias” y es psicóloga recomendada por las Embajadas de Alemania y de los Estados Unidos.

La profesional afirma que la terapia no solo es un modo de sanación, sino también un camino "fascinante hacia el autoconocimiento". De hecho, sostiene que la terapia es "una herramienta indispensable" para asistir a los que están atravesando la pérdida de un ser querido en medio de este contexto sanitario. “Es importante lo que te pasa, pero más importante aún es lo que hacés con eso que te pasa”, aclara.

La entrevista completa a Diana Hunsche

¿Cómo funciona una terapia?

- La terapia lleva a la sanación y ayuda a salir de la fijación de un problema. Cuando uno tiene un problema, tiene una nube que no le permite concentrarse en otra cosa que no sea el inconveniente o dificultad que lo abruma. La vida es eso, pasar de una problemática a otra, buscando siempre la mejor versión de sí mismo. Lo que busca la terapia es darle otro enfoque, para lograr la superación.

Hay un mito que sostiene que en la terapia se trabaja solo problemas traumáticos, pero hay sesiones que son muy prácticas y que no dejan de ser profundas. La idea es arrojar luz sobre situaciones que no te permiten ver más allá de la problemática.  Actualmente estamos en una situación de incertidumbre e incógnita permanente.

La terapia ayuda a sobrellevar esa sensación de inseguridad y tambaleo permanente, para que uno pueda seguir encausando sus metas. De algún modo, esto permite seguir tu camino más allá del oleaje. Hay que ir adaptándonos permanentemente y eso lleva mucha energía. La terapia ayuda a trabajar los duelos, a seguir adelante en este contexto, a pesar del miedo al contagio. Saber sobrellevar esto lleva a la sanación. 

¿Cuáles son las consultas más frecuentes en medio de este contexto actual de pandemia?

- Las personas que aman estar al aire libre tuvieron que adaptarse a espacios cerrados y eso fue un problema. Muchos buscaron la forma de seguir haciendo entrenamiento en su casa o tomar clases de gimnasias online. Pero todo se dificultó, todo se volvió más complejo. Estas personas se vieron afectadas por estas restricciones lógicas y tienen que tratar que el miedo o el cansancio no los detenga o los bloquee. Hay que seguir, sin sentirte culpable. 

Los pacientes nuevos, los que empiezan una terapia en este momento, tienen cuestionamientos relacionados con el encierro, la parte económico o lo laboral. Por ejemplo, la pandemia obligó a las parejas a estar todos los días, todo el tiempo, juntas. En algunos casos, esto ayudó, obligándolos a la convivencia.

En otras, aparecieron cosas traumáticas, lo que ya estaba desunido se terminó acentuando y desencadenó una crisis de pareja. La casa de casa uno se terminó convirtiendo en un todo, en un lugar para estudiar, descansar y trabajar al mismo tiempo. Cuando antes de la pandemia, todo eso estaba separado. El hogar ya no es el lugar de reposo, ocio y descanso. Esto genera estrés y preocupación. 

¿Cómo es hacer una terapia de manera virtual?

- La terapia online ya existía antes de la pandemia. Cuando un paciente se trasladaba al exterior o al interior del país, seguía acudiendo a sus citas terapéuticas de manera online. La diferencia ahora radica en que todas la sesiones presenciales se convirtieron en virtuales. Pero esto no quiere decir que sea malo, ya que hay cosas muy novedosas y buenas, cómo por ejemplo que atendí a pacientes con COVID sin riesgo a contagiarme.

Otro punto positivo es que cada terapeuta, al realizar sesiones online, pudo ingresar en el mundo del paciente, ver a sus hijos, sus mascotas, las plantas, su entorno o familia. De una sesión a otra te cuentan cosas más íntimas e ingresas en el hábitat del paciente porque ellos se sienten más cómodos en el living e su casa, que sentados en el consultorio.

Peor por mencionar un aspecto negativo, es verdad que se pierde el contacto visual con la persona. Para que el otro se sienta mirado u observado en una videollamada, tenés que dejar de mirarlo paradojicamente porque tenés que fijar tu mirada a la cámara. La terapia online deja de tener esa conectividad que está en lo presencial. Pero es un cambio que vino para quedarse, no tengo dudas, ya que tampoco existe otra solución superadora. 

¿Qué es la culpa del sobreviviente?

- Estamos en un momento de mucha incertidumbre, adaptándonos permanente a hábitos nuevos y combatiendo el temor a contagiar, el temor a ser contagiado y la culpa del sobreviviente. Esta última se da en forma masiva, pero va más allá de la pandemia. Puede suceder en una guerra o en un accidente. Hay que afrontar a la muerte. Animarse a seguir y entender que la verdadera muerte es el olvido, como decía Jacques Lacan.

La culpa de sobreviviente se da en forma masiva, pero va más allá de la pandemia. Sucede en una guerra o en un accidente. Es la sensación de que si uno continúa la vida, la propia vida está abandonando al fallecido, lo está alejando. Pero esto no es así, uno puede llevar el recuerdo de la persona fallecida, nombrándola o evocándola con costumbres. Esas maneras incorporan al que ya no está físicamente y los mantiene, de alguna forma, con vida. 

También es la aparición de lo siniestro. En cualquier película de terror, el protagonista está en una circunstancia habitual que es interrumpida de golpe por algo inesperado que conlleva a la muerte. Eso nos pasa todos los días desde que llegó la pandemia a través de la información que nos dan los medios. Esto genera temor y que debamos usar energía extra para incorporar y entender todas estas noticias trágicas que se ven en los noticieros, por ejemplo.

¿Cómo se sobrellevan los duelos, teniendo en cuenta que muchos se vieron interrumpidos también por la pandemia?

En todas las culturas, en las más antiguas y nuevas, hay un ritual de despedida para poder inscribir la muerte en el psiquismo (percepción, pensamiento, memoria, emoción, motivación). Eso es doloroso, pero necesario porque nos ayuda a pasar de la situación de estar con alguien a entender que empezamos otra etapa en la que ese alguien ya no está. Esa es la etapa del duelo.

Pero en estas circunstancias, muchas personas no pudieron despedir a sus allegados o familiares fallecidos debido a las restricciones impuestas sobre los velorios, por ejemplo. Y esto es necesario hacerlo. Una persona que pierde a un ser querido en algún momento va a tener que hacer una ceremonia, algo o varias cosas, que de algún modo implique la despedida. Eso va a ayudar a empezar la etapa del duelo. 

Al no hacerse el duelo, en la persona, en la persona se genera una especie de esperanza de que el ser querido vuelva, aunque sea irracional pensarlo. Esa ilusión está, lo que lleva a un mal gasto de energía. Esto puede provocar que una persona inicie cosas, como estudios, una carrera, un pasatiempo o un trabajo, y no pueda terminarlas. 

¿"A terapia ¿yo? nació de la interacción con tus pacientes?

- El libro es una descripción de todas las preguntas que me hicieron mis pacientes en todos estos años. Incluye mitos y prejuicios que abundan en el mundo de la psicología. Son todas las inquietudes que tiene un paciente cuando inicia terapia, cuando está en terapia y cuando la quiere retomar. Son textos breves y accesibles para entender. Cada texto está ilustrado, lo que le da el anclaje gráfico.

Este libro nació de la inquietud de mis pacientes, que me preguntaban qué podían leer sobre aspectos prácticos de la psicoterapia. Toca los mitos y prejuicios más básicos y los más profundos. Por ejemplo, si los psicólogos le lavan la cabeza a la gente, si es verdad que la amistad suplanta a la terapia, qué pasa si mi terapeuta viene de una cultura diferente. Va gradualmente llevándote desde el rechazo, pasando por la desconfianza hasta llegar a la aceptación.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!