Secciones
Actualidad

Habla el primo de Juliana Awada acusado de secuestro: "Me tienen como la oveja negra”

Juan Manuel Awada, denunciado por maltrato físico y psicológico por parte de la mamá de su hijo, rompió el silencio luego de haberse dado a la fuga con su nene meses atrás. 

Por Alejo Paredes

Eran cerca de las 19 horas del lunes. Lógicamente, y como es habitual en esta época del año, el sol ya se había ocultado y la oscuridad de la noche ya había cubierto el cielo. El clima tampoco ayudaba: las nubes, la amenaza constante de lluvia y algunos fuertes vientos convertían aquella velada porteña en un escenario digno de alguna novela de Stephen King.

Fue en ese momento que llaman a la puerta de la redacción. Era un hombre, con mochila, barba un tanto canosa, bufanda y una campera del estilo “uniqlo” color azul oscuro. “Debería estar todo mal con ustedes. Pero vengo a hacer las paces”, fue lo que pronunció a la hora de preguntar su nombre.

Y rápidamente reveló quién era: “Soy Juan Manuel Awada”. El nombre es familiar por una razón. Se trata del primo de Juliana Awada, la mujer del presidente Mauricio Macri y primera dama, denunciado por maltrato físico y psicológico por parte de su expareja, Cecilia Prikels, y acusado de haber secuestrado a su hijo, Kalil (7), a principios de marzo.

Antes de seguir esta historia, recordemos un poco el drama que vivió Marta Maitz, la abuela de Kalil, quien denunció a su ex yerno por secuestro. La mujer contó que cuando Juan Manuel debía ir al Juzgado para ser notificado de que le iban a entregar la tenencia provisoria del nene, fue a su casa y se lo llevó sin previo aviso.

Juan Manuel conoce bien la propiedad de Marta debido a que vivió allí durante un tiempo. El 7 de marzo, los perros ladraron y Marta no imaginó el motivo. A los minutos fue a ver a su nieto y ya no estaba en la casa. Inmediatamente radicó la denuncia en la comisaría n°1 de San Martín y esperó que el primo de Juliana apareciera con Kalil sano y salvo.

Luego de casi cuatro semanas de búsqueda, la policía detuvo en Mar del Plata a Juan Manuel Awada. Fue detenido y liberado poco tiempo después. También, según le aclaró a BigBang durante su inesperada visita a la redacción, le dictaron una restricción perimetral que finalizó este mismo martes 11 de junio y que le impedía acercarse a su ex suegra y a su hijo.

Ahora sí, volvamos al relato anterior. Al llegar a la redacción, brindar su nombre y corroborarlo su identidad al mostrar su documento, Juan Manuel procedió a ser su descargo con respecto al secuestro de su hijo. No solo confirmó la historia de Marta, sino que además explicó las razones que lo llevaron a darse a la fuga con su hijo, de quien busca recuperar la tutela.

“Estuve en el juzgado de familia y ayer lo vi a mi hijo. Tengo una perimetral, pero no importa. Lo vi muy gordo y medio atontado. Está muy, pero muy gordo. Hoy lo declaré en el juzgado y mi perimetral termina mañana (por hoy). Ya mañana voy al colegio, voy a hablar con la profesora”, comenzó con su descargo, un poco nervioso y otro tanto acelerado.  

Y agregó: “Yo me quedé mal cuando pasó eso de la policía (su detención en Mar del Plata). Esto es un tema con la mamá de mi hijo (Cecilia Prikels), que de hecho no apareció todavía. Ella sigue viviendo en La Costa, supuestamente con el novio. Ella reconoció que me dio el cuidado del nene voluntariamente. Ella venía a verlo un rato cada tres semanas”.

Según le contó Juan Manuel, fanático de The Beatles, a este portal, su mamá y su hermana, Andrea, ayudan a Marta económicamente en la crianza del pequeño Kalil. “Mi hijo ahora está viviendo con Marta, su abuela. Mi vieja y mi hermana Andrea le pasan plata. A mí me tienen como la oveja negra de la familia”, sostuvo.

Leer también: Cómo y dónde detuvieron al primo de Juliana Awada, acusado de haber secuestrado a su propio hijo

En diálogo con este sitio, Marta había señalado que Juan Manuel estuvo internado con anterioridad por problemas psiquiátricos y debía estar medicado, pero que hace años abandonó el tratamiento. En varias de sus recaídas, su familia cercana no lo ayudó y por ese motivo, ella accedió refugiarlo en su casa, con la intención de poder tener cerca a su nieto.

SI bien esta versión fue confirmada por el primo de la primera Dama, remarcó que no está conforme con la decisión del Juzgado de Familia. “La que me denuncia por violencia de género fue la mamá de mi hijo y después la abuela. Mi hijo estaba viviendo conmigo, me fui a Puerto Iguazú a fin de noviembre y ahí por un mes y medio”, recordó.

Y continuó: “Cuando vuelvo, paso por Córdoba, porque mi vieja es cordobesa, y mi ex suegra me aloja en su casa. Me da una pieza que tiene en la parte de atrás de su casa. Ahí está viviendo mi hijo ahora. En ese mes, ella fue al juzgado, inventó un montón de boludeces en mi contra, y le dieron la guardia provisoria de mi hijo. Por dos portazos que habré dado”.

Si bien no quiso aclarar a que se refería con “dos portazos”, explicó que cuando le dieron la tenencia Kalil a su abuela, no estuvo de acuerdo y decidió fugarse con él. “Yo no estuve de acuerdo y me fui a Mar del Plata por un mes con mi hijo. Le falté el respeto a la decisión del juzgado, pero porque la tomadura de pelo me la hicieron a mí”, sumó.

Para él, le sacaron la tenencia de su hija solamente porque “accedió” a vivir con su ex suegra. “No puede ser que viva por un mes con mi suegra y me saquen a mi hijo. Yo accedí voluntariamente a vivir con ella, pero no puede ser que en un mes le den la tenencia a ella. Me arrestaron en la puerta del hotel (en Mar del Plata)”, detalló.

Y sentenció: “Me pusieron una orden de restricción para no acercarme a mi ex suegra y a mi hijo. Está muy gordo y mal cuidado. Le dan hamburguesas a las 8 de la mañana –volvió a repetir-. Le dije a la abuela que no le podía dar de comer eso tan temprano, le hice un gesto y me detuvieron tres policías: me tiraron al piso. A los cinco minutos me fui”.

Al finalizar su descargo, que duró cerca de 30 minutos, terminó de tomar un poco de agua y se despidió de la redacción hablando de The Beatles –su gran pasión-, de John Lennon, Paul McCartney, su prima Juliana Awada y del mismísimo presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Comentarios

Juan Manuel Awada, denunciado por maltrato físico y psicológico por parte de la mamá de su hijo, rompió el silencio luego de haberse dado a la fuga con su nene meses atrás.