Secciones
La encontró la policía

Encontraron a la joven que había desaparecido en Berazategui: estaba en Chubut sana y salva

La joven había desaparecido durante la noche del viernes 3 de junio, cuando le dijo a su mamá que se iba al cumpleaños de una amiga del secundario en una casa quinta.

Afortunadamente, Silvana Soledad Galarza, la joven de 20 años que llevaba desaparecida diez días, apareció sana y salva en Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut. La joven desapareció durante la noche del viernes 3 de junio. Ese día, le dijo a Viviana Esquivel, su mamá, que se iba al cumpleaños de una amiga del secundario, en una casa quinta de la localidad bonaerense de Villa España, en el partido de Berazategui. Pero terminó siendo mentira. 

Desde entonces, su familia no supo más nada de ella más allá de unos chats de WhatsApp que aparentemente la joven intercambió con su mamá durante el fin de semana posterior a su desaparición. Aunque la mujer aclaró desde un principio que estaba convencida de que la persona que le respondía no era su hija y que ella estaba en peligro.

Según trascendió, al momento de desaparecer vestía con una campera negra con corderito, unos jeans negro y borcegos de color negros, y llevaba en su bolsillo mil pesos en efectivo. Salió de su casa asegurándole que la hermana de la supuesta cumpleañera la iba a pasar a buscar por la zona de Berazategui. Cuando se despertó, Viviana descubrió que su hija todavía no había llegado y cuando la llamó, nadie la atendió.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Pero si bien la joven no respondió sus llamadas, su mamá logró contactarse con ella a través de WhatsApp. El mensaje, tan confuso como claro, decía que no tenía los medios para regresar, ya que la casa quinta quedaba muy lejos y nadie se había ofrecido a traerla de regreso. Al final, le aseguraba a su mamá que iba a volver, pero por la noche del domingo. Las horas pasaron y Silvana nunca regresó.

Viviana no sabía la dirección de aquella casa quinta y el último mensaje que recibió desde el teléfono de su hija decía “estoy bien, estoy lejos”. Por esa razón, se contactó con la supuesta cumpleañera, quien terminó por espantar a la mujer: le dijo que no había cumplido años y que, mucho menos, había organizado una fiesta. Fue entonces que no lo dudó, se presentó en la Comisaría Primera de Berazategui  y radicó la denuncia de su desaparición.

La causa quedó en manos de la UFI N°2 Descentralizada de Berazategui, a cargo de Christian Granados, quien ordenó tareas a un equipo especializado en búsqueda de personas. Los investigadores lograron lo que su madre no pudo: consiguieron contactarse con Silvana a través de Instragram y la joven confirmó que se había alejado de su hogar por un problema familiar. “Le hemos preguntado cosas concretas que solo ella puede saber y respondió correctamente”, precisaron.

La joven les aseguró a los profesionales que nunca había dicho que no iba a volver y reiteró que no podía regresar a su casa "porque estaba lejos”. Pero para descartar cualquier tipo de duda, las autoridades le pidieron que se presentara en cualquier comisaría para constatar que no estaba siendo retenida contra su voluntad. Caso contrario, la persona con la que estuviera iba a ser acusada de secuestro e iba a quedar detenida.

Entonces así fue como Silvana se acercó a la seccional cuarta de Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, y confirmó que se había ido por su propia voluntad con otra persona. Viviana describió a su hija como una “buena persona", que no sale a bailar, fuma y tampoco se droga.  También como una joven "muy ingenua y dócil, muy fácil de manipular”. Por eso, descarta que un "problema familiar" sea la razón por la que Silvana abandonó su casa. 

Según se dio a conocer, la mamá de la chica de Berazategui sospecha que una nueva amiga que la joven se hizo en la Universidad Jauretche, sitio donde estudia para ser asistente social, sería la responsable de que Silvina haya abandonado sorpresivamente su hogar. La mujer no la conoce ni tampoco sabe su nombre, porque su hija le respondía con evasivas cuando intentaba saber sobre ella.

Sin embargo, personal de la UFI N°2 de Berazategui recolectó testimonios de amigos y de compañeros de facultad de la joven que sustentaron la hipótesis de un conflicto familiar, por más que su madre diga todo lo contrario, razón por la cual se descartó la posibilidad de un secuestro por parte de una red de trata de personas. En la reconstrucción del hecho, se supo que Silvana se fue de su casa con lo puesto, mil pesos en efectivo y un acompañante. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!