Secciones
De las vacunas del segundo componente

Falta de segundas dosis: cuánto se puede esperar y por qué no hay que preocuparse ante la tardanza

En la Argentina solo hay 3.759.874 que tienen el esquema de vacunación completo contra el coronavirus. Por qué no hay que desesperarse ni tener temor.

Según el Monitor Público de Vacunación del Ministerio de Salud de la Nación, hasta el momento en la Argentina 14.886.910 personas recibieron ya la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Desde el inicio del plan de vacunación, las dosis que llegaron son de la Sputnik V, Sinopharm y AstraZeneca, y todas requieren de dos aplicaciones para completar el esquema. Sin embargo, actualmente son más los argentinos que tienen una única dosis y que, con enorme preocupación, aguardan la llegada de la segunda.

Al cierre de esta nota, 3.759.874 personas cuentan con las dos dosis, mientras que 14.886.910 están vacunados solo con una. Ante los temores que genera en la sociedad por la demora en la llegada de nuevos cargamentos con el segundo componente, BigBang dialogó con la infectóloga Leda Guzzi, quien es miembro de la Sociedad Argentina de Infectología y de la International AIDS Society.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Las personas tienen que saber que el beneficio que otorgan las vacunas no tienen una fecha de caducidad. Los intervalos interdosis tanto para las vacunas de Covid-19, como para las demás vacunas, son intervalos mínimos, pero no son máximos. No existe una fecha de caducidad del beneficio de las vacunas una vez aplicadas", aclaró la especialista.

En este sentido, indicó que cuando se aplica una primera dosis, el sistema inmune se activa en dos direcciones: por un lado con la producción de anticuerpos y por otro lado, con la inmunidad celular.

"Esa activación de la inmunidad celular, permite que los linfocitos T queden preparados para un futuro encuentro con el virus o bien con el antígeno de la vacuna y esta memoria les permite responder rápidamente ante este nuevo encuentro. La realidad es que las segundas dosis lo que producen es un realce de esa respuesta inmune y generan nuevos anticuerpos que facilitan la duración de estos anticuerpos en el tiempo, pero sin duda, la primera dosis es la más importante para la mayoría de las vacunas", agregó.

Así, lo fundamental es saber que si bien las vacunas deben tener un intervalo mínimo entre dosis y dosis, no ocurre lo mismo con el tiempo máximo que se puede esperar. Por eso mismo, es importante que aquellos que teman ante la tardanza de la aplicación de su segunda dosis, en verdad no crean que esto es algo malo para su salud ni para su inmunidad.

"La ministra fue súper taxativa aclarando que los esquemas se van a completar a medida que vayan llegando las segundad dosis, así que yo creo que la población tiene que estar tranquila. La vacuna no se 'vence', porque ese no es un término apropiado, ya que el vencimiento hace referencia a una fecha de caducidad de un producto que no está aplicado, y en este caso se trata de una vacuna que se aplica y que ya genera memoria inmunológica y que ya produce anticuerpos", agregó Guzzi.

En ese sentido, la infectóloga mencionó que la Sputnik V tiene una eficacia del 80% con la primera dosis, mientras que la vacuna de AstraZeneca y la de Sinopharm alcanzan una eficacia de entre el 65 y 70% con la primera; lo que implica que la probabilidad de infección se reduce, pero lo más importante es que disminuye la chance de presentar formas severas de la enfermedad, como requerir hospitalizaciones, estar en terapia intensiva o incluso fallecer. "Todas estas vacunas cuentan con segundas dosis. No son exactamente refuerzos. Sin embargo, realzan la respuesta inmune de la primera dosis", sumó.

Además, aclaró que la duración de la inmunidad ofrecida por las vacunas aún no se conoce con precisión, pero que se cree que es poco probable que sea menor a un año. "Esta conclusión se saca extrapolando la experiencia con otras vacunas del calendario. Recordemos que un axioma fundacional de la vacunología, es que los esquemas de la vacunación nunca se reinician porque haya pasado tiempo entre las dosis, sino que los esquemas se completan y esto tiene que ver con esta memoria que ya se ha generado en el organismo con el primer encuentro con la vacuna", manifestó.

Para aquellos que todavía tienen dudas, es necesario mencionar que en el caso de que la segunda dosis tarde más de 3 meses, incluso 6 u 8 meses, el efecto que va a producir al momento de ser aplicada es el mismo, ya que va a realzar la respuesta inmune que ya se ha gatillado con la primera dosis.

Ante la pregunta de si solo con la primera dosis aplicada también se consigue una inmunidad de cerca de un año, Guzzi sostuvo que es probable que esa cobertura alcance mínimamente ese tiempo, aunque con la segunda dosis probablemente "se extienda un poquito más".

De todos modos, la realidad es que aún se desconoce si los esquemas de dos dosis serán suficientes o sí más adelante deberán complementarse con una tercera aplicación, o incluso si hará falta una dosis anual de la vacuna, ya que todo esto está en estudio y se irá conociendo con el tiempo.

"La estrategia sanitaria de vacunar a un mayor número de personas con una dosis, tiene por objetivo brindar protección a más personas, con un sentido de distribución equitativa del beneficio de la vacuna (es decir menor riesgo de formas severas de la enfermedad y de mortalidad), pero también porque cuántas más personas en una población están vacunadas con al menos una dosis, hay menor circulación viral, lo que se traduce en un beneficio colectivo. Esto se ha visto bien en otros países que adoptaron esta estrategia como Reino Unido y Canadá. Siempre es mejor, más personas vacunadas con una dosis, que menos vacunadas con dos", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!