Secciones
Vergüenza

Es docente, defiende a la dictadura y fue nombrado como director de una escuela porteña

Desde su cuenta de Twitter, Gustavo Albonico hizo apología al machismo y al racismo.

Apenas se hicieron públicos, los posteos causaron rechazo e indignación a las madres y a los padres de los alumnos de Gustavo Albonico, un docente de que trabajaba en un escuela porteña. Era abril, y las autoridades del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires lo premió con el cargo de director en una escuela de Saavedra. Las quejas de los papás lograron que no puede asumir.

 

Pero ahora Albonico ocupará un puesto como director. El Ministerio de Educación porteño volvió a designarlo. Esta vez  para que se ponga al frente de la Escuela N° 2 "Tomás Santa Coloma" (del Distrito Escolar 8), en Parque Chacabuco. Las autoridades del Gobierno de la Ciudad no tuvieron en cuenta que el docente fue denunciado por hacer "apología del terrorismo de estado y de los crímenes de lesa humanidad de la dictadura" a través de las redes sociales. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Por pedido de las madres y los padres, los sindicatos docentes y la comunidad educativa del distrito escolar repudiaron la designación y convocaron a una marcha, que se realizó hoy. En un comunicado, afirmaron: "Las y los docentes que conformamos el inter-áreas del distrito octavo manifestamos nuestro enérgico repudio a la designación de Gustavo Albonico al cargo de Director de la Escuela N°2 del DE 8. Nos declaramos en alerta ante el nombramiento de quien realizó manifestaciones públicas donde expresó su ideología machista, misógina y discriminadora, que vulnera y violenta la integridad de las mujeres". Por último, completaron: "Exigimos la inmediata renuncia al cargo. Cuando decimos nunca más es nunca más".

 

Además, los docentes y los padres realizaron un abrazo simbólico en la escuela, ubicada en la calle Santander 1150, para "visibilizar la situación y manifestar nuestra preocupación". En ese sentido, Mariana Bermejo, la presidenta de la Cooperadora de la Escuela 2 aseguró: "Estamos alertas, movilizados y preocupados con esta designación en el mayor cargo directivo de la escuela, no se trata de temas partidarios sino de algo que nos atraviesa como sociedad".

 

Y agregó: "Empezaron a circular expresiones horribles de esta persona, que en otras escuelas tuvieron las mismas repercusiones y el mismo repudio. Esta es una escuela, chica, con unos 150 alumnos, en la que venimos trabajando en resolución de conflictos a través de la palabra, respeto a la diversidad, defensa de los derechos humanos, y cae esta persona que dice estas cosas". Hasta el momento, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, no habló sobre el tema.

 

 

Los primeros posteos de Albonico que encendieron las alarmas de la comunicad educativa hacían apología a los crímenes de Lesa Humanidad de la dictadura. Uno de ellos fue realizado el 15 de abril, en el medio de la polémica por la presencialidad en las escuelas. El docente republicó un tuit que tenían el hashtag #Abranlasecuelas acompañado por una foto de la Escuela de Mecánica de la Armada, el símbolo de los centros clandestinos de detención. 

 

En otro posteo, Albonico retuiteó una publicación de la cuenta @luisrodriguezrm que decía: "Levanten la mano los que están de acuerdo con cerrar el INADI, el ministerio de la mujer, y todo establecimiento público que genere PARÁSITOS estatales”. Además, el propio Albonico había publicado unos meses antes una foto de una bala con la frase: “Estudios científicos sugieren que este chip implantado en la cabeza de un delincuente reduce 100 % la posibilidad que vuelva a delinquir”.

 

 


También hizo dos desagradables publicaciones. La primera fue un comentario sobre un video en el que se ve al dueño de un comercio en Belo Horizonte, Brasil, que se dejó asaltar y luego baleó por la espalda al asaltante. ¿Qué escribió el director? “Hermoso, acabé”. En otro tuit, celebró un meme sobre la violación de una mujer que había publicado otra cuenta. Absolutamente desagradable. 

 


Cuando sus tuits llegaron a las madres y a los padres, y fueron denunciados por los sindicatos docentes y la comunidad educativa general, el director borró todos los tuits y cerró su cuenta de Twitter. Ya era muy tarde para arrepentirse. Parecía que su carrera como docente había llegado a su fin. Pero, de manera insólita, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta le da una nueva oportunidad. 


 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!